La relación entre incertidumbre y cambio según Pema Chodron

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 26 noviembre, 2018
Sonia Budner · 24 noviembre, 2018
Esta profesora budista, autora de numerosos libros, nos da tres claves para aprender a adentrarse sin miedo en el turbulento río de la vida y aprender a convivir con el caos, la incertidumbre y el cambio

Las enseñanzas de Pema Chodron nos muestran como, aunque resulte difícil de asimilar, la vida es más parecida a un gran río rápido y turbulento que al plácido lago que en ocasiones imaginamos. En ocasiones, como seres temerosos agarramos firmemente al saliente de la orilla de este río por temor a adentrarnos en las aguas turbulentas. Y es precisamente ese miedo lo que supone un obstáculo para sentirnos totalmente vivos.

Esta profesora budista, autora de numerosos libros, nos da tres claves para aprender a adentrarnos en el turbulento río de la vida, soportando el caos, la incertidumbre y el cambio. Estas claves son conocidas como los tres compromisos y pueden constituir una buena guía para “estar presentes de manera completa” y valiente en este mundo que parece querer ahogarnos a veces.

Ese timón llamado certeza

Cuanto apreciamos las certezas, ¿verdad? Vivimos en un mundo donde el cambio es constante, poco o nada permanece y todo está en movimiento. En ocasiones nos aferramos con fuerza a la utopía de una vida segura, controlable y confiable.

Mujer con una mariposa en el hombro pensando que todo cambia

La incertidumbre es capaz de generar una terrible ansiedad, anclando a la persona en ideas de incapacidad de superación de obstáculos y haciéndola prisionera de sus propios pensamientos sobre ese miedo. El caos en el que se desarrolla la vida se puede resumir en tres conceptos muy simples:

  • La incertidumbre, o desconocer qué está pasando.
  • La impredictibilidad, o desconocer qué pasará mañana.
  • La complejidad de que todo esté tan interconectado.

“La vida es como subir a un bote que está a punto de navegar hacia el mar y hundirse”.

-Shunryu Suzuki Roshi-

Enfrentando el caos

Gran parte de la incomodidad del ser humano radica en esa tendencia a querer sentir el suelo seguro bajo sus pies y aferrarse al sueño del bienestar constante. A menudo las personas se resisten a los cambios porque los cambios retiran ese suelo es tan espejismo como seguridad puede llegar a trasmitir.

Esa resistencia al cambio provoca mucho sufrimiento y nos priva de la libertad de despertar y descubrir nuestra verdadera naturaleza. Pero, ¿qué pasaría si en vez de estar perdidos en la ambigüedad y la incertidumbre, simplemente la aceptáramos como un hecho que no podemos cambiar y nos relajáramos? ¿Qué pasaría si dejamos de resistirnos a los cambios? ¿Qué pasaría si decidiéramos sentarnos y disfrutar del viaje?

Pema Chodron y los tres compromisos

Las enseñanzas budistas tibetanas impartidas por la maestra Pema Chodron cuentan con claves en forma de votos o compromisos con uno mismo. Son instrucciones sencillas en su base que ayudan a abrazar la naturaleza caótica, dinámica, desafiante y cambiante de la vida. Estos son los tres compromisos:

  • Pratimoksha Vow: este primer compromiso nos habla de hacer todo lo posible para no causar daño con nuestras acciones, palabras o pensamientos. Son una serie de enseñanzas con la que se aprende a trabajar con los pensamientos y las emociones y a abstenerse de hablar o actuar por confusión. Es la base para la liberación personal.
  • Bodhisattva Vow: en compromiso de dedicar nuestras vidas a mantener nuestros corazones y mentes abiertos y de fomentar nuestra compasión con el anhelo de aliviar el sufrimiento del mundo.
  • Samaya Vow: la resolución de abrazar el mundo tal como es, sin prejuicios. Es un compromiso ver todo lo que encontramos, bueno y malo, placentero y doloroso, como manifestaciones de energía despierta. Es un compromiso ver todo y todo como un medio por el cual podemos despertar más.

Estatua de Buda

Gestionar el caos

Estas enseñanzas de Pema Chodron en realidad son herramientas para gestionar el caos, lo impredecible que puede suceder en la vida. Enseñan a gestionar la incertidumbre de no saber qué viene después, a saber gestionar los cambios. Nos ayudan en la adquisición de ciertas habilidades para saber manejar el gran número de desafíos que la vida nos tenga preparados.

Podemos manejar el caos aprendiendo a transformar nuestra mente a medida que los cambios llegan. Se puede aprender a improvisar y confiar en que tendremos todos los colores en la caja de los rotuladores. Podemos vencer la incertidumbre aceptándola en vez de luchar contra ella. Y una vez superadas esas barreras, disfrutaremos de una visión mucho más bella de la vida, la visión de lo que realmente es: una aventura constante.