La técnica Feynman para aprender más rápido

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 9 marzo, 2018
Francisco Pérez · 9 marzo, 2018

Quizá hayas sentido que no progresas cuando estás estudiando. Puede que alguna vez te hayas preguntado por qué tu ritmo de aprendizaje es tan lento o incluso, te has desesperado tras varios intentos fallidos a la hora de memorizar el significado de un concepto. Retener información en nuestra mente a veces no es tan sencillo.

Para ayudarte en este aspecto, te presentamos la técnica Feynman, una estrategia simple y eficiente para adquirir nuevos conocimientos de forma mas rápida y profunda. Sigue leyendo para descubrir en qué consiste.

“Si no puedes explicar algo de forma sencilla es que ni tú mismo lo has entendido lo suficiente”.

-Albert Einstein-

¿Quién fue Richard Feynman?

Richard Feynman fue un físico teórico estadounidense. Es conocido por su trabajo en la formulación mediante las integrales de camino de la mecánica cuántica, la teoría de la electrodinámica cuántica y la física de la superfluidez del helio líquido subenfriado, así como por el modelo Partón en la física de partículas.

Por sus contribuciones al desarrollo de la electrodinámica cuántica, Feynman junto a Julian Schwinger y Sin-Itiro Tomonaga, recibió el Premio Nobel de Física en 1965. Además, según una encuesta de 1999 de la revista británica Physics World, de los 130 principales físicos de todo el mundo citados, Feynman fue clasificado como uno de los diez más grandes físicos de todos los tiempos.

“No sé qué le pasa a la gente: no aprenden comprendiendo; aprenden de alguna otra forma, por la rutina, o de algún otro modo. ¡Que frágil es su conocimiento!”.

-Richard Feyman-

Richard Feynman

¿En qué consiste la técnica Feynman?

La técnica Feynman fue explicada por su biógrafo James Gleick en el libro Genius: The Life Science of Richard Feynman. Utilizando esta técnica cualquier persona puede adquirir nuevos conocimientos de manera eficiente si se lo propone. De hecho, también es una poderosa herramienta de estudio para preparar cualquier examen.

“Lo que no puedo crear, no lo entiendo”.

-Richard Feynman-

James Gleick cuenta cómo Feynman abrió su libreta nueva y escribió en la cubierta “Libreta de cosas que no sé todavía”. Feynman estaba reorganizando sus conocimientos. Y es que el físico siempre intentaba llegar al núcleo de cada materia que estudiaba. Lo que pretendía era apuntar en esa libreta todas las explicaciones de aquellos conceptos que se iban desarrollando en sus investigaciones.

Quizás podamos pensar que podríamos hacer lo mismo con un amigo. Se trataría de contarle aquello que hemos aprendido con el objetivo de memorizarlo y comprenderlo mejor a la vez que se lo explicamos. Sin embargo, no siempre disponemos de un amigo tan servicial y paciente. Por ello, Feynman desarrolló una técnica variante pero igual de efectiva: aprender explicando. 

Amiga explicando a otra lo aprendido

La idea básica de esta técnica consiste en leer activamente el material de estudio y luego, tratar de explicarlo de forma sencilla, como si estuviéramos dirigiéndonos a un niño o a una persona con menos conocimiento que nosotros sobre ese tema. De ahí que esta forma de aprendizaje se valore como una metodología activa, ya que al explicar el material que estamos estudiando, tendremos que utilizar otro lenguaje y diferentes estrategias. De esta forma, será mucho más sencillo darnos cuenta de los errores y aprender de manera más eficiente.

“La mejor manera de entender algo es explicarlo”.

-Richard Feynman-

Los 4 pasos de la técnica Feynman

La técnica Feynman de aprendizaje se compone de 4 sencillos pasos. Vamos a ver en qué consisten.

Primer paso

Para empezar, hay que coger una hoja de papel y escribir en su parte superior el nombre del concepto que estamos estudiando. Por ejemplo, si estamos estudiando el teorema de Pitágoras deberíamos escribirlo en la parte superior del folio o papel.

Segundo paso

Una vez escrito el concepto, hay que describirlo con nuestras propias palabras y utilizando un lenguaje sencillo, como si se lo estuviéramos explicando a otra persona.

Si seguimos con el ejemplo del teorema de Pitágoras, tendríamos que escribir algo así “en un triángulos rectángulo, el cuadrado de la hipotenusa es igual a la suma de los cuadrados de los catetos”.

Mano escribiendo en una libreta aplicando la técnica Feynman

Tercer paso

El tercer paso consiste en revisar todo lo que hemos escrito con el objetivo de identificar aquellas partes que no están perfectamente explicadas, que son confusas o que no están bien redactadas. Para ello, podemos volver a nuestros apuntes o incluso buscar nueva información al respecto. También es de utilidad utilizar ejemplos que refuercen el conocimiento.

“Aprende a resolver todos los problemas que ya hayan sido resueltos”.

-Richard Feynman-

Cuarto paso

El último paso consiste en realizar una última revisión de lo escrito. Así, si hemos utilizado un lenguaje demasiado complejo podemos reescribir el texto para hacerlo más simple e inteligible. Para ello, podemos utilizar metáforas o analogías. Lo importante es asegurarnos que el discurso puede ser entendido por cualquier persona.

Si después de seguir estos sencillos cuatro pasos, nuestra explicación sigue sin entenderse puede ser que no hayamos comprendido del todo bien lo que hemos estudiado. En este caso, deberíamos empezar el proceso de nuevo.