La teoría del cisne negro de Nassim Taleb

Vivimos en la era de lo imprevisto. Hemos llegado a un momento en el que nadie sabe qué va a suceder mañana, una realidad que puede traducirse en la metáfora del cisne negro enunciada por Tassim Taleb. La analizamos a continuación.
La teoría del cisne negro de Nassim Taleb
Valeria Sabater

Escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater el 01 febrero, 2021.

Última actualización: 01 febrero, 2021

La pandemia. El Brexit. La crisis social en Estados Unidos. Los atentados terroristas. El impacto de la tecnología en nuestras vidas. La teoría del cisne negro de Nassim Taleb define muchos de esos fenómenos que, sin duda, han alterado nuestro equilibrio personal, psicológico, económico y político. De hecho, no faltan las voces que inciden en que atravesamos una era marcada por esta metáfora.

Señalar que vivimos una época marcada por lo impredecible es poco más que una obviedad. Así, y aunque bien es cierto que las crisis son una constante en el fluir del tiempo y de la existencia personal de cada uno de nosotros, nunca estamos preparados para sus llegadas. Nos turban, nos sorprenden y hacen que perdamos el equilibrio. Son dinámicas que a nadie le agradan.

Porque si hay algo a lo que tiende a aferrarse el ser humano es a mantener la estabilidad. El cerebro no tolera demasiado bien los cambios, las incertezas y todo aquello que tenga sabor a imprevisto. Quizá por ello tendemos a enfundarnos en una rutina en la que damos por sentado que la estabilidad de hoy continuará mañana. Rara vez dejamos espacio al caos, a la posibilidad de un desastre, a la aparición de un cambio de 180º.

Sin embargo, figuras de nuestra cultura como Nassim Taleb nos animan a tomar conciencia de ello. Lo inesperado siempre está a la vuelta de la esquina y debemos estar preparados.

Nassim Taleb autor de teoría del cisne negro

La teoría del cisne negro de Nassim Taleb ¿en qué consiste?

Es posible que al pronunciar o leer el término cisne negro nos venga casi de inmediato algún thriller psicológico como la película de Natalie Portman del 2010 con el mismo nombre. Sin embargo, cualquier experto en riesgos económicos tiene muy presente esta metáfora en su cotidianidad.

La teoría del cisne negro fue introducida por el ensayista libanés Nassim Nicholas Taleb en su libro The Black Swan: The Impact Of The Highly Improbable, publicado en el 2008. La esencia de su formulación es sencilla: el mundo puede verse muy afectado por sucesos raros y difíciles de predecir. Las implicaciones de su propuesta van enfocadas al mundo de los mercados y las inversiones económicas.

Sin embargo, desde la publicación de su trabajo son muchas las áreas que la han integrado dada su repercusión y utilidad. Porque si hay algo que no podemos negar es que el día a día está marcado por esos eventos que acontecen por sorpresa. Tanto los grandes escenarios públicos como los ámbitos más privados y personales están condicionados por esos acontecimientos que nos tumban, que hacen temblar el suelo bajo nuestros pies y ante los que no siempre tenemos recursos de afrontamiento.

Analicemos ahora los componentes que definen la teoría del cisne negro de Nassim Taleb.

Son eventos con baja probabilidad de aparición

Obviamente, muchas de las cosas que han sucedido entraban dentro de lo posible, pero (casi) nadie las había previsto. No se les daba, al menos, una elevada probabilidad de ocurrencia y aún menos de inmediatez. Nassim Nicholas Taleb formuló esta teoría partiendo de una vivencia que experimentaron los exploradores del siglo XVII al llegar a Australia.

Hasta ese momento se daba por sentado que todos los cisnes que había en la naturaleza eran blancos. Sin embargo, al llegar al país oceánico descubrieron la existencia de cisnes negros. De este modo, y tomado a modo de metáfora, todos sabemos que hay cisnes de esta tonalidad, sin embargo, damos por sentado que nunca los veremos. Con la adversidad, las crisis y los desastres sucede igual, asumimos que pueden ocurrir, pero no mañana ni pasado.

Tienen un gran impacto

Cuando llega un cisne negro todo cambia. Su aparición tambalea casi cualquier escenario: el social, el económico, el político y hasta el cultural. Todo se altera, las ondas de su impacto llegan a casi cualquier área de nuestra realidad y nos coge de improviso, sin recursos y sin tener una capacidad de respuesta y afrontamiento clara.

La predictibilidad retrospectiva: una vez sucedido, “todos sabían que iba a ocurrir”

Este hecho es llamativo y, sin lugar a dudas, a muchos nos es sobradamente conocido. Una vez que ha sucedido ese acontecimiento, esa crisis, situación turbadora e imprevista, no faltan las voces expertas y no tan expertas que ya veían sobradas evidencias de que dicho hecho iba a ocurrir y (peor aún) que podía haberse evitado. Es es el instante en el que se enciende el ventilador y se reparten culpas.

En tiempos complejos, mentes preparadas: los cisnes negros siempre han estado ahí

Los epidemiólogos han estado advirtiendo sobre la aparición de nuevas pandemias durante muchos años, por tanto, la comunidad científica no está viviendo la actual crisis bajo la teoría del cisne negro. Lo mismo sucede con acontecimientos como el Brexit, el incremento del terrorismo o el modo en que las tecnologías está cambiando nuestras vidas.

Bien es cierto que hay eventos que acontecen de manera completamente improvisada. Hechos que no entran bajo ningún cálculo de probabilidades, es verdad. Sin embargo, hay dinámicas y  realidades que lejos de ser altamente improbables van dejando pistas en el día a día para demostrarnos su probabilidad de ocurrencia.

Aunque es cierto que muchas de las cosas que han pasado en los últimos tiempos (y que sucederán) no pueden evitarse, sí deben cogernos preparados para manejarlas.

Así, debemos prepararnos mentalmente al menos, habilitarnos en la aceptación de que el mundo es imprevisible y capacitarnos a su vez para afrontar un poco mejor la adversidad. Ese proceso no es tarea fácil, sin embargo, es un mecanismo que todos podemos desarrollar y que nos facilitaría sin duda a transitar mucho mejor por esta era en la que los cisnes negros navegan con mayor frecuencia en las aguas de nuestra realidad.

Te podría interesar...
Del caos nacen las estrellas (la transformación personal)
La Mente es MaravillosaLeerlo en La Mente es Maravillosa
Del caos nacen las estrellas (la transformación personal)

Del caos también nacen las estrellas. Los astros también pueden inspirarnos para promover la transformación personal, esos cambios a menudo necesar...



  • Taleb, Nassim (2011) El cisne negro. El impacto de lo altamente improbable. Madrid: Paidós