Las 7 mejores películas sobre la depresión

14 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Cristina Roda Rivera
Hacer un relato de la depresión para la gran pantalla es una tarea compleja. De hecho, no hay demasiadas películas que traten el tema como argumento principal. Así, en este artículo os proponemos algunos títulos que nos pueden ayudar a comprender la depresión.

Hacer un listado de las mejores películas sobre la depresión es una tarea compleja y arriesgada; existen muchos debates abiertos y la gran pantalla no los evade. Además, en la depresión juegan un papel muy importante las diferencias individuales y no siempre se ha especificado en las películas que alguno de sus personajes tuviera depresión o se ha terminado de precisar, ya sea con conductas o acciones, el cuadro sintomático.

Así, esta falta de especificidad hace que, en ocasiones, la gran pantalla haga tentadora la idea de dulcificar el trastorno. Por otro lado, las mejores películas sobre la depresión se caracterizan por mostrarnos una parte desconocida de la afectación. Incluso una nueva forma de verlo, con inspiradoras formas de hacerle frente.

Las mejores películas sobre la depresión nos hacen entender que esta condición va más allá de la tristeza. Que no es un cuadro homogéneo de síntomas y que cada persona puede experimentarla de distintas formas. El cine también nos puede ayudar a entender esta complejidad.

Las 7 mejores películas sobre la depresión

La mayoría de las películas que tratan a la depresión con acierto nos enseñan que cualquiera puede caer en este estado. Muestran que es un trastorno psicológico complejo; desde fuera, puede parecer una enfermedad con multitud de síntomas físicos.

En cambio, en otras ocasiones la depresión se manifiesta como un patrón disfuncional de comportamiento que impide vivir la vida que se quiere, quizás precedido por una pérdida de eficacia de los reforzadores que antes sí funcionaban.

Veamos algunas de las mejores y más originales películas para entender la depresión.

Pequeña Mis Sunhine (2006), una de las mejores películas sobre la depresión

Little Miss Sunshine es una comedia negra que demuestra cómo la depresión puede ser un asunto familiar. Con la excepción de Olive, el personaje principal y la hija menor, todos los miembros de la familia Faris luchan contra fantasmas mentales que les limitan. Su delicada salud mental a menudo hace que se ataquen entre sí, lo que agrava su depresión.

Las únicas personas realmente “felices” en la familia son Edwin y Olive. Dos personas, en el principio y en el final de la vida, que comparten un vínculo profundo. El personaje de Franks introduce los términos “depresión” y “suicidio” en el vocabulario de la joven Olive, que comienza a preocuparse por problemas como la depresión.

Frank habla principalmente con Dwayne, quien también está deprimido y solo puede comunicarse en papel. La presión de ganar o perder divide a los personajes, que terminan siendo todos “perdedores” de una forma u otra, pero deciden finalmente trabajar juntos en sus problemas como familia.

Revolutionary Road (2008)

La siguiente en nuestra lista de mejores películas sobre la depresión es la adaptación de Sam Mendes de la novela del mismo nombre (1961). La protagonizan Kate Winslet y Leonardo DiCaprio. La película muestra un análisis de la relación entre Frank Wheeler (DiCaprio) y April (Winslet) desde que se conocieron hasta su trágico final.

Al casarse, cuando todavía tenían esperanzas y aspiraciones, eligen la seguridad (como la mayoría lo hace) en lugar de sueños inverosímiles y se mudan al 115, Revolutionary Road en los suburbios de Connecticut cuando April queda embarazada.

El fracaso de la pareja en el logro de sus metas se convierte en enojo y hostilidad hacia los demás. Cansada de sus vidas repetitivas, vacías y desesperadas, April sueña con mudarse a París para poder comenzar una nueva. Pero a medida que comienzan a planificar, las circunstancias cambian y permanecen atrapados en sus vidas insatisfactorias y miserables.

Las Horas (2002)

La adaptación de Stephen Daldry, nominada al Premio de la Academia de la novela del mismo nombre, ganadora del Premio Pulitzer, se centra en tres mujeres deprimidas de diferentes épocas durante un solo día.

En Las Horas se alternan las historias de la escritora Virginia Woolf (Nicole Kidman) en 1923, la ama de casa Laura Brown (Julianne Moore) en 1951 y la moderna e independiente neoyorquina Clarissa Vaughan (Meryl Streep). En 2001, la tres protagonistas están interconectados por la novela de Woolf “Mrs. Dollaway”.

Las tres historias están increíblemente equilibradas y resaltan la depresión de cada protagonista de manera clara y discreta. Cada mujer tiene su propia lucha con la depresión. Cada una se identifica con varios elementos de la novela de Woolf.

Melancolía (2011)

La película artística de Lars von Trier se desarrolla en un contexto de incertidumbre, ansiedad y destrucción. Un gigante gaseoso planetario rebelde, llamado Melancholia, se acerca a la Tierra, amenazando con impactar con ella.

Dividida en partes o capítulos, la primera mitad está dedicada a la deprimida e inestable Justine (Kristen Dunst) el día de su boda. Mientras, el resto de la película es la perspectiva de su hermana Claire (Charlotte Gainsbourg), acerca de lo que le ocurre a su hermana Justine.

Melancolía está inspirada en la propia depresión de Kristen Dunst y Lars Von Trier y su observación de que las personas deprimidas son, a menudo, apáticas y letárgicas. La cámara es testigo de su facilidad para mantener la calma incluso en situaciones desastrosas, como podría ser un apocalipsis.

Dunst se distingue por su audaz desinhibición y comportamiento catatónico. La versión nihilista de una película de desastres de Von Trier aboga por aceptar que la vida no tiene significado y que la muerte es inevitable.

Tres colores: azul (1993)

La primera película de La trilogía de los tres colores de Krzysztof Kieślowski. Azul es una intensa pieza centrada en los personajes, que relata los temas de la libertad emocional y el posterior aislamiento. Ambientada en París, Julie (Juliette Binoche) debe hacer frente a la repentina muerte de su marido y su hijo en un accidente al que ella sobrevivió.

Mientras se recupera de las heridas que sufrió, intenta suicidarse por sobredosis. Se separa de sus amigos y de su vida pasada y trata de vivir sola, lejos de recordatorios y recuerdos. Sin embargo, a pesar de sus esfuerzos, todavía se siente atraída a la realidad por la obra musical inacabada de su esposo y su aparente amante.

Sylvia (2003)

Esta película biográfica relata la problemática relación de los poetas Sylvia Plath y Ted Hughes y los eventos que llevaron al infame suicidio de Plath en 1963. Cuando Plath conoció a Hughes en Cambridge en 1956, ella ya estaba experimentando episodios extremos de depresión y ya había tratado de matar sí misma.

Mientras que en la película Sylvia (Gwyneth Paltrow) le confiesa su inestabilidad mental pasada a Ted (Daniel Craig), en la vida real le ocultó su depresión. Hay múltiples señales de advertencia a lo largo de la película que podían ser indicadoras del desenlace, como el consejo de la madre de Plath a Ted sobre su fragilidad. Sus múltiples aventuras amorosas, sus legítimos sentimientos de traición y siempre sentirse eclipsada por su marido culminan en la desesperanza.

500 días of Summer (2015)

Tom (Joseph Gordon-Levitt), escritor de tarjetas de felicitación y romántico empedernido, queda completamente desolado cuando su novia, Summer (Zooey Deschanel), le abandona. Reflexiona sobre sus 500 días juntos para tratar de averiguar en qué punto se rompió su historia de amor y, al hacerlo, Tom redescubre sus verdaderas pasiones en la vida.

En ese repaso, se ven diversos estados depresivos de Tom, lo que nos enseña que estas también pueden ser cíclicas y que la tristeza es muy frágil frente a la activación conductual. Su combinación de optimismo y practicidad es un cambio refrescante tras estar hundido varios meses por el desamor.