Las cuatro nobles verdades del budismo

Buda fue un asceta cuyas enseñanzas trascendieron al punto de fundar una religión y doctrina filosófica (el budismo). Entre sus enseñanzas destacan las cuatros nobles verdades, que serán detalladas a continuación.
Las cuatro nobles verdades del budismo

Escrito por Equipo Editorial

Última actualización: 25 marzo, 2023

Las cuatro nobles verdades del budismo expresan el sendero que marca la transición para alcanzar el Nirvana. Entender esta filosofía puede dar paso a una etapa de iluminación que acabe con el sufrimiento y permita vivir un estado total de liberación.

Transitar correctamente las cuatro nobles verdades del budismo permite alcanzar la paz integral del ser. No obstante, el conocimiento adquirido después de transitarlas es, por definición, liberador en sí mismo. El modernismo budista considera estas verdades como las enseñanzas centrales de la doctrina.

A su vez, podemos decir que configuran una visión liberadora y que forman parte de la historia de Buda, quien transitó las cuatro instancias para lograr la iluminación. Por eso, adquirieron relevancia en la tradición Theravada del budismo, la cual se considera como la escuela más antigua que posee la doctrina espiritual. Profundicemos en ello.

Origen de las cuatro nobles verdades

Las cuatro nobles verdades, en Pali Chattari-ariya-saccani, en Sánscrito Chatvari-arya-satyani, son el eje central de las enseñanzas, prácticas y doctrinas del budismo. De acuerdo con la World History Encyclopedia, estas nobles verdades muestran las causas del sufrimiento y un camino o forma de vida para salir de él. Gracias a ellas fue que Siddhārtha Gautama (el Buda) alcanzó su liberación.

Aunque su difusión en diferentes lenguas se ha extendido por todo el mundo, las traducciones que se han hecho de ellas, al menos en inglés y español, no dan cuenta de lo que realmente significan en su versión original en Pali y en Sanscrito.

Según The Princeton Dictionary of Buddhism «El término traducido como “noble” (ARYA) se refiere no a las propias verdades, sino a quienes las entienden; así pues, una traducción más precisa (aunque menos grandilocuente) sería “cuatro verdades [conocidas por el espiritualmente] nobles”. Son cuatro hechos dados por ciertos por aquellos “nobles” con conocimiento de la naturaleza de la realidad, pero desconocidos por los seres ordinarios».

Así que, a pesar de que las cuatro nobles verdades del budismo están disponibles para toda la humanidad, solo pueden comprenderlas los nobles, es decir, quienes han transitado la vía, el despertar y la iluminación. El Buda, al despertar, entendió y contempló las cuatro nobles verdades que luego transmitió. Sin ellas, su liberación no habría sido posible.

Para el noble auténtico, estas verdades no son meras afirmaciones, son la realidad en la que vive. Son su propia experiencia de vida. Podría decirse que ellos son la encarnación de las cuatro nobles verdades.

¿Cuáles son las nobles verdades del budismo?

Las cuatro nobles verdades del budismo se pueden resumir de la siguiente manera:

1. Dukkah

Es la primera verdad que establece la doctrina y significa «sufrimiento».  Esta hace alusión a que toda existencia en sí misma es insatisfactoria y lo seguirá siendo mientras no se reconozca su verdadera naturaleza. A nadie se le escapa que toda persona convive con un grado de sufrimiento. Es como si fuera necesario para que el corazón latiese, pues hasta la persona con menos problemas lo conoce.

Nunca la felicidad es completa, ya que el sufrimiento suele estar presente o amenazante. Si bien la concepción de una nueva vida puede ser un momento de absoluto regocijo, no se debe dejar de lado que, de alguna manera, el comienzo de una vida también es el principio de su final. Desde el momento en que un nuevo ser nace está «condenado» a perecer.

Entonces, Dukkah se referiría a la verdad del sufrimiento: la manera imperfecta de ver el mundo que nos rodea, ya que incluso el amor en su máximo esplendor puede significar sufrimiento. Incluso, vivir junto a los seres amados puede significar aflicción por el miedo que genera la insustancialidad del ser.

«Esta, oh monjes, es la Noble Verdad del Sufrimiento. El nacimiento es sufrimiento, la vejez es sufrimiento, la enfermedad es sufrimiento, la muerte es sufrimiento, asociarse con lo indeseable es sufrimiento, separarse de lo deseable es sufrimiento, no obtener lo que se desea es sufrimiento. En breve, los cinco agregados de la adherencia son sufrimiento».

-Buda-

Escultura de Buda frente al agua
La existencia es insatisfactoria. La vida es sufrimiento.


2. Samudaya

La segunda verdad significa «origen» y considera que todo sufrimiento proviene del apego, la ignorancia y el deseo. Todo lo que se desea generará, en última instancia, infelicidad o insatisfacción. El ser desea y se apega a bienes materiales, así como a las personas que ama; sin embargo, debido a la finitud humana, tarde o temprano generará dolor.

Según este postulado, las pasiones humanas y las acciones realizadas por propia voluntad son el origen de todo sufrimiento. Justamente, un estímulo muy poderoso para actuar serían las pasiones.

Para el budismo, todo padecer estaría ligado a ignorar que las acciones llevan al sufrimiento, además de cerrar los ojos ante la impermanencia e interdependencia de las cosas. No obstante, entender de dónde proviene el dolor no solo tiene el poder de reducir la insatisfacción o el displacer, sino que además permitiría abandonar el sufrimiento.

«Esta es, oh monjes, la noble verdad sobre el origen del sufrimiento, es el deseo y los cinco venenos (Apego, Odio, Ignorancia, Ego, Celos) los que producen nuevos renacimientos».

-Buda-

3. Nirodha

Es la tercera verdad del budismo y significa «cese». Por tanto, en este postulado se establece que, si bien el sufrimiento es inherente a la existencia humana, el mismo puede ser superado. De este modo, se conseguiría vencer el dolor eliminando por completo el deseo y el apego inherente a toda existencia.

En esta instancia, lo ideal es realizar un trabajo de introspección para encontrar el origen de todo el sufrimiento. Además, es importante suprimir por completo los cinco venenos de los que habla Buda: apego, odio, ignorancia, ego y celos. De esta manera, sumando acciones virtuosas, se crea karma bueno.

«Esta es, oh monjes, la noble verdad sobre la supresión del sufrimiento. Esta cesación es posible eliminando nuestro deseo, librándose del deseo-apego, abandonarlo para siempre, no dándole acogida en nosotros».

-Buda-

Manos con un corazón de piedra para representar la amabilidad excesiva
Aunque el sufrimiento es inherente a la condición humana, se puede superar.

4. Magga

El Magga es la última y cuarta de las nobles verdades del budismo, la cual significa «camino» y alude al Noble camino óctuple. Este refleja la forma de salir del deseo y del sufrimiento; y estaría representado por los siguientes ocho postulados que podemos hallar en el Dhammapada del Buda:

  1. Conocimiento correcto (samma-ditthi). Es conocer las otras tres verdades. Se basa también en el reconocimiento de que el mundo es impermanente.
  2. Aspiración correcta (samma-sankappa). Toda persona debe aspirar a despertar y a librarse del sufrimiento. En su libro Las cuatro nobles verdades, el venerable Ajahn Sumedho deja claro que aspirar no es desear: «Es importante ver que esa aspiración no es deseo. La palabra pali tanha significa deseo que surge de la ignorancia, mientras que sankappa significa aspiración que no viene de la ignorancia».
  3. Habla correcta (samma-vaca). Hablar siempre con la verdad y no herir con las palabras a nadie.
  4. Acción correcta (samma-kammanta). Consiste en actuar de acuerdo la aspiración espiritual. Las acciones deben ser rectas y puras de corazón.
  5. Ocupación correcta (samma-ajiva). Todo trabajo debe ser virtuoso y no se debe obtener dinero de forma ilegal. El modo de vivir y ocuparse debe estar sintonía con la aspiración espiritual.
  6. Esfuerzo correcto (samma-vayama). Se define como el esforzarse por ser mejor cada día: compasivos y comprensivos.
  7. Atención correcta (samma-sati). Se refiere a la consciencia de lo que está aconteciendo tanto a nivel interno como externo. Popularmente es conocida como mindfulness.
  8. Concentración correcta (samma-samadhi). También se le conoce como meditación correcta. La palabra Samadhi proviene del sanscrito dónde sama significa ‘juntos’ y dhi significa ‘mente’. Es el estado de unidad completo, la iluminación.


Todas las acciones mencionadas deberán realizarse del modo correcto si se quiere alcanzar el Nirvana. Es la manera de recorrer perfectamente el conocido Noble camino óctuple, para alcanzar la paz interior.

En definitiva, las cuatro nobles verdades del budismo configurarían el sendero único hacia el Nirvana, siendo el recorrido que hizo Buda para lograrlo y dejar atrás cualquier clase de sufrimiento relacionado con la existencia humana.

«Esta es, oh monjes, la noble verdad sobre el camino que conduce a la supresión del sufrimiento, hacia el Despertar, el nirvana, El camino de las ocho ramas, el sendero óctuple (…)».

-Buda-

Para tener en cuenta

El budismo no es una doctrina única, en él, al igual que en el cristianismo, existen múltiples vertientes. No hay un solo budismo. Cuando el Buda murió sus enseñanzas confluyeron en diferentes escuelas que, poco a poco, empezaron a discrepar entre sí.

De acuerdo con el artículo de World History Encyclopedia que mencionamos al principio, en la actualidad se reconocen tres escuelas principales del budismo: la Theravada, la Mahayana y la Vajrayana. Cada una de ellas tiene su propia interpretación de las enseñanzas del Buda.

Una diferencia importante entre las tres se halla en la tercera noble verdad. Según la enciclopedia que hemos citado previamente, las escuelas Theravada y Mahayana consideran que el esfuerzo es necesario para los deseos se acaben. En cambio, la Vajrayana sostiene que basta con reconocer las dos primeras verdades para que los deseos cesen por sí mismos. 

Una vida liberada

Aunque la vida es sufrimiento, como consecuencia de nuestro distanciamiento de la verdad, el budismo propone una salida a ese ciclo interminable. A través del camino de la liberación que traza y de sus nobles verdades, se espera que quien lo siga despierte.

Una vida liberada es posible. Soltar el sufrimiento de manera definitiva es una opción factible para el budismo. El sendero del Nirvana está abierto para todos aquellos nobles que quieran seguirlo.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.