Las cuatro nobles verdades del budismo

Buda fue un asceta cuyas enseñanzas trascendieron al punto de fundar una religión y doctrina filosófica (el budismo). Entre sus enseñanzas destacan las cuatros nobles verdades, que serán detalladas a continuación.
Las cuatro nobles verdades del budismo
Sergio De Dios González

Revisado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González.

Escrito por Equipo Editorial

Última actualización: 03 junio, 2022

Las cuatro nobles verdades del budismo expresan el sendero que marca la transición para alcanzar el Nirvana. Entender estas cuatro nobles verdades puede dar paso a una etapa de iluminación que acabe con el sufrimiento y permita vivir un estado total de liberación.

Transitar correctamente las cuatro nobles verdades del budismo permite alcanzar la paz integral del ser. No obstante, el conocimiento adquirido de las cuatro nobles verdades es, por definición, liberador en sí mismo. El modernismo budista considera estas verdades como las enseñanzas centrales de la doctrina.

A su vez, podemos decir que configuran una visión liberadora y que forman parte de la historia de Buda, quien personalmente transitó las cuatro instancias para lograr la iluminación. Precisamente, adquirieron relevancia en la tradición Theravada del budismo, la cual es considerada como la escuela más antigua que posee la doctrina espiritual. Profundicemos.

Origen de las cuatro nobles verdades

Según los registros de la escritura budistas más antiguos, las cuatro nobles verdades se detallan en una variedad de discursos (sutta). Por ejemplo, en el Canon Pali (la colección de textos budistas que constituyen el cuerpo doctrinal y fundacional del budismo Theravada) las cuatro nobles verdades son explicadas en los discursos números 16 del Digha Nikaya, el número 28 del Majjhima Nikaya y el número 56.11 del Samyutta Nikaya.

No obstante, se asume que el discurso número 56.11 del Samyutta Nikaya refleja la primera vez que Buda expuso la enseñanza de las cuatro nobles verdades; y es conocido como el Primer Sermón de Benarés, o como la puesta en movimiento de la rueda de la ley.

Dicho discurso fue emitido cuando Buda ha alcanzado el Despertar y decide enseñarlo a los cinco ascetas con quienes practicó ejercicios meditativos antes de llegar a la iluminación.

Por su parte, el nombre de “las cuatro nobles verdades” sugiere que éstas pertenecen o son conocidas por los Sujetos Nobles: aquellos que han logrado alguno de los cuatro niveles del Despertar. Asimismo, sugiere que las mismas no son declaraciones filosóficas categóricas de Buda, en el sentido de que ellas son las únicas verdades; sino que son la realidad (la experiencia real o verdadera) de los Sujetos Nobles. 

¿Cuáles son las nobles verdades del budismo?

Las cuatro nobles verdades del budismo se pueden resumir de la siguiente manera:

1. Dukkah

Es la primera verdad que establece la doctrina y significa “sufrimiento“.  Ésta hace alusión a que toda existencia en sí misma es insatisfactoria y lo seguirá siendo mientras no se reconozca su verdadera naturaleza. A nadie se le escapa que toda persona convive con un grado de sufrimiento. Es como si fuera necesario para que el corazón latiese, pues hasta la persona con menos problemas lo conoce.

Nunca la felicidad es completa, ya que el sufrimiento suele estar presente o amenazante. Si bien la concepción de una nueva vida puede ser un momento de absoluto regocijo, no se debe dejar de lado que de alguna manera el comienzo de una vida también es el principio de su final. Desde el momento en que un nuevo ser nace está “condenado” a perecer.

Entonces Dukkah se referiría a la verdad del sufrimiento: la manera imperfecta de ver el mundo que nos rodea, ya que incluso el amor en su máximo esplendor puede significar sufrimiento. Incluso, vivir junto a los seres amados puede significar aflicción por el miedo que genera la insustancialidad del ser.

“Ésta, oh monjes, es la Noble Verdad del Sufrimiento. El nacimiento es sufrimiento, la vejez es sufrimiento, la enfermedad es sufrimiento, la muerte es sufrimiento, asociarse con lo indeseable es sufrimiento, separarse de lo deseable es sufrimiento, no obtener lo que se desea es sufrimiento. En breve, los cinco agregados de la adherencia son sufrimiento”.

-Buda-

Escultura de Buda frente al agua

2. Samudaya

La segunda verdad significa “origen” y considera que todo sufrimiento proviene del apego, la ignorancia y el deseo. Todo lo que se desea generará, en última instancia, infelicidad o insatisfacción. El ser desea y se apega a bienes materiales y a las personas que ama; sin embargo, debido a la finitud humana, tarde o temprano generará dolor.

Según este postulado, las pasiones humanas y las acciones realizadas por propia voluntad son el origen de todo sufrimiento. Justamente, un estímulo muy poderoso para actuar serían las pasiones.

Para el budismo, todo padecer estaría ligado a ignorar que las acciones llevan al sufrimiento, además de cerrar los ojos ante la impermanencia e interdependencia de las cosas. No obstante, entender de dónde proviene el dolor no sólo tiene el poder de reducir la insatisfacción o el displacer, sino que además permitiría abandonar el sufrimiento.

“Esta es, oh monjes, la noble verdad sobre el origen del sufrimiento es el deseo y los cinco venenos (Apego, Odio, Ignorancia, Ego, Celos), son los que producen nuevos renacimientos”.

-Buda-

3. Nirodha

Es la tercera verdad del budismo y significa “cese”. Por tanto, en este postulado se establece que, si bien el sufrimiento es inherente a la existencia humana, el mismo puede ser superado. De este modo, se conseguiría vencer el dolor eliminando por completo el deseo y el apego inherente a toda existencia.

En esta instancia, lo ideal es realizar un trabajo de introspección para encontrar el origen de todo el sufrimiento. Además, es importante suprimir por completo los cinco venenos de los que habla Buda: apego, odio, ignorancia, ego y celos. De esta manera, sumando acciones virtuosas, se crea karma bueno.

“Esta es, oh monjes, la noble verdad sobre la supresión del sufrimiento. Esta cesación es posible eliminando nuestro deseo, librándose del deseo-apego, abandonarlo para siempre, no dándole acogida en nosotros”.

-Buda-

Manos con un corazón de piedra para representar la amabilidad excesiva

4. Magga

El Magga es la última y cuarta de las nobles verdades del budismo, la cual significa “camino” y alude al Noble camino óctuple. Éste refleja la forma de salir del deseo y del sufrimiento; y estaría representado por los siguientes ocho postulados:

  1. Visión correcta. Refiere al conocimiento sobre el malestar, sus causas, su extinción y el camino que conduce a su extinción.
  2. Pensamiento correcto. Refiere a las intenciones de renuncia, benevolencia e inofensividad.
  3. Palabra correcta. Significa abstener de hablar con mentiras, de difamar, de hablar con dureza y del habla ociosa.
  4. Acción correcta. Implica abstenerse de tomar la vida, de tomar lo que no es dado y de una conducta sexual errónea.
  5. Ocupación correcta. Significa que las ganancia deben adquirirse por medios legales, de forma pacífica, honesta, sin causar daño o sufrimiento a otros. Entre las ocupaciones incorrectos están: el tráfico de armas, de seres vivos; así como la producción de carne, de venenos e intoxicantes.
  6. Esfuerzo correcto. Implica prevenir el surgimiento de estados mentales insanos; el abandono de estados mentales insanos ya surgidos; el desarrollo de estados mentales sanos que aun no han surgido; así como mantener y fortalecer estados mentales sanos ya surgidos.
  7. Atención correcta. Refiere a la práctica de los cuatro fundamentos de la atención: contemplación del cuerpo, de las sensaciones, de la mente y de las cualidades mentales.
  8. Concentración correcta. Refiere a los cuatro jhana (absorciones meditativas): 1) éxtasis y placer nacidos de la renuncia, acompañados de pensamiento dirigido y evaluación; 2) éxtasis y placer nacidos de la concentración, unificación de la consciencia libre del pensamiento dirigido y la evaluación; 3) Ecuanimidad y atención; 4) la pureza de la ecuanimidad y la atención, ni placer ni dolor.

Todas las acciones mencionadas deberán realizarse del modo correcto si se quiere alcanzar el Nirvana. Es la manera de recorrer perfectamente el conocido Noble camino óctuple, para alcanzar la paz interior.

En definitiva, las cuatro nobles verdades del budismo configurarían el sendero único hacia el Nirvana, siendo el recorrido que hizo Buda para lograrlo y dejar atrás cualquier clase de sufrimiento relacionado con la existencia humana.

“Esta es, oh monjes, la noble verdad sobre el camino que conduce a la supresión del sufrimiento, hacia el Despertar, el nirvana, El camino de las ocho ramas, el sendero óctuple (…)”.

-Buda-

Para tener en cuenta

No todas las escuelas budistas interpretan y aplican las Cuatro Nobles Verdades y el Camino Óctuple de la misma manera. Tras el fallecimiento de Buda, sus discípulos institucionalizaron sus enseñanzas en escuelas que, con el paso del tiempo, discreparon sobre cuál era la visión original y la mejor forma en que debía ser vivida.

La primera división condujo a la fundación de las escuelas Sthaviravada y Mahasanghika, a partir de las cuales se formaron muchas otras. Hoy en día, se dice que las tres escuelas principales del budismo son: Theravada (Escuela de los Ancianos), Mahayana (El Gran Vehículo) y Vajrayana (El Camino del Diamante); las cuales difieren en la interpretación de la visión de Buddha y su aplicación, además de atribuirse a ellas mismas la práctica de las enseñanzas originales.

Por ejemplo, una de las principales diferencias entre las dos primeras (Theravada y Mahayana) y la última (Vajrayana) radica en la tercera verdad (“cese”). En este caso, las primeras creen que hay que hacer un esfuerzo para cesar en el deseo, mientras que Vajrayana defiende que solo hay que reconocer las dos primeras verdades y que el deseo se acabará si se aspira a valores duraderos y a la realidad verdadera.

Te podría interesar...
El amor según el budismo
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
El amor según el budismo

El amor según el budismo es un sentimiento puro y benevolente que se otorga a otro ser vivo de manera absolutamente desinteresada.



  • Bustamante J. El despertar y la felicidad en el budismo. Polis, Revista de la Universidad Bolivariana [Internet]. 2004 consultado 3 jun 2022]; 3(8). Disponible en: https://www.redalyc.org/pdf/305/30500802.pdf
  • Páez Y. Buddha: Una psicología del deseo, una epistemología de la ilusión. Psicogente. 2010; 13(23): 145-157.