Las cuatro nobles verdades del budismo

Ana Elisabet Amarilla · 29 agosto, 2018

Las cuatro nobles verdades del budismo expresan el sendero que marca la transición para alcanzar el Nirvana. Entender estas cuatro nobles verdades puede dar paso a una etapa de iluminación que acabe con el sufrimiento y permita vivir un estado total de liberación.

Transitar correctamente las cuatro nobles verdades del budismo permite alcanzar la paz integral del ser. No obstante, el conocimiento adquirido de las cuatro nobles verdades es, por definición, liberador en sí mismo. El modernismo budista considera estas verdades como las enseñanzas centrales de la doctrina.

A su vez, podemos decir que configuran una visión liberadora y que forman parte de la historia de Buda, quien personalmente transitó las cuatro instancias para lograr la iluminación. Precisamente, adquirieron relevancia en la tradición Theravada del budismo, la cual es considerada como la escuela más antigua que posee la doctrina espiritual. Profundicemos.

¿Cuáles son las nobles verdades del budismo?

Las cuatro nobles verdades del budismo se pueden resumir de la siguiente manera:

Dukkah

Es la primera verdad que establece la doctrina, la cual hace alusión a que toda existencia en sí misma es insatisfactoria. A nadie se le escapa que toda persona convive con un grado de sufrimiento. Es como si fuera necesario para que el corazón latiese, pues hasta la persona con menos problemas lo conoce.

Nunca la felicidad es completa, ya que el sufrimiento suele estar presente o amenazante. Si bien la concepción de una nueva vida puede ser un momento de absoluto regocijo, no se debe dejar de lado que de alguna manera el comienzo de una vida también es el principio de su final. Desde el momento en que un nuevo ser nace está “condenado” a perecer.

Entonces Dukkah se referiría a la verdad del sufrimiento: la manera imperfecta de ver el mundo que nos rodea, ya que incluso el amor en su máximo esplendor puede significar sufrimiento. Incluso, vivir junto a los seres amados puede significar aflicción por el miedo que genera la insustancialidad del ser.

“Ésta, oh monjes, es la Noble Verdad del Sufrimiento. El nacimiento es sufrimiento, la vejez es sufrimiento, la enfermedad es sufrimiento, la muerte es sufrimiento, asociarse con lo indeseable es sufrimiento, separarse de lo deseable es sufrimiento, no obtener lo que se desea es sufrimiento. En breve, los cinco agregados de la adherencia son sufrimiento”.

-Buda-

Escultura de Buda frente al agua

Samudaya

La segunda verdad considera que todo sufrimiento proviene del apego, la ignorancia y el deseo. Todo lo que se desea generará, en última instancia, infelicidad o insatisfacción. El ser desea y se apega a bienes materiales y a las personas que ama; sin embargo, debido a la finitud humana, tarde o temprano generará dolor.

Según este postulado, las pasiones humanas y las acciones realizadas por propia voluntad son el origen de todo sufrimiento. Justamente, un estímulo muy poderoso para actuar serían las pasiones.

Para el budismo, todo padecer estaría ligado a ignorar que las acciones llevan al sufrimiento, además de cerrar los ojos ante la impermanencia e interdependencia de las cosas. No obstante, entender de dónde proviene el dolor no sólo tiene el poder de reducir la insatisfacción o el displacer, sino que además permitiría abandonar el sufrimiento.

“Esta es, oh monjes, la noble verdad sobre el origen del sufrimiento es el deseo y los cinco venenos (Apego, Odio, Ignorancia, Ego, Celos), son los que producen nuevos renacimientos”.

-Buda-

Nirodha

En este postulado o verdad noble se establece que, si bien el sufrimiento es inherente a la existencia humana, el mismo puede ser superado. De este modo, se conseguiría vencer el dolor eliminando por completo el deseo y el apego inherente a toda existencia.

En esta instancia, lo ideal es realizar un trabajo de introspección para encontrar el origen de todo el sufrimiento. Además, es importante suprimir por completo los cinco venenos de los que habla Buda: apego, odio, ignorancia, ego y celos. De esta manera, sumando acciones virtuosas, se crea karma bueno.

“Esta es, oh monjes, la noble verdad sobre la supresión del sufrimiento. Esta cesación es posible eliminando nuestro deseo, librándose del deseo-apego, abandonarlo para siempre, no dándole acogida en nosotros”.

-Buddha-

Manos con un corazón de piedra para representar la amabilidad excesiva

Marga

El Marga es la última y cuarta de las nobles verdades del budismo, la cual recibe el nombre de Noble camino óctupleEstaría representado por los siguientes ocho postulados:

  • Comprensión.
  • Pensamiento.
  • Palabra.
  • Acción.
  • Ocupación.
  • Esfuerzo.
  • Atención.
  • Concentración.

Todas las acciones mencionadas deberán realizarse del modo correcto si se quiere alcanzar el Nirvana. Es la manera de recorrer perfectamente el conocido Noble camino óctuple, para alcanzar la paz interior. En definitiva, las cuatro nobles verdades del budismo configurarían el sendero único hacia el Nirvana, siendo el recorrido que hizo Buddha para lograrlo y dejar atrás cualquier clase de sufrimiento relacionado con la existencia humana.

“Esta es, oh monjes, la noble verdad sobre el camino que conduce a la supresión del sufrimiento, hacia el Despertar, el nirvana, El camino de las ocho ramas, el sendero óctuple (…)”.

-Buddha-