Las 11 claves de la infelicidad

Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Raquel Aldana
· 4 abril, 2015

Estamos tan saturados de los consejos para ser felices que ya ni siquiera les prestamos atención, desestimando la idea de que nos puedan aportar algo a estas alturas.  Por eso, haciendo gala de la utilidad que tiene la psicología inversa para hacernos entrar en razón y espabilar ante las cuestiones más básicas, hoy os traemos 11 claves que siempre nos ayudan a sentirnos mal.

Entiéndase que, en realidad, con este artículo lo que buscamos es hacernos conscientes de que anhelamos un bienestar por el que no peleamos. Esto sucede porque día a día llevamos a cabo pensamientos, comportamientos y acciones que nos dificultan sentirnos bien y aceptar la vida como viene.

Es obvio que, si lo que quieres es ser una persona feliz, debes hacer todo lo contrario a lo que comentamos en estos 11 puntos.

 

1. Haz cosas que odias

Es así de simple. Sé que esto no te va a costar porque es probable que seas o hayas sido tiempo atrás un experto en amargarte realizando tareas que no te resultan nada gratificantes. Te recomiendo que, si quieres sentirte a disgusto, vayas por la vida seleccionando el oficio que más odioso te resulte.

Insiste en ello. Aplícate en aquello que más detestes y hazlo con pasión. Intenta que sea a diario y que no se te olvide algo tan importante como quejarte cuando llegues a casa. Si las cosas que odias las haces en casa, quéjate en casa. También quéjate mientras las hagas, sea donde sea. Laméntate de lo mucho que te disgusta hacer lo que haces.

2. Trata de cambiar a las personas que tienes alrededor

Efectivamente, te invito a que te disgustes con las personas de tu entorno  y quieras cambiar su forma de ser y su forma de comportarse. Te sugiero que lo mejor es que no toleres la pluralidad y que intentes moldear a tu pareja, amigos o familiares según tus propios gustos e intereses.

Estoy segura de que acrecentar tu frustración te hará sentir tremendamente mal con el mundo. Poco a poco, dile a la gente cómo debería ser, pensar y comportarse según tu criterio. Enséñales el mejor camino, es decir, tu camino. Quéjate también de lo que no te gusta de ellos y díselo. !Enséñales el buen camino!

 

3. No dejes de quejarte ni un día

Esta es una de las premisas más importantes que hay en la vida si quieres ser infeliz. Quejarte te permitirá entrar en un círculo vicioso de disgusto y desesperanza. De esta forma, solo serás capaz el lado negativo de todo aquello que te ocurre y entrarás en un estado de tristeza que no te reportará nada bueno. Por ello es fundamental que te quejes a todas horas y por todo aquello que te molesta. Cuántas más cosas te molesten, ¡mejor! Así te quejas más.

4. Vive en el pasado

Vivir en el pasado te ayudará en tu propósito de ser infeliz por el simple hecho de que no podrás hacer nada por cambiarlo ni por revivirlo. Efectivamente, alimentar tu mente recordando tus errores, tus desgracias e incluso anhelar los grandes momentos que no volverán es la mejor garantía a la hora de nutrirte de insatisfacción.

 

5. Obsesiónate con el futuro

Planifica e idea de forma constante sin prepararte para el presente. No hay nada mejor como pensar en todo lo que te queda por hacer para desmoronarte.

reflejo

 6. Mantén a los vampiros emocionales a tu lado

No deshacernos de la negatividad es una gran fuente de infelicidad. Si estás manteniendo a tu lado a las personas tóxicas que te rodean y lo que quieres es sentirte mal, entonces vas por buen camino. Intenta juntarte con las personas tóxicas todo lo que puedas y, sobre todo, deja que te influyan y absorban toda tu energía. Si, por el contrario, lo que pretendes es sentirte bien deberías de deshacerte de todos aquellos que te perturban por pura maldad.

7. No confíes nunca en nadie

Desconfiar del mundo entero te hace sentir pánico casi de forma constante. Además, esto ayudará a que reserves tus emociones y sentimientos para ti mismo, lo que fomenta que te sumas en tu mundo.

Si quieres ser infeliz desde luego que lo mejor es que pienses que las personas son pura maldad y que solo quieren aprovecharse de ti. En el caso de que quieras ser feliz deberías de abrirte a los demás sin reservas para poder dar rienda suelta a tu interior y a quien eres en verdad.

 

8. No te cuides

Come lo peor que puedas, mantén horarios irregulares en tu sueño y lleva una vida sedentaria. Lo de Mens sana in corpore sano es para los que quieren ser felices; por lo tanto, si estás cometiendo el error de no cuidarte y te sientes mal, empieza a plantearte que quizás te estás cerrando una puerta de manera innecesaria. Por supuesto, tampoco hagas deporte, eso déjalo a gente sana y con ánimo de superación.

9. Evita enfrentar tus problemas

Huye de afrontar tus problemas y céntrate en el conflicto sin atender la posibilidad de solucionarlos. Desde luego que es una parte indispensable para vivir infelices estar sumidos en la preocupación y en el desasosiego.

Si no es eso lo que quieres, entonces deberías de empezar a cerrar frentes abiertos en tu guerra. La vida está hecha para ser vivida y no para preocuparnos por cómo hacerlo.

 

10. Nunca digas a la gente que quieres que les quieres

Las personas necesitamos que nos quieran y nos lo hagan sentir para permanecer al lado de alguien sin sentirnos un estorbo. Por eso, si quieres vivir ajeno al mundo y no tener relaciones profundas, entonces lo mejor es que no hables de tus sentimientos con los demás.

Sin embargo, si quieres hacer sentir bien y seguros de sí mismos a alguien a quien tengas a tu lado, no te olvides decirles de vez en cuando lo mucho que les quieres. Es reconfortante. Además, la vida puede cambiar en un segundo y no vale la pena quedarnos en nuestros labios con palabras no pronunciadas.

 

11. Piensa de forma constante en lo infeliz que eres

Para ser infeliz no hay nada como rumiar y ser circulares con nuestros pensamientos. Además, si lo que queremos es sentirnos mal, es la forma idónea de bloquearnos y no pasar a la acción. Así que adelante, regodéate en lo triste y lo mal que te va la vida. Sin duda, es la mejor forma de obtener una infelicidad absoluta. ¡Éxito asegurado!

 

Reflexión final

En definitiva, si quieres llegar a ser sentirte bien y no lo consigues, entonces empieza por pensar en la posibilidad de que algo estás haciendo mal. Quizás estás llevando a cabo alguno de estos 11 puntos. Léelos las veces que haga falta y piensa si te sientes identificado con alguno de ellos. Cada uno de estos 11 elementos son capaces de llevarnos por el camino de la tristeza, no hace falta que se den los 11 al mismo tiempo.

Así que, si lo que realmente deseas es ser feliz, aléjate lo máximo posible de estas recomendaciones. Sin embargo, viene bien saber cuáles son algunos de los enemigos de nuestra felicidad para detectarlo y actuar sobre él. Tomar las riendas de nuestra vida es tan importante que nos permitirá avanzar por un camino más beneficioso que si nos dejamos llevar por la inercia. Adelante, ¡sé feliz!