Las excusas de la mentira

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 1 agosto, 2017
Raquel Lemos Rodríguez · 19 diciembre, 2015

La mentira es algo muy arraigado entre todos nosotros. ¿Quién no ha mentido alguna vez? Algunos incluso denominamos a alguna de ellas como mentiras “piadosas”.

Mentir es también una forma de comunicarnos, pero una forma de comunicarnos “falsa”. Obviamente no es lo mismo mentir que ocultar una realidad, pues a menos que esta salga a la luz no nos encontramos en la tesitura de afirmar o negar.

“Nadie tiene la memoria suficiente para mentir siempre con éxito”

-Abraham Lincoln-

Nunca llamemos mentiroso a aquella persona que nos oculta algo, llamemos mentiroso a aquella persona que una vez sale esa realidad a la luz la niega. Eso sí, ¿por qué mentimos? ¿Por qué nos mienten? Esto es algo que resolveremos hoy aquí, pues tras las mentiras hay una serie de excusas que las justifican (o no).

Mentimos porque tenemos motivos

joven con un pez en la mano representando la frialdad de la mentira

Si no tuviésemos motivos para mentir no lo haríamos. Siempre hay una razón por la que mentimos, aunque esto no significa precisamente que sea algo bueno, algo positivo.

En ocasiones podemos pensar que cuando mentimos estamos haciendo un bien, pero ¿alguna vez te has visto atrapado tras una mentira? Esta es una situación incómoda de la que es muy difícil que escapemos, pues ya bien dice el dicho “se coge antes a un mentiroso que a un cojo”.

Pero, si te inquietan los motivos que pueden llevar a una persona a mentir, incluso si no eres consciente de por qué tú mismo puedes mentir, vas a descubrir algunas excusas que se esconden tras las mentiras:

No querer hacer daño a alguien

Esta es una de las primeras excusas que alguien que miente se repite en su cabeza para justificar la mentira que va a decir. Curiosamente, algo que ya deberíamos haber aprendido hace tiempo, es que cuanto menos queremos hacer daño, más daño hacemos. Replantearnos esta excusa y decir la verdad (aunque pensemos que será peor) nos hará sentir mucho mejor.

Querer obtener un placer a cambio

Muchas personas son manipuladoras y mienten con el objetivo de que los demás hagan lo que ellos quieren o con el simple afán de hacer daño. Hay personas que disfrutan con esto y por eso su excusa para mentir es la búsqueda del placer.

Hombre pensando en la mentira

Mentir por mentir

Hay personas que saben que mienten, a veces de forma compulsiva, que no saben por qué lo hacen, pero tampoco tienen intención de ponerle solución. Quizás sea un hábito adquirido, un rasgo que se ha incrustado en nuestra personalidad. La excusa es “miento porque sí” o “soy así y no voy a cambiar”.

Es una mentira piadosa

Las mentiras piadosas no existen, esto es solo una manera de encubrir una mentira que consideramos de poca importancia, poco grave. Pero, una mentira será siempre una mentira y no nos traerá nada bueno, intentemos evitar ¡hasta las mentiras piadosas!

Mentir para simular

En ocasiones mentimos para mantener una imagen, esa imagen que queremos dar a los demás, para mostrar algo que realmente no tenemos. Tarde o temprano tu verdadero “yo” saldrá a la luz, es mejor ser uno mismo en vez de simular ser alguien que no eres.

Una sola mentira lo cambia todo

Transforma la mentira en sinceridad

Niña dormida en el suelo

¿Cuándo te sientes mejor? ¿Cuándo mientes o cuándo dices la verdad? En la mayoría de las ocasiones mentimos para evitar un mal mayor, pero ¿realmente estamos haciendo esto? La mentira tarde o temprano sale a la luz, aunque lo evitemos. No podemos mantener una mentira durante mucho tiempo y cuando sale a la luz perdemos la confianza de aquellos a quienes queremos.

Estás equivocado si crees que mentir es mucho mejor que ser sincero. Si la realidad de una situación puede doler, ¿cómo una mentira puede aplacar ese dolor?, ¿cómo puede evitarlo mejor que la propia sinceridad?

Debemos cambiar el chip, ese que tenemos incrustado en nuestra mente y que nos dice que la mentira es mejor para evitar un dolor. ¿Desde cuándo algo negativo es mejor que algo positivo?

Nadie logra mentir. Nadie logra ocultar nada cuando mira directo a los ojos.”

-Paulo Coelho-

Y tú… ¿eres de los que mienten? ¿De los que dicen mentiras piadosas? Si no nos gusta cuando nos mienten, evitemos mentira, pues ninguna excusa es válida cuando se trata de mentir a los demás.

La sinceridad es el camino que evitará más sufrimientos de los que pensamos. La mentira sale a la luz tarde o temprano. Sé sincero, elimina la mentira de tu vida.

La Ética y la Mentira

A pesar de revestir a la mentira con vestiduras tan negativas, ¿podrían existir situaciones en las que una mentira no fuera como tal? Vamos a verlo.

Imaginemos que vivimos en la época en la que los nazis perseguían a los judíos. En casa hemos dado refugio a una familia judía. Un grupo de soldados nazis tocan la puerta y nos preguntan: ¿hay judíos en su casa? Nosotros respondemos: “no”. Ahora bien, la pregunta es, ¿estamos realmente mintiendo? La respuesta podría ser “no”. ¿Por qué? Porque la pregunta real que se escondería detrás de la pregunta nazi sería: “¿hay judíos en casa para matarlos?”. Hay judíos, sí; pero no para matarlos.

Este ejemplo, sin duda, tiene la capacidad para generar un interesante debate sobre el mentir. Además, también estamos protegiendo la vida. Si un cazador nos pregunta hacia dónde ha ido el conejo, ¿qué le diríais? ¿la dirección correcta u otra? ¿Sería correcto mentir para proteger una vida? 

Imágenes cortesía de Pete Revonkorpi y Art Sk