Las frases de Hans Christian Andersen más recordadas

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 6 septiembre, 2018
Edith Sánchez · 6 septiembre, 2018

Las frases de Hans Christian Andersen han sobrevivido a varias generaciones, dando la vuelta al mundo. A diferencia de otros autores de cuentos de hadas, este maravilloso escritor y poeta danés destaca por el contenido humano, realista y a la vez optimista de sus historias.

Hay algo mágico en la vida de este escritor. Cuando nació, su familia era tan pobre que tuvieron que hacerle una cuna con la madera de un viejo ataúd. A la vez, murió porque, como en los cuentos de hadas, cayó de su cama y esto le ocasionó lesiones graves.

Su vida fue desafortunada. En su diario quedaron plasmadas sus tristezas, vacíos y decepciones. Aun así, casi todas las frases de Hans Christian Andersen tienen un tono esperanzador que invita a soñar. Estas son algunas de sus más recordadas afirmaciones.

Pero una sirena no tiene lágrimas, y por lo tanto ella sufre mucho más”.

-Hans Christian Andersen-

La vida y los pequeños problemas

Varias de las frases de Hans Christian Andersen comparan la vida con la literatura, mostrando que, en últimas, son lo mismo. Una de sus afirmaciones dice: “La vida en sí es el cuento de hadas más maravilloso”. No veía “las hadas” como algo sobrenatural, sino como parte de esos eventos cotidianos que son maravillosos, aunque a veces no lo notemos.

Precisamente en torno a la vida cotidiana, otra de las frases de Hans Christian Andersen señala: “Pero estos son pequeños problemas, la gente dirá. Sí, pero son gotas que llevan huecos en la roca”. En este caso llama la atención sobre el hecho de que aún los pequeños problemas deben ser abordados y resueltos. Por pequeños que sean, con el tiempo pueden causar un gran daño.

hadas bailando al amanecer simbolizando las frases de Hans Christian Andersen

Las palabras y la música

El autor de El patito feo y de La sirenita fue también un profundo enamorado de la música. De hecho su cuento El soldadito de plomo, entre otros, fue adaptado y convertido en una famosa ópera. Por eso no es raro que una de las frases de Hans Christian Andersen diga: “Donde las palabras fallan, la música habla”.

Otra de sus afirmaciones señala: “Lo bueno y lo bello no se olvida; vive en la leyenda y en la canción”. De este modo da a entender que el arte, en particular la literatura y la música, son una vía para hacer trascender hacia lo mejor y lo más bonito de la vida.

Una de las frases de Hans Christian Andersen sobre la razón

Es obvio que este escritor danés tenía una imaginación muy fértil. Aunque escribió muchas obras para adultos, tenía especial predilección por narrar para los niños. Un reto grande si se tiene en cuenta que son todo imaginación.

Por lo anterior, varias de las frases de Hans Christian Andersen buscan recordar que lo imaginativo, lo sensible y lo intuitivo tienen tanto o más valor que lo racional. Como lo indica aquí: “Cuando el pájaro del corazón comienza a cantar, con demasiada frecuencia la razón nos paraliza las orejas”.

Mujer con pájaros simbolizando las frases de Hans Christian Andersen

Todo es un milagro

Andersen vivió una infancia desdichada. Su padre murió cuando él tenía tan solo 11 años. Esto le obligó a dejar la escuela para ponerse a trabajar. Su madre era bondadosa, pero era esclava del alcoholismo. Quizás todo ello lo alentó para convertirse en un lector voraz, especialmente de las obras de Shakespeare.

Pese a todo lo anterior, hay frases de Hans Christian Andersen que desconciertan por lo esperanzador de su mensaje. Esta es una de ellas: “El mundo entero es una sucesión de milagros, pero estamos tan acostumbrados a ellos que los llamamos cosas ordinarias”. Quizás su propia desdicha lo preparó para saber captar mejor la parte positiva de lo que le rodeaba.

estatua simbolizando las frases de Hans Christian Andersen

La única forma de ser feliz

Hans Christian Andersen fue un artista integral. Escribía, cantaba y también se interesó por la danza. Así mismo, fue un viajero incansable, que siempre exaltó lo enriquecedor de conocer nuevos lugares y culturas. Una persona llena de vida que, en todo caso, nunca pudo encontrar el amor.

Aún así, una de sus frases dice: “Ser útil para el mundo es la única forma de ser feliz”. También decía que procuraba hacer de su vida una historia que mereciera ser contada. Logró ambas cosas. Ser útil y ser feliz, además de trascender en el tiempo.

Andersen fue objeto de muchos homenajes y distinciones durante su vida. Venció la pobreza, pudo viajar por todo el mundo y hacer lo que más amaba: escribir. El rey de Dinamarca le condecoró con diferentes reconocimientos. Además, el astrónomo Nikolái Chernyj bautizó un asteroide con su nombre.

Andersen, H. C., Pedersen, V., & Frølich, L. (1991). Cuentos completos. Anaya.