Las mejores películas psicológicas del siglo XXI

Pedro González Núñez · 6 marzo, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González el 6 marzo, 2019
El cine psicológico que te hace pensar se ha visto brillantemente reflejado en el siglo XXI en estas películas de gran calidad

En este artículo te presentaremos una pequeña selección, por cuidada y cercana, de películas relacionadas con la psicología. Por otro lado, señalar que hemos querido fijarnos en las mejores películas psicológicas de estreno reciente; de manera concreta, en las que se proyectaron sobre la gran pantalla ya entrado el siglo XXI.

No obstante, no simplifica nada la labor el hecho de referirse a películas psicológicas. Este siglo está siendo muy prolífico respecto al cine de calidad que, de una forma u otra, implica al espectador, le hace pensar y, casi casi, participar de la historia.

Películas psicológicas del siglo XXI

En este listado de películas psicológicas no nos centraremos solo en aquellas que versan sobre el tema, sino en las que dejan cabos sueltos, espacios a que un espectador piense, discurra y se quede inmerso en el argumento como un protagonista más del film.

Dicho esto, seguro que nos dejaremos muchas películas psicológicas en el tintero que podéis aportar en los comentarios. Además, nos centramos en la calidad fílmica de la obra, y no solo en su contenido relacionado con la psicología.

Origen (2010) Christopher Nolan

Origen es una película del director británico Christopher Nolan que nos introduce con maestría en los sueños de algunos de sus protagonistas. Está protagonizada por Leonardo DiCaprio y Ellen Page, entro otros.

Si principal virtud psicológica no reside únicamente en su inserción en el mundo del sueño. También incluye historias que nos invitan a reflexionar sobre qué motiva a una persona a hacer lo que hace o la complejidad que late a lo largo de un proceso de duelo.

Peonza de la película Origen

Mullholand Drive (2001) David Lynch

Es complicado calificar una película de David Lynch. En este caso, Mullholand Drive nos introduce en un Hollywood de pesadilla con una cuestión principal, ¿qué sucede cuando el sueño se convierte en horror?

Además, este film protagonizado por Naomi Watts y Laura Elena Harring, cuenta con todos los elementos psicológicos de David Lynch.

El director no ofrece una historia lineal, más bien busca ‘despertar’ al espectador manteniéndolo en vilo; la película siembra y alterna sentimientos de inquietud, tristeza, miedo, pánico o sorpresa a través de imágenes, sonidos, música, diálogos… Es como si quisiera jugar con la mente del espectador.

Olvídate de mí (2004) Michel Gondry

Protagonizada magistralmente por Jim Carrey y Kate Winslet, es una película dura y emotiva que propone un juego cerebral muy interesante que, por cierto, nada tiene que ver con el título que recibió en español. Su versión original es Eternal Sunshine of the Spotless Mind.

¿Puede la tecnología hacernos olvidar para no sufrir tras una ruptura amorosa? ¿Es posible superar esa fase de duelo sin sentir dolor? No hay una respuesta para esa pregunta, sin embargo no deja de señalar a una posibilidad que suena poco humana. Al final, no olvidemos que muchos dolores o heridas, junto a su proceso de cura, mejoran nuestra adaptación.

Boyhood (2014) Richard Linklater

Richard Linklater logró una obra maestra única con esta película. ¿Cómo filmar la vida de un chico en su desarrollo durante 12 años? El director y su equipo hicieron lo propio rodando un día cada año la vida de un chico que pasa de la niñez a la adolescencia durante más de una década.

En el film observamos la evolución de un niño que avanza en la vida en un momento complejo, el paso de la infancia a la adolescencia. Por el camino, amores, desengaños, amistades, mudanzas…

El Gran Hotel Budapest (2014) Wes Anderson

Tal vez te sorprenda ver esta película aquí, pero no cabe duda de que Wes Anderson es un brillante director que sabe jugar con los personajes de una forma magistral. Prueba de ello es El Gran Hotel Budapest.

Bajo la carcasa de una loca comedia que tiene lugar en un hotel de montaña a comienzos del siglo XX, Anderson nos muestra las miserias y grandezas de todo ser humano. Amistad, fidelidad, ambición, amor, solidaridad, mezquindad… No hay un solo sentimiento que encuentre reflejo en el metraje.

Lost in Translation (2003) Sophia Coppola

Preciosa película de Sophia Coppola interpretada magistralmente por Bill Murray y Scarlett Johansson. ¿Qué sucede cuando dos almas solitarias y tristes se encuentran perdidas en un lugar lejano de su hogar, donde nada les ata y nadie les entiende? Que puede surgir un amor intergeneracional difícil de comprender que va desde la pasión a la protección y la amistad.

“Todos queremos que nos encuentren”

-Lost in Translation-

Chica mirando por la ventana

Memento (2000) Christopher Nolan

Comenzamos con Christopher Nolan y acabamos con él. Este film rodado al revés, es decir, de final a comienzo, narra la historia de un hombre que quiere vengar la muerte de su mujer, pero por un golpe ha perdido la memoria a corto plazo, por lo que olvida cualquier cosa que suceda en su vida. Así pues, anota todo cuanto puede e incluso se lo tatúa para alcanzar su objetivo. ¿Tendrá éxito?

Cualquiera de estas películas psicológicas, si bien no tratan de la psicología en sí misma, te harán pensar, buscar lugares comunes, te inquietarán y, de hecho, jugarán con tu cerebro.