Psicología y cine: ¿qué tienen en común?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 13 noviembre, 2018
Francisco Pérez · 13 noviembre, 2018
¿Qué tiene en común la psicología y el cine? Psicología y cine tienen más cosas en común de las que pensabas. ¡Descúbrelo ahora!

Psicología y cine tienen multitud de puntos en común. Estos enclaves de conexión entre ambas disciplinas ha sido poco explotada. Pero ¿qué comparten exactamente psicología y cine? Quizá hayas pensado que puedes contestar a esta pregunta basándote, por ejemplo, en algunas, de las muchas películas, que están basadas en trastornos psicológicos, por ejemplo.

Las relaciones entre psicología y cine se irán estrechando poco a poco, al igual que ocurrió, por ejemplo, con la hipnosis. Esto hará que se vaya abriendo camino como disciplinas unidas. Al igual que la hipnosis, surgirá una importante expansión e interés por su conocimiento.

Psicología y cine en el siglo XIX

Tanto la psicología como el cine nacieron prácticamente a la par, a finales del siglo XIX. Es obvio que el estudio del ser humano es tan antiguo como la propia historia del pensamiento. Sin embargo, hay una fecha clave en el nacimiento de la psicología científica: 1879.

Fue en 1879 cuando Wilhem Wundt crea el primer laboratorio de psicología experimental. Existe una gran cercanía con otra fecha: el 28 de diciembre de 1895 los hermanos Lumiére crean una serie de imágenes proyectadas. Este hito se considera el origen del cine.

Así, el final del siglo XIX y el principio del XX fueron épocas de gran relevancia, tanto para la psicología como para el séptimo arte. De hecho, en multitud de películas podemos apreciar distintas teorías psicológicas, por no hablar de las emociones que nos puedan generar.

Además, el cine también ha sido precursor de ciertos comportamientos que han sido objeto de estudio de la psicología. Esto es así porque, en sus representaciones, los actores funcionan como modelos sociales. Y es que los actores son admirados y seguidos por una gran cantidad de personas.

Claqueta de cine sobre ordenador

Las funciones del psicólogo en el mundo del cine

Adentrándonos en las potencialidades de las que se nutren ambas disciplinas, podemos reseñar cuáles pueden ser las funciones que ejerza el psicólogo en el mundo audiovisual. Veámoslas.

Los psicólogos pueden realizar estudios sobre el guión. Su función sería la de orientar sobre el comportamiento ante diferentes estilos de personalidad o sobre diferentes psicopatologías. De esta forma, el psicólogo actuaría como un consultor experto para mostrar una realidad no distorsionada y acercarla a la sociedad sin magnificarla ni caricaturizarla.

Otra de las funciones de los psicólogos en el cine sería la de orientar a los actores. Orientando la actuación de los actores acerca de ciertos cuadros psicopatológicos se podría prevenir la sobreactuación. Con ello se contribuiría a la mejora de las técnicas interpretativas.

Una función muy importante es la de mediar en la transmisión de valores. Lo que observamos suele llevarnos a considerarlo dentro de la normalidad e influir negativamente. Esto es así especialmente en los jóvenes, aunque también se da en adultos.

Tanto en series de televisión como en algunas películas nos sorprende cómo se normalizan conductas promiscuas o violentas. Sin embargo, no nos muestran con la debida atención las posibles consecuencias de dichos actos.

Como ejemplo podemos citar las reiteradas muestras de estrategias de afrontamiento basadas en el consumo de sustancias potencialmente adictivas por su efecto sobre nuestro circuito de recompensas. Estas son visionadas por la población en la gran pantalla, teniendo consecuencias que son complicadas de acotar.

El psicólogo, además, puede ser un buen crítico cinematográfico. La profesión que mejor entiende el comportamiento humano y sus trastornos es la psicología. Cualquier película muestra comportamientos, actitudes, etc. que pueden ser revisados y comentados por psicólogos especialistas en este tema.

Cuando el cine muestra la profesión de psicólogo

El cine ha servido de promoción para la profesión de psicólogo. Baste recordar a Bruce Willis en la película El sexto sentido. Sin embargo, también ha contribuido a distorsionar su desempeño laboral. El cine ha generado gran cantidad de mitos y concepciones erróneas acerca de las intervenciones clínicas.

Niño con el psicólogo del sexto sentido

De forma casi exclusiva, al contrario de lo que ocurre en la mayoría de consultas de nuestro entorno, el cine nos ha mostrado sesiones de diván con psicoanalistas. Este sesgo en favor de una forma de hacer psicología, que en Europa podríamos considerar como minoritaria, no deja de distorsionar la imagen que buena parte de la sociedad tienen respecto al proceder clínico.

También existen numerosas películas donde actores y actrices han ejercido la función de psicoterapeutas. En la gran mayoría de películas no se diferencian la profesión de psiquiatra y psicólogo. Como hemos visto, las convergencias entre psicología y cine son muchas y variadas, lo que ha supuesto una fuente de valor para ambas disciplinas.