¿Por qué un libro es una puerta secreta? - La Mente es Maravillosa

¿Por qué un libro es una puerta secreta?

Yolanda Fernández Lago 16 noviembre, 2014 en Psicología 0 compartidos

Déjame que te cuente un secreto:

Los libros no sacan los colmillos cuando te acercas o se lanzan a morderte al abrirlos. Las librerías no están llenas de monstruos ni vampiros, y en los pasillos de las bibliotecas no se esconde el lobo feroz esperando que aparezcas para comerte. Abre los ojos. La lectura es una de las actividades que al practicarla, te reportará mayores beneficios a corto y largo plazo para tu salud.

Leer mejora tus relaciones sociales y es una fuente para fomentar tu autoestima. La lectura te aporta conocimientos, formación, y argumentos para exponer tus ideas ante tu familia, tus amigos o en tu lugar de trabajo. Si en tus conversaciones puedes hablar utilizando un vocabulario amplio y usando expresiones adecuadas, te sentirás más seguro y con más confianza para transmitir tus pensamientos o tus ideas ante otros interlocutores ya sean estos de la familia, del grupo de amigos o de tu entorno laboral. Todo esto potencia la autoestima y fortalece la visión sobre uno mismo.

Mediante la lectura puedes viajar, ser un gran héroe o un villano despiadado, vivir todo tipo de aventuras emocionantes, llorar con la protagonista… Porque cuando lees psicológicamente pasas a formar parte del mundo que se te está narrando, simpatizas con el protagonista u odias al malo despiadado. Y satisfaces de este modo la necesidad de todo ser humano de sentirse parte de un grupo.

Los libros te ayudan a reír a carcajadas o te roban una sonrisa. Te entretienen en esos días que parece que todo te cansa y estás más que aburrido, o que la más mínima cosa te irrita. Te distraen durante tu trayecto al instituto camino de ese complicado examen o hacen que te resulte más corto el camino de vuelta a casa después de una estresante jornada de trabajo. Es decir, leer puede ayudarte a reducir tu nivel de estrés lo que a su vez conlleva que puedas conciliar el sueño con más facilidad. Y ya se sabe, necesitamos descansar y dormir bien.

Está demostrado. Mediante la lectura logramos estimular nuestra actividad cerebral y fortalecemos las conexiones neuronales. Al leer obligamos a nuestro cerebro a mantenerse activo y estimulamos las neuronas al encaminarle a pensar, a reflexionar, a tener ideas, a estar atento y concentrado, a interrelacionar conceptos…

Leer aumenta tu reserva cognitiva. O lo que es lo mismo, logras tener una mayor protección ante los síntomas de enfermedades neurodegenerativas como es el caso de la demencia. Ya que esta reserva compensa en cierta manera el daño cerebral causado por esta dolencia. Recuerda que leer retarda y previene la pérdida de la memoria. Así que lee y mantén sano a tu cerebro.

Ejercitamos la imaginación y la memoria y, alimentamos a nuestra curiosidad. Nuestra capacidad crítica mejora gracias a la lectura, así como el lenguaje y la capacidad de abstracción ¡Todo son ventajas!

Aprovéchate de ser un privilegiado. Sí, porque los seres humanos somos los únicos seres vivos con esta capacidad intelectual. Así que no trates de inventarte una bonita escusa para hoy y búscate tu rinconcito tranquilo. Olvídate de este día horrendo que has tenido, lo que dejas por hacer para mañana o prémiate por ser como eres, y no tardes ni un minuto más en ponerte a navegar por las páginas de un libro. Elige una lectura que te sea amena, algo que te guste. Porque leer no tiene que ser una obligación para ti sino un placer más en tu día a día que además te ayudará a tener una vida más saludable.

Cuéntame ¿Qué libro has escogido?

Nota de edición: si te ha gustado este artículo, esta conferencia te encantará!

Yolanda Fernández Lago

Ver perfil »
Te puede gustar