Que lo que tenga que crecer, crezca - La Mente es Maravillosa

Que lo que tenga que crecer, crezca

Cristina Medina Gomez 18 julio, 2016 en Emociones 4211 compartidos
mujer envuelta en flores rosadas representando crecer

Hoy he decidido que voy a darle tregua al corazón para dejar que los acontecimientos fluyan y para que pueda crecer lo que tenga que crecer. Quizá es el momento de no contener tanto mis emociones, sino de permitir que nazcan espontáneamente y se moldeen sin miedos ni censuras: supongo que necesito darme la posibilidad de no forzar las cosas y no seguir nadando contra la corriente.

Ocurre que en algunas ocasiones he buscado vivir experiencias que parecían no estar hechas para mí y, en lugar de liberarme de ellas, he deseado que salieran como me hubiera gustado. Entonces, me he olvidado de los efectos secundarios que trae obligar a las circunstancias a adaptarse para lograr encajar lo que no encaja y me he provocado mucho daño.

Así que, si tiene que llegar, que llegue: con las puertas entreabiertas y los pies con sujeción al suelo, pero sin cadenas. Porque las cadenas nunca fueron buenas, sobre todo aquellas invisibles que uno mismo se pone y luego olvida el lugar en el que escondió la llave. Adiós a la cohibición, al miedo, a la presión, a la frialdad, al pánico, al control excesivo de las situaciones.

Forzar las situaciones: los efectos secundarios

La mayoría de veces que creo tener mis emociones bajo control resulta que estoy equivocada, dado que la excesiva cautela con la que me relaciono con ellas me hace forzar situaciones y perder el control por completo. Reprimir, negar, camuflar o calmar lo que se siente en lugar de dejarlo crecer, no nos permite escucharnos ni conocernos mejor.

joven con flores en medio rostro

He visto cómo en algunas circunstancias deseaba parar el tiempo o acelerarlo; salir huyendo para después arrepentirme; negarme la sinceridad mientras la buscaba fuera… Y he sido consciente de cómo perdía oportunidades, vagones e incluso trenes completos que podrían haberme ayudado a ser más feliz.

Forzar las cosas conduce siempre a un estado de incomodidad e insatisfacción camuflada que se queda dentro de uno mismo, transformado en energía negativa. Si lo hacemos podemos pagar un precio muy alto por ello, pues tal malestar se expande también hacia un desgaste físico y mental: bloquear los sentimientos no evita que estos busquen una salida ni que esta pueda ser una enfermedad.

La clave está en el fluir natural

Ahora me he dado cuenta de que cuando soltamos el deseo de que las cosas funcionen como esperamos y no como tienen que funcionar es cuando todo empieza a acomodarse: los muros se derriban y los acontecimientos comienzan a fluir para crecer y encajar naturalmente.

“No tengo más que un puñado de besos, y un ejército

de caricias

sin una razón para invadirte,

pero es que he visto ciudades enteras

hundirse por sonrisas mucho menos bonitas que la tuya,

así que sigue, baraja otra vez

que aquí vamos a seguir jugando”.

-Pablo Benavente-

Se trata de esperar con ayuda del tiempo a no tomar decisiones precipitadas ante lo inesperado, con el fin de lograr aprovecharlo al máximo. Se trata, también, de no adelantarse a lo que aún no ha llegado y dejar que el devenir se produzca en armonía, sin buscar evitarlo o cambiarlo antes de que suceda.

Mujer con flores en el pelo

¿Cómo lo consigo?

Lo primero que es bueno tener en cuenta es que “dejar fluir” o “dejar crecer” no es equivalente a no esforzarnos o no hacer nada, sino que es ser conscientes de que hay muchas cosas que no podemos controlar. Entender esto puede hacer que dejemos de chocar contra la misma pared una y otra vez: la vida cambia constantemente y de manera imprevisible, arrastrando con ella los planes, los proyectos e incluso a nosotros mismos.

Necesitamos pensar que todo es temporal y que incluso el propio tiempo necesita su tiempo: las prisas, las obsesiones y las exigencias que tenemos con él podrían volverse en contra. Necesitamos tener paciencia para que lo que tenga que suceder, cunado hemos decidido esperar, suceda.

Cristina Medina Gomez

Teóricamente filóloga y esencialmente humana, por lo que siempre busco encontrar en las palabras la manera de conocerme y, por qué no, de conocernos: a veces escribir no es brindar belleza, es hallar moldes emocionales que nos unan a los demás.

Ver perfil »
Te puede gustar