Los asesinatos del Valhalla: el thriller islandés que destapa abusos a la infancia

29 Marzo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Cristina Roda Rivera
Los asesinatos del Valhalla es un excelente thriller escandinavo. Los personajes principales son atractivos y complejos, lo que le permite explotar "mini-historias", además de la trama principal que te mantendrá en tensión hasta el final.

Originariamente creada por RUV, el Servicio Nacional de Radiodifusión de Islandia, Los asesinatos del Valhalla se emitió en Islandia en 2019 y ha llegado ahora en nuestro país a través de Netflix. La serie, que consta de ocho capítulos, se desarrolla en la capital islandesa, Reykjavik.

Involucra a una detective de la policía, Kata, a quien se le asigna investigar un asesinato que, rápidamente, se convierte en un claro caso de asesino en serie. Tendrá como compañero a Arnar, un detective que normalmente trabaja en Oslo.

Gracias a su trabajo, descubren no solo al autor, sino también los motivos de los asesinatos, lo que les conduce a una red de corrupción a niveles muy altos de la política.

El ritmo de Los asesinatos del Valhalla mantiene al espectador atento en el ritmo de una increíble investigación que parece estar relacionada con el centro de menores Valhalla cerrado 30 años antes. Una serie con múltiples giros y vueltas en una Islandia desconocida.

¿Qué nos ofrece Los asesinatos del Valhalla?

Los asesinatos del Valhalla ofrece exactamente lo que esperas: consigue ser interesante a pesar de ser lenta, nunca hay un momento de aburrimiento, incluyendo sus tramas secundarias. Las familias rotas y el abuso infantil son temas centrales de la serie.

Por un lado, Arnar debe luchar con su propio pasado, mientras que Kata debe luchar para recuperar la confianza con su hijo. La serie analiza la magnitud del abuso sexual infantil y adolescente (a través de dos tramas), incluyendo a las víctimas y a los supervivientes.

Más que una serie de detectives

Con su sincero deseo de ser más que una simple serie de detectives, Los asesinatos del Valhalla se toma su tiempo y desarrolla pacientemente su trama, como lo demuestra el primer episodio dedicado exclusivamente al personaje de Kata.

Esta inspectora ambiciosa, cuyos esfuerzos no se reconocen en su puesto, se ve obligada a trabajar con un investigador enviado desde Oslo, llamado Arnar (Björn Thors). Los detectives tendrán que aprender a colaborar para descubrir lo que sucedió en Valhalla hace varios años y así atrapar al asesino en serie.

A pesar de plantear un escenario bastante simple, la serie cuenta con escenas que permiten comprender mejor las motivaciones de los dos personajes principales. Su complementariedad se siente en particular gracias a las notables actuaciones de Nína Dögg Filippusdóttir y Björn Thors, ya conocidos por su talento en Islandia.

Giros inesperados

Si ciertas revelaciones son predecibles, la mayoría de los giros redistribuyen las tarjetas de una manera sorprendente y logran proyectar una tensión que aumenta hasta el último episodio.

La serie no puede evitar perderse con subtramas, abandonadas en el camino, como con la aparición de un vídeo oscuro en el teléfono del hijo de Kata o la relación entre Arnar y su hermana.

Sin embargo, las pistas son interesantes en la base, lo que podría haber traído un poco más de complejidad a los personajes, pero que en última instancia solo parecen un relleno destinado a servir a todo el propósito de la serie: las apariencias son engañosas.

Detective hablando con su superior

Los asesinatos del Valhalla: las apariencias engañan

Detrás de la aparente tranquilidad se esconden las atrocidades que todos preferían enterrar profundamente y olvidar. Por el lado del detective Arnar, está su relación con su extremista familia religiosa.

Por otro lado, la relación quebrada de Kata y su hijo. Como elemento central está el recuerdo del horror de los niños del Valhalla, víctimas de un atroz sistema, autor y cómplice de una red de pederastia.

No es trivial que Los asesinatos del Valhalla tengan lugar en Islandia, uno de los países con una de las tasas más bajas de criminalidad del mundo. La pureza de los paisajes inmaculados contrasta con el horror de los crímenes que Kata y Asnar descubren durante su investigación.

La serie sabe cómo aprovechar este marco. La fotografía grisácea y fría, casi helada, parece tomar prestada de las películas neo-noir y magnifica las decoraciones externas, lo que le da a la serie un aspecto aún más oscuro, intensificado por la banda sonora de Pétur Ben.

Argumento y tramas difíciles sin morbo añadido

Los asesinatos de Valhalla abordan temas difíciles como el abuso, la negligencia o la pedofilia, pero los abordan con responsabilidad, mostrando cómo las víctimas intentan sobrevivir después de haber vivido tales eventos, lo que aporta más profundidad a la historia y a los personajes. Esta investigación revelará secretos pesados y alterará a todos los que intentan reconstruir su vida después de lo que pasaron.

No te la pierdas

La serie es la primera coproducción de Netflix con Islandia y está bien producida, con un guion sólido. Pero no tiene la magia de la exitosa Trapped. El creador, Thordur Palsson , ha encontrado un buen equilibrio en la que ha sido su primera serie.

No aporta nada nuevo al género “nórdico-noir”: asesinos, nieve, detectives peculiares …pero hace un thriller bien elaborado. Son ocho capítulos que contienen los elementos por excelencia de lo que debería ser un misterioso caso de asesinatos con un gran drama de fondo.