Los beneficios que aporta tu risa

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 27 agosto, 2015
Cristina Medina Gomez · 27 agosto, 2015

Lo decía Neruda y no se equivocaba. La risa sincera es un espejo de nuestro interior, por lo que tomarse la vida con humor es una forma de cuidar nuestro ánimo y nuestra salud.

Cuando nos reímos obtenemos numerosos beneficios, irradiando a nuestro alrededor energía positiva y una sensación de bienestar. Por lo tanto, ¿por qué no comenzamos a iluminar nuestro día a día con una sonrisa?

La risa es el lenguaje del alma

Es cierto que existen muchos condicionantes que provocan tristeza, pero es muy beneficioso potenciar nuestros momentos de risa.

De hecho, tenemos alrededor de nosotros un gran abanico de posibilidades que nos permiten reír de verdad y a carcajadas, sin que seamos conscientes de que lo hacemos. Nuestra risa es irracional y exclusivamente humana.

“Recuerda que siempre, siempre hay que ponerle una sonrisa a la vida.”

-Anónimo-

Mujer sonrisa y felicidad

¿Qué pasa cuando nos reímos?

Desde que tenemos unos 5 meses o, incluso, menos, al reírnos segregamos endorfinas por orden del cerebro. Estas endorfinas actúan con un efecto similar al de la morfina, por lo que nuestro equilibrio vital lo agradece.

Cuando este efecto se produce, la energía negativa deja paso a un estado anímico positivo. Y no hay nada mejor que poder transmitirle a otra persona positivismo con nuestra risa.

Ríe y el mundo reirá contigo, ¿por qué?

Reírse aporta muchos beneficios y de muy distinta naturaleza: afectivos, emocionales, físicos, psicológicos… ¿Por qué debes reírte?

  • Porque tu risa puede provocar la sonrisa de otra persona: nunca sabes cuánto es de importante para alguien que tú seas feliz.
  • Porque tu estado de ánimo te lo agradecerá: reírse ayuda a superar la depresión y el estrés diario. Además, eleva nuestra autoestima y la confianza, superando la vergüenza, el miedo y el sufrimiento.
  • Porque nuestra salud mejora cuando reímos de verdad: la risa refuerza nuestro sistema inmunológico, es beneficiosa para los pulmones, el cerebro e incluso ayuda a prevenir infartos. Gracias a la risa, nuestros músculos se relajan y la presión arterial disminuye.
  • Porque la risa ayuda a quemar calorías y mejorar nuestro día a día: sí, si queremos reducir nuestras calorías un buen plan para sumarle a la alimentación es reírse. No solo reduciremos calorías sino que dormiremos mejor y nuestra piel estará más tonificada.
  • Porque reír suprime pensamientos negativos y potencia nuestra imaginación. La risa espontánea incrementa nuestra creatividad gracias a la liberación de tensiones.

“Ríete mucho. Es tu risa en tus ojos la luz del mundo. Ríete tanto que mi alma al oírte bata el espacio. Tu risas me hace libre, me pone alas.”

Nanas de la cebolla, Miguel Hernández-

Ríe y el mundo reirá contigo

Todo vale la pena si te hace reír

Con los años nos damos cuenta de que es más necesario reír que llorar o que, al menos, si lloramos dos veces, debemos reírnos tres.

“Según van pasando los años tienes menos ganas de llorar por tonterías y más ganas de reír por tonterías”

-Anónimo-

Es por ello por lo que existen terapias como la risoterapia que contribuyen a que no se nos olvide la importancia de la risa, disponibles para personas de todas las edades.

En estas sesiones se nos enseñan los beneficios antes descritos, cómo liberar nuestras ganas de reír más a menudo y afrontar situaciones difíciles a través del fomento de la risa.

Reír pasa por reírnos de nosotros mismos, ver el vaso medio lleno y nunca medio vacío, ver películas leer libros con humor, ver en la vida una oportunidad de vivirla.

A la larga los momentos que más vamos a querer recordar serán aquellos en los que haya habido una risa, porque conforme crecemos sabemos que es mejor llorar de risa que no reír y reír mejor que llorar.