Los límites humanos: ¿cómo convivir con ellos?

Estefania Grijota Duran·
01 Febrero, 2021
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas al
01 Febrero, 2021
¿Qué hacer con los límites? ¿Cómo lograr que sean una ayuda en vez de un obstáculo? Aceptarlos y comprenderlos es el primer paso de un recorrido fructífero, tanto para nuestros intereses como para los de las personas que nos quieren.

Ser conscientes de nuestros límites es una forma en sí misma de crecimiento personal. A lo largo de nuestra vida, crecemos, evolucionamos y somos cada vez más conscientes de aquello que más nos cuesta, que nos abruma y que, en cierta forma, nos limita. Sin embargo, podemos llegar a manejar nuestras propias limitaciones y capacidades, tanto emocionales como físicas, ya que la noción de límite tiene muchas más connotaciones positivas de las que podríamos intuir en un análisis rápido. Te invitamos a reflexionar sobre ello.

A veces, en nuestros sueños, disfrutamos de que flotamos en el aire o de que incluso podemos volar. Y esto es posible cuando dormimos; sin embargo, al despertar, nos damos cuenta de que ni tenemos alas, ni somos pájaros, a pesar de haber experimentado ese sueño como algo tan real. Según Freud, los sueños representan nuestros deseos insatisfechos; pues, en cierta forma, nos queremos superar, deseamos la libertad y cumplir con nuestras aspiraciones.

Nos gusta encontrar formas de resolver problemas; ese es uno de los grandes dones de nuestra naturaleza, así que, si no podemos volar, inventamos los aviones, y así con todo. En realidad, determinamos lo que queremos lograr, y presentamos soluciones creativas, incluso, desafiando los límites de nuestro propio cuerpo.

Mujer volando con un paraguas entre nubes pensando que no hay límites

La creatividad al servicio de nuestros límites

Los artistas, por ejemplo, piensan y hacen arte que desafía sus propios límites, o al menos eso pretenden. Pero lo cierto es que la creatividad no es una esfera tan solo reservada para los artistas, y tampoco se aplica solo a la pintura, la escultura, la música o la arquitectura.

No hace falta que seamos artistas para desafiarnos, porque todos vivimos alrededor de nuestras limitaciones. Así, gracias a la creatividad podemos ser capaces de resolver problemas, siempre y cuando perdamos el sentido del ridículo y experimentemos con nuestros propios límites.

En un estudio realizado por psicólogos expertos de la Universidad de Colorado, llegaron a la conclusión de que, gracias a la creatividad, podemos desarrollar habilidades, permitiéndonos alcanzar metas y superar obstáculos.

Así, los límites que se nos presenten pueden obligarnos a tomar decisiones, y cultivar nuevas habilidades y talentos creativos en cualquier esfera de nuestra vida.

“Imaginación… tus límites son sólo los de la propia mente”.

-Rod Serling

4 formas de hacerte amigo de tus limitaciones

Definitivamente, para convivir con nuestros límites y estimular nuestros propios talentos y habilidades, es importante tener en cuenta estos puntos.

1. Escucha al cuerpo atentamente

Una de las señales de alerta más importantes es tu propio cuerpo. Parece algo sin importancia, pero si sabes escucharte, podrás notar cuando estás más alterado de la cuenta y cuando el miedo, la vergüenza o la frustración te invaden.

Y es que, el cuerpo está íntimamente conectado con la mente, por lo que estar en calma, a través de diferentes técnicas de relajación o meditación, música o cualquier otra cosa que re relaje, podrá mantenerte en un estado mental concentrado para resolver problemas con mayor facilidad y superarte.

2. Empatiza con alguien que experimenta lo mismo que tú

Siempre hay una persona a tu alrededor que experimenta nuestros propios límites. Tal vez sea un compañero de trabajo, tu jefe o hasta tu propio hijo. Así, cuando ves cómo alguien cercano se siente ansioso, frustrado o desconectado, puedes visualizar mejor desde fuera ese estado, le consuelas, y puedes aplicarlo a ti mismo cuando llegue el momento.

Porque debemos recordar que somos seres humanos y muchas veces nuestras acciones no nos definen. Estamos hechos para estar conscientes en el momento presente, conectados y hechos para crear, construir y arreglar las cosas.

3. Gestiona y acepta los límites del tiempo

Otra de las maneras de aceptar las limitaciones es a través de la gestión de nuestro propio tiempo. Priorizar actividades, organizar las tareas y conocer hasta dónde podemos llegar en el transcurso del día es una buena herramienta.

El tiempo es oro, como dice el dicho popular. Así, saber que a veces no puedes trabajar más horas de las que te gustaría, o por el contrario, querer pasar más tiempo con tu familia o amigos es una forma de limitarte más, porque sabes que muchas veces no podrás hacerlo. Al final, si lo aceptas, tus propios límites te pueden hacer más libre.

4. Vivimos en un entorno dinámico

Comprender el cambio continuo de la vida es reconocer que podemos pasar de una situación a otra en tan solo unos segundos. Y aquí es donde evolucionamos. El cambio es esa interacción vibrante que nos define a través de nuestras relaciones, y que nos mueve hacia el desorden, lo que se denomina entropía psicológica. Y cuando hablamos de cambios, es otra manera forma de conocernos y ver nuestros límites.

Aceptar que la vida es un proceso de cambio constante puede ayudarte a resolver mejor cualquier proceso que implique cualquier tipo de cambio, por grande o pequeño que sea este.

 

Cultivating Creative Problem-Solving Through Limitations and Constraints. Jon-Michael Willert University of Northern Colorado. Vidal, René Victor Valqui. (2010). Creative problem solving: an applied university course Sigmund Freud: The Interpretation of Dreams (1900)