Los niños en vacaciones, ¿es positivo que estén sin hacer nada?

Raquel Lemos Rodríguez · 1 enero, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas el 1 enero, 2020
Los niños están de vacaciones, pero ¿esto significa que no deban hacer nada? Algunos expertos aconsejan realizar ciertas actividades que descubriremos en este artículo. Todas ellas, les permitirán a los más jóvenes aprovechar el tiempo libre de una mejor manera.

Durante las vacaciones, los niños pueden disfrutar del tiempo con la familia, juegos varios y actividades fuera de casa que, seguro, les ha sentado muy bien. Sin embargo, aunque no tengan ejercicios ni exámenes que preparar ¿es positivo que los niños en vacaciones estén sin hacer nada?

No podemos negar que el aburrimiento es conveniente. Muchos, ya desde muy pequeños, no paran de ir de una actividad dirigida en otra actividad dirigida. En este sentido, el artículo Aburrimiento y escolaridad: una exploración interdisciplinaria destaca que esta sensación debe reconocerse «como una emoción humana legítima que puede ser central para el aprendizaje y la creatividad«.

Pero ¿esto significa que los niños en vacaciones, durante las dos semanas que tienen en estas fechas (tres meses en verano) deben estar sin hacer nada? Aunque no van a tener que ir al colegio ni a sus actividades extraescolares, no es adecuado que pierdan el tiempo delante del ordenador, de la televisión o de la PlayStation. Al menos, esto es lo que aconsejan los especialistas.

Niños con videojuegos

Actividades para los niños en vacaciones

No todas las actividades se traducen en ejercicios para el colegio o ir a clases extraescolares. Los niños en vacaciones ya no saben cómo aprovechar el tiempo libre sin estar delante de una pantalla. Por esta razón, el periódico ABC ha recogido la opinión de tres personas expertas que arrojan un poco más de luz sobre lo que pueden hacer los niños en vacaciones.

Una de las actividades que recomienda una de las expertas es que se fomente el juego. Cuando no hay vacaciones es complicado sacar tiempo para jugar, pero cuando estas han llegado, ¿por qué no aprovecharlas?

El problema es que el concepto de «juego» se asocia a la tecnología. Por eso, es importante ampliarlo, diversificarlo: organizar excursiones, ir a buscar setas o moras, jugar al fútbol en el parque… Lo que sea, pero algo que implique ensuciarse, mojarse y hacer un poco de ejercicio.

«Es en el juego y solo en el juego que el niño o el adulto como individuos son capaces de ser creativos y de usar el total de su personalidad, y solo al ser creativo el individuo se descubre a sí mismo».

-Donald Woods Winnicott-

La misma experta aconseja realizar otra actividad que, cada vez, hacen menos los más pequeños: la lectura. En este sentido, es mejor que escojan ellos aquel que más les guste o les interese.

Si no les resultan atractivas las novelas, quizás la poesía sea un aliciente. ¿Por qué no un cómic o una obra de teatro? Como dice la especialista, «es mucho mejor que los niños lean por placer, lo que sea, pero que lean«.

Al igual que la lectura, la escritura también es una actividad que puede resultar muy interesante. Animar a los niños a que escriban un diario, plasmen sus pensamientos o le den forma a pequeños relatos es muy educativo.

Además, escribir a mano tiene muchos beneficios para el cerebro y, con las tecnologías, cada vez esto se está perdiendo más. Las vacaciones pueden ser la oportunidad perfecta para recuperar este hábito.

Niño leyendo un libro

Tiempo de calidad para los niños en vacaciones

Uno de los aspectos en los que más inciden los especialistas es en el tiempo de calidad. Los padres en su día a día no disponen de momentos para pararse a jugar o pensar en qué actividades hacer con los más pequeños.

A veces, la opción más fácil es que vean la televisión antes que acompañarlos a la biblioteca para que escojan un nuevo libro con el que sumergirse en una nueva aventura.

Por eso, las vacaciones también son una buena forma de analizar de qué manera los niños ocupan su tiempo libre.

Hacernos ciertas preguntas, como ¿están aprendiendo algo? o ¿notan que estamos presentes para ellos? nos permitirán cuestionarnos muchas cosas. Porque el tiempo de calidad es muy valioso y las vacaciones son un excelente momento para hacer planes en familia donde la tecnología esté ausente y el espacio fuera de casa se convierta en el terreno de juego.

Los niños en vacaciones deben aburrirse, sí, pero también es positivo que lean, escriban y pasen tiempo con la familia. No nos olvidemos del juego, ya que con él tenemos una amplia gama de posibilidades.

Desde el ajedrez, hasta el baloncesto o las cartas. Mantener el cerebro activo y llevar a cabo actividades que no se suelen hacer durante el resto del año es positivo. Los fines de semana también se podrían aprovechar.

«Pedacitos de tiempo que vivimos con cada persona. No importa la cantidad de tiempo […] sino la calidad».

El Principito, autor Saint Exupéry-

  • Jiménez, S. Y., & Rubio, E. L. (2010). El valor de la lectura en relación con el comportamiento lector. Un estudio sobre los hábitos lectores y el estilo de vida en niños. Ocnos: Revista de estudios sobre lectura, (6), 7-20.
  • Quiroz-Velasco, M. T., & Tealdo, A. R. (1996). Los videojuegos y los niños peruanos: tiempo libre y procesos de socialización.
  • Villagrán Pérez, S., Rodríguez-Martín, A., Novalbos Ruiz, J. P., Martínez Nieto, J. M., & Lechuga Campoy, J. L. (2010). Hábitos y estilos de vida modificables en niños con sobrepeso y obesidad. Nutrición Hospitalaria25(5), 823-831.