Los problemas con el juego o ludopatía

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 25 noviembre, 2015
Dra. Yolanda Pérez · 23 octubre, 2013


La ludopatía está considerada como uno de los trastornos de control de impulsos, según el manual de referencia psicológica DSM. A continuación les presentamos 9 posibles comportamientos que puede se estén dando en alguien que conozcas, o incluso en ti mismo. Si se dan estos comportamientos, o al menos 5 de ellos podemos hablar de un problema con el juego.

1) Si los pensamientos giran en torno a la idea de jugar, deseos recurrentes y frecuentes por jugar.
2) Cada vez se necesita más tiempo para satisfacer el placer en el juego. Antes con menos tiempo la persona estaba contenta, ahora necesita aumentar ese tiempo.
3) La persona que tiene problemas con el juego, puede llegar a tener intentos repetidos de querer abandonar el juego, pero no lo consigue.
4) Se utiliza el juego como forma de evadirse de los problemas y disminuir los síntomas de ansiedad y tristeza.
5) Cuando intenta dejar de jugar o no está jugando, tiene sentimientos de irritabilidad y deseo persistente de jugar e intranquilidad.
6) Suele perder dinero e intenta seguir jugando para ver si así lo recupera.
7) Suele mentir a los que están a su alrededor.
8) Se pueden dar actos ilegales (robos, fraude, etc.) con el fin de conseguir el dinero perdido.
9) Puede llegar a perder a seres queridos ya sean pareja, amigos, etc.

Tipos de jugadores


Los ludópatas suelen tener problemas sociales, familiares, económicos y legales, ya que la mayoría del tiempo lo ocupan en jugar, dejando de lado otras áreas importantes de la vida. Hay varios tipos de jugadores: podemos diferenciar el jugador social (que es aquél que no tiene problemas con el juego, disfruta con él y puede abandonarlo cuando lo desee), el jugador profesional, que sabe perfectamente no sólo controlar el juego sino conoce estrategias para ganar dinero, el jugador problema, que es el jugador que ya juega casi a diario, y que ya recibe las primeras quejas de las personas de alrededor y de contactos, aunque la situación aún no está del todo descontrolada. Por último, el jugador patológico que es aquél que tiene todas o la mayoría de las áreas de su vida afectadas.

El jugador patológico


El jugador patológico puede llegar a pasar por una serie de fases:

1) Fase de precontemplación: el jugador no piensa que esté ‘metido’ en un problema, disfruta jugando y no atiende a los consejos de los demás.
2) Fase de contemplación: la persona ya tiene algún que otro problema y empieza a pensar y plantearse posibles formas de buscar ayuda.
3) Fase de preparación a la acción: la persona ya tiene muchos problemas incluso ha llegado a quedarse solo, ha intentado dejar de jugar, no puede y busca ayuda profesional para salir.
4) Fase final (recuperación o recaídas).

Recuerda que las valoraciones psicológicas y médicas sólo pueden ser realizadas por profesionales. No te autodiagnostiques. Si cumples con los criterios diagnósticos o estás en alguna de las fases, recuerda que con ayuda profesional se pueden superar los problemas. En muchos casos combinando la terapia psicológica con la medicina. En el caso de la psicología se utilizan técnicas de solución de problemas, prevención de recaídas, terapia cognitiva, técnicas de relajación y de exposición.

El primer paso para solucionar un problema, es reconocer que se tiene.