Madres que no quieren a sus hijos ¿por qué ocurre?

11 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater
Hay malos hijos, malos padres y también madres que no aman a sus hijos. Esta última realidad, es quizá, la que más suele llamarnos la atención... ¿por qué razón estas mujeres no sienten aprecio por sus niños? ¿qué explica esa frialdad emocional?

Hay hijos que no quieren a sus padres, padres que tratan con desprecio a sus niños y hay también madres que no quieren a sus hijos. Parece imposible ¿no es así? Es como un atentado a esa ley natural que nos hace creer que no hay amor más puro y desinteresado como el de los progenitores, como el de esas personas que nos dieron una vez la vida. Y sin embargo, ocurre; es una realidad.

Ahora bien, dentro de esta esfera de desafectos, hay una curiosa evidencia: siempre suele llamarnos más la atención la figura de la madre emocionalmente fría, de la madre ausente que se aleja de su esperable guion. De algún modo, asociamos la maternidad a esa ternura exquisita que arropa y acoge, a ese amor incondicional que valida en afectos y que lo da todo por sus hijos. El hecho de que esto último no ocurra, rompe esos guiones tan arraigados en nuestra sociedad.

Sin embargo, las evidencias están ahí. Son muchas las personas que navegan por su vida con el vacío de esa herida. En sus mentes se acumulan los por qués («¿por qué se comportó así?» «¿hice yo algo malo para que no me quisiera?»). En sus corazones arrastran también desde sentimientos de culpa hasta cierta rabia hacia la figura materna.

No obstante, la mayoría lo que acumulan son problemas, inseguridades y serias carencias. Profundicemos un poco más en este tema.

Mamá con su bebé representando a las madres que no quieren a sus hijos

¿Por que hay madres que no quieren a sus hijos?

Hay quien señala que las madres que no quieren a sus hijos presentan una falta de instinto maternal. Sin embargo…¿qué es realmente el instinto maternal? ¿Existe de verdad ese impulso natural e inconsciente, capaz de provocar una respuesta tan determinada como la de amar y cuidar a un hijo solo porque la naturaleza así lo orquesta? La verdad es que la ciencia aún no ha encontrado pruebas sobre esto último.

En realidad, hay elementos con mayor trascendencia que van más allá de la controvertida hipótesis genética. Para empezar, hay madres que sí quieren a sus hijos, pero los quieren mal o más aún los aman a su manera. Porque cada quien entiende el querer de un modo y existen personas que practican un afecto frío, que priorizan el que sus niños vayan siempre aseados, sean obedientes, vayan a buenas escuelas y aprendan de manera temprana a obedecer y a decir «gracias y por favor».

Sin embargo, por el camino se queda el consolar, el aliviar miedos, el mirar con cariño, el escuchar, responder preguntas, alentar sueños y nutrir seguridades. Si esto falta, falla todo. Y no, no importa que una madre «nos quiera a su manera». Si no se atienden esos aspectos emocionales, los hijos crecen con la clara convicción de que no son merecedores del amor de sus madres.

Analicemos por tanto qué factores pueden explicar.

Arrepentidas de su maternidad

A veces sucede. Hay parejas que tienen hijos solo porque toca, porque según ellos, es el momento de dar un paso más en su relación. Sin plantearse si quiera si quieren y desean verdaderamente ser padres. Otras veces, surge el embarazo inesperado, ese que no se espera pero con el que se sigue adelante.

En ocasiones, sucede también algo quizá más complejo: una desea tener hijos pero una vez son conscientes de lo que ello supone, surge la angustia, el estrés y hasta la infelicidad.

Esa sombra, la del arrepentimiento de ser madres y desear otro tipo de vida, sobrevuela en muchos casos sobre los hijos de manera patente.

La madre deprimida, la mujer que no ha resuelto sus propios traumas

Una de las razones por las que las madres no quieren a sus hijos puede ser algún problema psicológico no atendido. El estrés postraumático como causa de un hecho vivido en la infancia o juventud, las depresiones no detectadas, los trastornos de ansiedad y también, las enfermedades mentales que no se tratan, interfieren por completo en la crianza de los hijos.

El sufrimiento interno las encapsula y resulta muy difícil atender y amar a los demás cuando en el interior hay heridas y problemas profundos.

¿Por qué hay madres que no quieren a sus hijos? La sombra alargada del narcisismo

Hay padres y madres narcisistas. Hay quien tiene solo unos rasgos de este tipo de personalidad y hay quien evidencia un trastorno narcisista de la personalidad, esa condición clínica con serias implicaciones y consecuencias.

Estos perfiles originan graves efectos en la crianza y educación de los hijos, dinámicas que pasan en muchos casos por la necesidad de control y la manipulación emocional.

Son madres que infravaloran y que se ceban en sus hijos e hijas para intentar cubrir sus necesidades, para proyectar en ellos sus anhelos y tenerlos siempre bajo sus hilos de dominación absoluta.

Niño triste representando el efecto de las madres que no quieren a sus hijos

El hijo preferencial y el amor por «uno» solo

Una de las razones por las que hay madres que no aman a sus hijos está en el amor preferencial. Nos referimos a esas situaciones en que su afecto tiene una cuota limitada y nominal, centrada solo en uno de los hijos y no en los otros. Es el niño dorado, esa figura que, por las razones que sean, acumulará todo el reconocimiento y los refuerzos sin dejar nada para el restante o los restantes.

Estas situaciones triangulan a los hermanos en un escenario en el cual, acabar compitiendo por ese amor selecto capaz de generar conflictos y heridas de por vida en esos niños. 

Para concluir, tal y como vemos son situaciones de una dimensionalidad tan inmensa como complicada. Tanto es así, que son muchas las personas que llegan a edades adultas con una mochila de experiencias mal resueltas y con toda una fábrica de sufrimientos que limitan la vida, los sueños y hasta el potencial humano. La atención psicológica en estas situaciones es prioritaria.