Margaret Heffernan y las 5 habilidades esenciales en tiempos de incertidumbre

Edith Sánchez·
14 Noviembre, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas al
14 Noviembre, 2020
Margaret Heffernan es una prestigiosa intelectual que ha hecho una crítica inteligente sobre el deseo humano de predecirlo todo. Así, ha querido hablar de la incertidumbre en tiempos en los que esta condiciona la vida de muchas personas.

Margaret Heffernan es una prestigiosa intelectual británica que durante los últimos años ha estudiado un tema crucial: la incertidumbre. A comienzos de 2020 publicó su libro Uncharted: How to map the future o Inexplorado: cómo trazar el mapa del futuro. Venía como anillo al dedo para un año crítico y por eso se convirtió en una de las obras más leídas durante los últimos meses.

Por lo anterior, no es raro que Margaret Heffernan haya sido uno de los personajes que todo el mundo quiere entrevistar. Durante 2020, se impuso la incertidumbre en todo el planeta y los seres humanos nos hemos visto obligados a mirarla a la cara y a lidiar con ella.

Todo el mundo quiere saber qué va a pasar, cuándo ocurrirá y cómo sucederá. Sin embargo, nadie tiene esas respuestas a la mano. Margaret Heffernan llama, en principio, a abandonar esa obsesión por predecir. A cambio, propone desarrollar habilidades para sortear la incertidumbre de forma constructiva. Destaca cinco de ellas, que veremos a continuación.

“La principal lección es que nos recuerda que la vida es incierta y que si esperamos por la certidumbre siempre llegaremos demasiado tarde”.

-Margaret Heffernan-

Mujer pensando en cómo se queda enganchada a una emoción

1. Imaginación

La primera habilidad que Margaret Heffernan destaca es la imaginación. Señala que la influencia de la ciencia y de la tecnología volvió a muchas personas adictas a la certeza. Por eso, cuando llega lo inesperado, se sienten por completo fuera de base. No saben qué hacer, salvo tratar de buscar nuevas certezas, incluso si no pueden encontrarlas.

La imaginación es una forma de lidiar con la incertidumbre: en lugar de ir en busca de certezas, permite plantearse diferentes posibilidades, distintos caminos o salidas y jugar con cada una de ellas. Lo imaginativo no busca la respuesta final, sino la gama de opciones. Por eso es fundamental en tiempos de crisis.

2. Adaptación

Obviamente, la adaptación es una de las habilidades cruciales en la perspectiva de Margaret Heffernan. Supone un ejercicio en el que hay que volver a barajar las cartas y descubrir qué podemos hacer con ellas.

Adaptarse es estar dispuesto a cambiar en función del principio de realidad. Implica ser flexibles y tener el deseo de encontrar salidas a los problemas, en lugar de renegar porque existen o tratar de volver a las circunstancias en las que estos no existían. La incertidumbre es menos atemorizante si somos adaptables.

3. Colaboración, la propuesta de Margaret Heffernan

La crisis de 2020 ha planteado una complejidad inédita para los seres humanos. Nos mostró que el problema de uno puede terminar siendo el problema de todos. Estamos tan estrechamente interconectados que es muy necesario mirar el mundo en términos de “nosotros”, en lugar de verlo solo en relación con el “yo”.

De igual manera, la crisis planteada implica que nos necesitamos unos a otros para salir adelante. O salimos todos o no se logrará superar la situación. Por eso, las mejores soluciones en estos tiempos son aquellas que sirvan para muchos. Incluso desde el punto de vista emocional, si el otro está bien, yo puedo estar bien. La colaboración es fundamental.

4. Motivación

Margaret Heffernan señala que desde hace unos años muchas personas no ven en la tecnología un medio, sino una solución. Sin embargo, la crisis de 2020 también ha venido para poner las cosas en su lugar en este aspecto, ya que ha servido muchísimo, pero no ha entregado todas las soluciones.

Al respecto, Margaret Heffernan señala que lo tecnológico puede ofrecer el medio para trabajar, pero no la motivación para hacerlo. También permite comunicarse con otros, pero no genera el deseo genuino de compartir y la capacidad para lograrlo. Así que tener el interés y el deseo es fundamental para utilizar cualquier herramienta que tengamos a la mano y hacer de ella algo realmente valioso.

Hombre motivado con el ordenador

5. Hacer experimentos

La capacidad para construir conocimiento por uno mismo es otra de las habilidades que ayuda a lidiar con la incertidumbre, a juicio de Margaret Heffernan. Esta intelectual señala que experimentar, tanto en el ámbito privado como en el laboral, es decisivo para aprender a encontrar salidas.

Llama a evitar actitudes por las que las personas se sientan a esperar que otros construyan las respuestas perfectas para sus problemas. Al hacer experimentos, cada uno debería emprender un proceso de ensayo error hasta que alcance sus propios saberes y conclusiones. Lo contrario es una impotencia aprendida.

Margaret Heffernan tiene muchas otras ideas interesantes al respecto. Es una de esas intelectuales a las que vale la pena leer porque muestra un panorama diferente en el que se revalorizan las habilidades humanas para superar las crisis, volviendo así a lo esencial que distingue a nuestra especie.

Heffernan, M. (2017). Más allá de lo medible. Urano, Barcelona.