Más tiempo para ti, ¿cómo lograrlo?

Edith Sánchez·
16 Agosto, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas al
16 Agosto, 2020
Hay muchas técnicas para organizar las actividades y así tener más tiempo para ti. Tal vez el problema está en que no haces uso de esas herramientas porque en el fondo no quieres tener tiempo libre. ¿Será este tu caso?

Tener más tiempo para ti es un objetivo muy saludable. Al fin y al cabo, el tiempo es la vida; si siempre lo tienes comprometido para otros, te estás perdiendo de vivir. A pesar de que parece una meta relativamente sencilla de lograr, para muchas personas no lo es, sufriendo las consecuencias.

Lo curioso es que nunca hemos contado con tantas ayudas tecnológicas para ahorrar tiempo. Hay un sinfín de electrodomésticos que facilitan la vida, las comunicaciones vuelan y puedes pedir todo a domicilio. Aun así, por alguna razón no te queda más tiempo para ti.

Dos razones son las que, con frecuencia, explican el hecho de que no tengas tiempo para ti. O no has logrado organizar tus actividades de manera adecuada o estás haciendo más de lo que en realidad puedes. Profundicemos.

 “Si quiere trabajadores creativos, dales tiempo suficiente para jugar”.

-John Marwood Cleese-

Mujer estresada en casa

Más tiempo para ti: las dos dimensiones

En la vida de toda persona hay dos grandes dimensiones de tiempo y ambas son muy valiosas. La primera es la que corresponde al tiempo de las obligaciones; la segunda, el tiempo libre. Muchas veces el primer error está en pensar que solo tienen importancia los lapsos dedicados a los compromisos.

Si quieres tener más tiempo para ti, es necesario que cambies la idea de que las obligaciones son lo único importante. Nada más erróneo. Durante algunos meses, e incluso años, no notas cuánto te hacen falta los ratos libres. Puedes condicionarte y reducir al máximo tu descanso, creyendo que no te afecta.

Sin embargo, llega un momento en que las cosas empiezan a fallar. Es muy usual que no lo veas venir. Simplemente comienzas a ser menos productivo o de repente te sientes harto de todo y solo cumples por cumplir, o comienzas a enfermarte con frecuencia. Significa que te estás quemando porque, oh sorpresa, el tiempo para ti, y solo para ti, sí era importante.

El arte de descartar

Hay personas que se imponen todo un cúmulo de obligaciones. Están quienes trabajan, crían a sus hijos, atienden a su pareja y mantienen a punto su hogar. También están los que se consiguen tres trabajos entre semana y otro para los sábados y domingos. Tienen obligaciones y no ven otra salida.

En el mundo de los extremadamente ocupados, también encontramos a los que han decidido hacer dos carreras simultáneas, con un trabajo de medio tiempo y unos cuantos cursos libres en los “ratos libres”. O los que le dedican 24×7 al emprendimiento que iniciaron, etc.

Quizás haya momentos en los que sea necesario emplearte más a fondo por una coyuntura específica. El problema está cuando esto se convierte en una forma de vida en la que predomina la idea de que ninguna actividad es descartable. Esa es precisamente la barrera más difícil de romper.

Hombre preocupado

¿Más tiempo para ti?

Te haces mucho daño al obligarte a permanecer activo todo el tiempo, sin ningún rato libre. Como ya lo anotamos, las consecuencias se van a ver más tarde y también tarde puedes descubrir que no valía la pena. Si bien es muy positivo dedicarle tiempo a tus proyectos o a trabajar por tus metas, esto no lo es todo. Ni siquiera es lo más importante.

Solo logras tener más tiempo para ti cuando renuncias a esa actitud de sacrificio, ganando un nuevo punto de vista para analizar la realidad. También hay otra barrera por vencer: cuando te ocupas tanto, quizás el problema no sean solo los compromisos o las obligaciones; puede que estés eludiendo pensar en un problema que no quieres afrontar.

Puede que esa sea la razón por la que te incomode tener tiempo libre. Lo experimentas como un vacío, una pérdida. No sabes qué hacer con esos ratos en los que no se te exige producir y por eso terminas llenándolos de más trabajo. También es posible que cargues con el prejuicio de que es malo tener tiempo libre -y pero dedicarlo a actividades que solo cuiden de tus intereses-.

Si quieres tener más tiempo para ti, lo indicado es comenzar a priorizar. Esto no es solo organizar las tareas por orden de importancia, sino también darle a tu tiempo personal el lugar que merece. Hay muchas técnicas para organizarte, aunque quizás no las emplees porque no tienes un deseo de hacerlo. Piensa en eso.

Murillo, S. (2006). El mito de la vida privada: de la entrega al tiempo propio. Siglo XXI de España Editores.