Maya Angelou: biografía de un pájaro enjaulado

Sonia Budner · 19 marzo, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas el 19 marzo, 2019
Maya Angelou creció como una niña que decidió dejar de hablar después de haber sido violada. Un pequeño pájaro enjaulado en su propio mutismo. Pero, un día, el pájaro empezó a cantar y abrió sus alas y, a partir de ese momento,  nada lo pudo parar.

Hemos querido hacer un pequeño homenaje a esta gran escritora y persona cuya infancia no fue precisamente un camino de rosas. Maya Angelou logró transformar profundos traumas y un viejo dolor en hermosas palabras y reflexiones. Su impacto como poeta y, sobre todo, como activista social nos ha dejado una profunda huella.

Forzada sexualmente siendo todavía una niña, pasó los siguientes años de su infancia sumida en un mutismo absoluto y voluntario; simplemente, dejó de hablar.

Algunos de sus biógrafos afirman que los seis años que Maya Angelou no pronunció una sola palabra fueron el caldero alquímico donde se gestó, despacio y con el tiempo, la maravillosa voz que desplegaría más tarde en sus poemas.

No sabemos qué se gestó realmente en la vida de Angelou entre la edad de siete años, momento en que fue violada, y los 14, es decir, cuando comenzó a hablar de nuevo. Lo que sí sabemos es que todo lo que hizo después ha conmovido a millones de personas en el mundo entero.

Su libro de memorias, Sé por qué cantan los pájaros enjaulados, fue un éxito literario a nivel internacional, así como sus colecciones de poesía y ensayos.

Maya Angelou recitando

Sus primeros años

Marguerite Annie Johnson nació el 4 de abril de 1928 en Saint Louis, Missouri. Creció en Arkansas, junto a su abuela paterna tras la separación de sus padres. Su abuela fue una figura muy influyente en la vida de Angelou. Tenía una pequeña tienda que había logrado sacar a la familia de la miseria y vivir bastante mejor que muchas familias de la zona.

En una de las visitas que Maya y sus hermanos hicieron a su madre, se produjo la tragedia. El novio de la madre de Maya abusó sexualmente de ella. La pequeña se lo contó a uno de sus hermanos y hubo un juicio en el que la niña tuvo que declarar. El violador consiguió evadir la cárcel, pero, poco después, fue asesinado por un familiar de Maya.

Ese fue el momento en que la niña dejó de hablar. Más tarde, confesaría que creyó haber matado a ese hombre con su voz, porque le había delatado. Durante la etapa en la que Maya mantuvo su silencio, desarrolló un profundo amor por la poesía y por los libros.

Este mutismo se mantuvo hasta que, un día, su abuela le dijo que nunca terminaría de disfrutar plenamente de las poesías hasta que las escuchara recitadas por su propia voz. Por ello, la niña comenzó a hablar de nuevo tras seis años de silencio.

A los 16 años, tuvo su primer encuentro amoroso, que nunca se convirtió en una relación seria. Maya quedó embarazada y tuvo a su hijo a la edad de 17 años. En aquella época, desempeñó muchos trabajos no cualificados y mal pagados con los que consiguió sacar a su hijo adelante.

Maya Angelou: vida adulta

En 1951, Maya se casa con un músico de origen griego, Tosh Angelos. Maya personalizó su nombre de casada a Maya Angelou. El matrimonio duró unos pocos años y, después de separarse, Maya Angelou trabajó como bailarina y cantante. Recorrió media Europa con una producción de ópera.

En 1959, se plantea adentrarse en la escritura y, un año más tarde, escucharía por primera vez a Martin Luther King Jr. en un discurso que la impresionó profundamente. Como consecuencia, organizó una recaudación de fondos para la causa del líder afroamericano al que llegó a conocer personalmente poco después.

Un año más tarde, entra en contacto con un activista sudafricano con el que mantuvo una relación sentimental. La pareja se trasladó a vivir a El Cairo, lugar en el que Angelou comienza a trabajar en un importante periódico de lengua inglesa como editora.

“Puede que no controles todos los eventos que te ocurren, pero puedes decidir no ser reducido por ellos”.

-Maya Angelou-

Sin embargo, un tiempo después, su relación sentimental se rompe y ella se muda junto a su hijo a Accra, donde continuó trabajando como editora en un periódico, pero también ejerció como actriz y locutora de radio. Permaneció en Ghana hasta 1965, año en el que Maya Angelou decide regresar a Estados Unidos para ayudar a su amigo Malcolm X.

Maya Angelou en una conferencia

La inagotable Maya Angelou

Poco tiempo después, Martin Luther King Jr. sería asesinado. De hecho, fue asesinado el mismo día del cumpleaños de Angelou, que no volvería a celebrarlo durante los siguientes cuarenta años. El mismo año del asesinato de King, Maya Angelou escribe su primera biografía Sé por qué cantan los pájaros enjaulados, obra que le abrió un importante hueco en el mundo literario y la lanzó al estrellato.

Desde entonces, y por resto de su vida, Maya Angelou se involucró en numerosas actividades profesionales. Estuvo vinculada a la televisión, al cine, continuó escribiendo y volvió a casarse. Moría el 28 de mayo de 2014, todavía en activo y escribiendo un nuevo libro.

“Un pájaro no canta porque tiene una respuesta, canta porque tiene una canción”.

-Maya Angelou-

Toda su obra literaria habla de la fuerza de superación y de la importancia de seguir adelante a pesar de los obstáculos que nos presenta la vida. Maya Angelou fue un ejemplo de resiliencia y de amor por la vida.

La trascendencia y profundidad de sus poemas ha sido ampliamente estudiada. Lo tenía todo en contra, pero su lucha contra la discriminación por ser mujer y, además, negra, es un ejemplo donde muchas otras personas se reflejaron.

Maya dedicó toda una vida a esta lucha, a la superación, a saltar obstáculos y recuperó su voz en un momento absolutamente necesario. Jamás olvidó su pasado, tampoco su origen, pero decidió enfrentarse a un mundo que no quería escucharla para regalarnos unos versos inmortales.

 

 

 

  • Priscilla R. Ramsey (1984) Transcendence: The Poetry of Maya Angelou. Sage Journals
  • David Bedrick (2014) Maya Angelou in Memoriam: An American Elder. Psychology Today