Me cansé de la forma en que me has querido

Sofia Alcausa Hidalgo · 9 enero, 2016

Te has cansado de la forma en que te han querido. Quizás te dicen que te quieren, pero no es suficiente… Te sientes el último en su lista de prioridades; te sientes solo en la relación porque siempre está ocupado, trabajando, con los amigos o con la familia. No sabe entender el valor de la medida y todo es importante: el trabajo, la familia, los amigos… pero ¿y tú?

Te sientes roto ante sus múltiples ausencias, sus incesantes faltas de apego, de besos, de caricias, de abrazosUna y otra vez te rompes como un jarrón que arreglas de mala manera, aunque finalmente éste se rompe en mil pedazos y ya no se puede arreglar más.

Ya no hay remedio para algo que tantas veces intentaste explicarle. Me he cansado de la forma en que me has querido. Y ahora, tú también lloras porque sabes que el otro también está mal, ahora lloras con nostalgia, mientras escuchas esa canción que os unió entre risas, caricias y besos en un viejo bar que ya no está… que ya no está para vosotros.

Ya no hay nada entre nosotros, todo se rompió

“Yo sé que ahora lloras, que estás triste, que ahora te has dado cuenta de lo que has perdido. Pero ahora, yo ya no estoy, ahora me quedé vacía, me cansé de la forma en que me has querido. Ya no tengo nada que darte, nada que ofrecerte.

Otros son mis mundos, otras son mis historias, otro amor ocupa mi corazón. Ahora ya siento que no formas partes de mi vida, siento que nada nos une. Lloré mil lágrimas por ti, te abrí mis brazos una y mil veces, pero ya no… Ya me cansé de la forma en que me has querido.

Y aunque no lo pretendía ni lo creía, otro amor llegó, devolviéndome la ilusión, las ganas de vivir. Ahora soy feliz, sabemos cuidarnos, amarnos, reírnos juntos. Él me sabe querer como nunca nadie antes lo hizo, él me sabe cuidar como también lo cuido yo. Él ha entendido que somos un equipo y que juntos podemos alcanzar el fin del mundo, porque esto del amor es cosa de dos.”

Puede que te sientas identificado/a con estas palabras. Cuando sentimos que en una relación nos quedamos de lado, que somos invisibles… el sufrimiento y el dolor nos inundan mientras vemos que la relación va desapareciendo sin poder hacer nada.

Chica soltando globos rojos al cielo

En muchas ocasiones lo que sucede es que los miembros de la pareja tienen una concepción del amor distinta o que no se comunican sus necesidades y sentimientos de manera adecuada, esperando a que la otra persona adivine algo que es imposible si no se habla. Las suposiciones son peligrosas y en una relación de pareja aún más… La pasividad ante la relación hace que la llama se atenúe lentamente, poco a poco.

“Lo tuyo fue la intermitencia y la melancolía, lo mío fue aceptarlo todo por que te quería.”

-Ricardo Arjona-

¿Qué hacer para mantener viva la llama del amor?

El amor es un bonito trabajo. Cuando desaparecen los primeros momentos, debemos seguir luchando por ese amor, si realmente es lo que queremos. El amor debemos regarlo como si de una plantita se tratara o estar siempre atentos a que la llama no se apague, reavivando el fuego… ¿Cómo podemos hacerlo?, ¿es posible? Todo es posible cuando queremos y ponemos empeño. Los siguientes consejos te ayudarán:

  • Reconquista. En el amor no todo está ganado. Hay que luchar y reconquistar cada día reinos perdidos… vuelve a sorprender a tu pareja, ten detalles con ella, llámala por teléfono, volved a pasear juntos, cuéntale tus cosas. Reaviva el amor que un día os unió.
  • No abandones la relación por comodidad. En el amor nunca está todo ganado. Muchas personas creen que su amor ha dado paso a una comodidad que les gusta a ambos. Pero no es así, el amor es como una pequeña llama que siempre hay que mantener encendida.
  • No te ausentes tanto. Cuando tenemos mil cosas pendientes como el trabajo por ejemplo, abandonamos nuestra relación. No olvides que el amor es como un trabajo… si no acudes, lo puedes perder. Busca momentos para la relación.
  • No dejéis de hablar. La comunicación es la base de cualquier relación. Cuando hablamos de nuestras cosas con los demás nos sentimos más unidos a ellos. No os acostéis sin haber resuelto vuestras diferencias del día hablando. Pide perdón. No seas orgulloso o vergonzoso. Un perdón a tiempo puede salvar mil obstáculos.

Novio besando a su novia en la cabeza

Si realmente sientes que es la persona con la que quieres estar, no la abandones, sigue construyendo con ella vuestra relación a pesar de los cambios y diferencias que puedan suceder. El amor y la rutina nunca se llevaron bien…