Me gusta la gente que vibra

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 30 julio, 2017
Arantxa Alvaro Fariñas · 28 septiembre, 2015

Quiero rodearme de gente que vibre, que esté viva, que transmitan su entusiasmo, que me abracen con sus palabras y me sonrían con sus gestos de amor y cariño.

Quiero que esa vibración me contagie y se transmita a todos los que me rodean, que vibre mi vida, mi corazón, mi piel. Quiero a personas que crean en sí mismas y que crean en mi y en mis sueños, que luchen por superarse cada día, que vibren y me hagan vibrar.

“Deshazte de quien duda de ti, únete a quien te valora, libérate de quien te estorba y ama a quien te soporta”.

-Paulo Coelho-

5 cosas que hacen las personas que vibran

1. Cometen errores

Cometer errores es humano, pero es necesario aprender de ellos. Tropezaremos mil veces y cada vez será un aprendizaje que nos aporte nuevos puntos de vista, nuevas formas de pensar.

2. No se rodean de gente tóxica

Hay personas que absorben tu energía, que te buscan porque saben que eres una persona optimista y positiva y se van apropiando lentamente de tus buenos pensamientos.

Amigas sonriendo felices

Lo sentimos y a veces nos cuesta un esfuerzo desencadenarnos de esas personas que nos imponen su yugo disfrazado de buenas intenciones. Pero una persona que vibra, que es positiva y optimista, no acepta a alguien en su vida que lo ve todo mal y no hace nada por superarlo, a una persona que dedica su tiempo a criticar a los demás.

3. No ven los problemas como problemas

Los problemas vistos por la gente que vibra son oportunidades. Si pierdo el trabajo, tendré la oportunidad de hacer cosas nuevas y conocer a nuevas personas. Si me deja mi pareja, podré disfrutar de la soledad y descubrirme a mi mismo.

Cuando un ser querido muere, tendré la ocasión de apreciar lo importante que es valorar el tiempo que pasamos con las personas que queremos.

“No existen problemas, sólo oportunidades de aprender”

4. No se deja invadir por el miedo

El miedo es uno de los monstruos que más nos persigue. Tenemos miedo al cambio, a ser quienes realmente queremos ser, a lo que dicen los demás o a las consecuencias de nuestros actos.

El miedo nos impide vivir una existencia plena y feliz. El miedo es una conducta que podemos sentir ante el peligro real, pero cuando se trata de un peligro imaginario, hay que seguir paso a paso superando nuestros miedos, con prudencia, pero sin dejar de lado nuestro objetivo.

Cometeremos errores pero no debemos tener miedo a esos errores, simplemente, es cuestión de tomar esa enseñanza que nos aporta cada error e incorporarla a nuestra vida.

5. No se comparan con otros

La gente que vibra y es positiva, sabe que cada persona es distinta y evoluciona en su vida de forma diferente, por lo tanto, nunca se compara con los demás.

Una persona que vibra confía en sus habilidades y conoce sus defectos, no se centra en lo que hacen los demás, no los critica ni los evalúa, simplemente se focaliza en cómo mejorar su propia vida y ser cada día mejor.

Amigos tumbados disfrutando

Cómo alejarte de gente que no vibra

Estudia cómo eres

Ante las situaciones de la vida ¿Cómo piensas que actúas? ¿De forma positiva o negativa?

Si constatas que la energía negativa o los pensamientos negativos, invaden la mayor parte de las situaciones de tu vida y de tus relaciones con otras personas, es hora de trabajar duro en ti mismo. Cuando tú cambies, atraerás a gente positiva y vibrante a tu vida.

Evalúa a tus compañeros de camino en la vida

Es necesario observar cómo son nuestros compañeros de camino en la vida: contactos en el trabajo, amigos, contactos casuales, parejas, etc. ¿Son positivos o negativos?

Aléjate de las personas que son negativas frente a la vida y ten en cuenta aquellos que te transmiten energía positiva, alegría, magia, aquellos que te hacen vibrar de emoción, de amor, de pasión.

tres amigos

Aléjate de situaciones en las que te encuentras a personas tóxicas

A veces en situaciones casuales del día a día, encontramos a personas que son tóxicas, por lo que es necesario identificar esas situaciones y evitarlas, para evitar el contacto con gente que no vibra, que se apaga.

¡Vibra!

Vibra, siempre, no dejes que nadie te empuje, empújate hacia lo que deseas, hacia tus sueños, no importa el miedo, no importan las opiniones de los demás. Rodéate de gente que vibra.

Muévete, canta, baila, corre, despliega tus alas, haz lo que te apasiona, abraza a la gente que te gusta, a la que te amas, deja que la lluvia empape tu cara y que la luz de la luna te arrope, que la luz del sol invada tus venas y que las nubes te cobijen bajo su sombra.

“Me gusta la gente que vibra, que no hay que empujarla, que no hay que decirle que haga las cosas sino que sabe lo que hay que hacer y que lo hace. La gente que cultiva sus sueños hasta que esos sueños se apoderan de su propia realidad.”

-Mario Benedetti-