Mi pareja no me valora

5 diciembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Marián Carrero Puerto
Mi pareja no me valora. Se trata de una sensación que puede resultar muy dolorosa. Pero, ¿qué podemos hacer? Hablamos sobre ello.

En nuestro día a día, son muchas las ocasiones y parejas en las que podemos escuchar la siguiente frase: «mi pareja no me valora». Entonces, si mi pareja no me valora lo suficiente o como me merezco, ¿vale la pena seguir adelante? Está claro que no. Si mi pareja no me valora, lo más normal es que no quiera seguir con la relación, hasta el punto de querer darla por acabada.

Pero, ¿cómo saber que mi pareja no me valora? Traemos buenas noticias. A lo largo del artículo, comentamos algunas señales que nos pueden indicar si estamos siendo valorados por nuestras respectivas parejas o, si por el contrario, no lo estamos siendo. Además, hablaremos de cómo podemos dejar de sentirnos infravalorados en nuestra relación.

«Quédate con un amor que te dé respuestas y no problemas. Seguridad y no temor. Confianza y no más dudas».

-Paulo Coelho-

Mujer sufriendo por falta de amor

Cuando mi pareja no me valora

Partimos de la base de que,para que una relación funcione tiene que haber reciprocidad entre ambos; es decir, una relación es sana cuando, además de dar al otro, recibimos del otro. Sin embargo, en ocasiones esto no sucede y tenemos la sensación de no estar siendo valorados por la otra persona.

Existen algunas señales que podrían darnos una pista para saber si nuestra pareja nos valora:

  • No hay elogios. Probablemente tendrá más quejas hacia ti y hacia las cosas que hagas que elogios o piropos hacia ti.
  • No hay momentos especiales. No es buena señal que la rutina se convierta en lo habitual de la relación. ¿Se olvida de fechas señaladas? ¿Cuándo fue la última vez que organizó algo diferente para los dos?
  • No nos presta atención. El móvil, el ordenador, la televisión o cualquier otra cosa son más interesantes que interactuar con nosotros. Prefieren una pantalla a pasar un rato en pareja, conversando, haciendo alguna actividad juntos… Es como si cualquier cosa fuese mejor que prestarnos atención.
  • No hay comunicación. En ocasiones, no fluye la comunicación entre los miembros de la pareja y se termina por comunicar lo menos posible.
  • No hay apoyo. A veces se nos presentan situaciones difíciles en las que tener un apoyocercano es más que suficiente para sentirnos aliviados; sin embargo, en esos momentos en los que necesitamos el apoyo de nuestra pareja, ella, simplemente, no está ahí.

«Hay quien tiene el deseo de amar, pero no la capacidad de amar».

-Giovanni Papini-

¿Qué puedo hacer si mi pareja no me valora?

Está claro que, cuando estamos enamorados, lo último que queremos pensar es en terminar con nuestra relación de pareja. Sin embargo, es posible que hayamos detectado algunas de las señales que hemos comentado antes. Si esto sucede, ¿qué podemos hacer?

Lo primordial es comunicarlo con la pareja. No podemos esperar a que el otro se dé cuenta siempre de cómo nos sentimos. De nada vale sentir que mi pareja no me valora si la otra persona no lo sabe. Si existe comunicación y se conoce la situación se puede actuar. Expresar nuestras necesidades es clave para mejorar la relación.

Pareja hablando para representar la comunicación en la pareja

En una relación de pareja no caben las suposiciones. Eso solo trae malos entendidos. Tenemos que hablar de las incertidumbres que nos puedan surgir. Conocer el punto de vista de la otra persona.

Quizás, hemos podido pensar que no se nos valora y en realidad ha sido algo puntual. Se trata de encontrar un punto de unión entre los dos. Solo desde la comunicación y la confianza mutua se pueden hacer cambios de peso.

Hoy os dejamos con un texto de Khalil Gibran, un poeta, pintor, novelista y ensayista libanés, en el que refleja cómo una relación de pareja no es solo una atracción física, sino una unión de mentes y almas. Lo expresa de la siguiente manera:

 “Que haya espacios en vuestra comunión, y que los vientos del cielo dancen entre vosotros.Amaos uno al otro, pero no hagáis del amor una traba: Llenaos las copas el uno al otro, pero no bebáis en una sola copa. Bailad y cantad juntos y sed alegres; pero permitid que cada uno pueda estar solo, al igual que las cuerdas del laúd están separadas y, no obstante, vibran con la misma armonía”.

Becerril, D. (2001). Relaciones de pareja. Revista de educación325, 49-56.