Mujeres en la India: una revolución en toda regla

Sonia Budner · 30 marzo, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González el 30 marzo, 2019
Hay una revolución silenciosa en la India, donde mujeres del entorno rural han encontrado la manera de romper con los estereotipos y los estigmas que supone el arraigado tabú de la menstruación femenina en su cultura.

Hoy queremos hablar sobre otro magnífico documental que Netflix ha estrenado recientemente. Una revolución en toda regla nos habla de las costumbres, los estereotipos, los estigmas y los tabúes que todavía rodean hoy la vida de las mujeres en la India.

Y esta vez lo hace alrededor de un tabú en la India contra el que muchos movimientos están luchando ya. La menstruación femenina. Algo que en occidente se vive ya de forma normalizada resulta ser una de las principales barreras de las mujeres en la India, en modos que para nosotros nos resultan inconcebibles.

Algo tan básico de la naturaleza femenina y que ha sido ocultado, denigrado y demonizado durante siglos. La buena noticia es que, en la India, un grupo de mujeres han encontrado una forma de estar y avanzar en el mundo en base a algo tan intrínsecamente femenino como la menstruación. Vamos a verlo.

Una lucha silenciosa

El documental está rodado en un área rural de Hapur, en la India, cercano a Delhi. Sin duda la revolución de la mujer en India es ya un hecho. Pero las zonas rurales hasta ahora siguen ancladas en un pasado y en unas tradiciones que las hacen esclavas de su pasado, mientras que continúan condenando a las mujeres a la vida doméstica, los matrimonios infantiles concertados, el abandono de sus estudios y el rol de madres sin más oportunidades.

Desde hace muy poco tiempo, las mujeres de una pequeña comunidad en Hapur han comenzado una revolución silenciosa contra el estigma más profundamente arraigado en su cultura. La menstruación en la cultura india es un tabú para hombres y mujeres sobre el que las propias mujeres han decidido poner los cimientos de su despertar.

Las compresas sanitarias es un elemento que se ha incorporado recientemente al mercado en India. Aunque solo se encuentran en los comercios de las grandes ciudades, las compresas sanitarias son prácticamente inaccesibles para la mayoría de las mujeres por su elevado precio. Ahora, el proyecto Pad ha convertido una antigua casa semi abandonada en Hapur en una fábrica donde un numeroso grupo de mujeres de todas las edades fabrican sus propias compresas, que además venden en los comercios.

Han creado de esta manera una forma de solucionar un problema que en muchos casos suponía un obstáculo para alcanzar sus metas. Estas mujeres han construido una cooperativa donde las mujeres obtienen retribución económica por su trabajo, para muchas de ellas por primera vez en su vida.

La menstruación y el abandono de los estudios

El primer y probablemente más grave problema que supone el estigma de la menstruación para las mujeres en la India es que existe aún costumbre de abandonar el colegio y los estudio con la aparición de la primera menstruación.

Esto, es en realidad es una tradición antiquísima que marca el punto en que las mujeres comienzan su periodo de fertilidad. Por lo tanto, deben abandonar todo lo demás para dedicarse al matrimonio y los hijos. Tener la regla en la India todavía se considera una forma de vergüenza y de desgracia que les impide la entrada en los templos de oración por considerarse en estado impuro. Esto ocurre incluso en los templos que están consagrados a divinidades femeninas. Así de absurdo es todavía el estigma.

A pesar de que muchas mujeres en la India empiezan a encontrar en su educación la forma de huir de los matrimonios prematuros, muchas se ven forzadas a abandonar la escuela por decisión propia a causa de la menstruación. No disponen de lugares adecuados para cambiarse y todas ellas utilizan trapos o paños que son enterrados una vez usados: algo que no pueden realizar en el colegio de manera cómoda ni segura.

Mujeres juntas fabricando compresas

El proyecto Pad y las mujeres en la India

Fue inicialmente en la ciudad de Los Ángeles que el proyecto Pad se contemplaba por primera vez. Esta organización sin ánimo de lucro recaudó los fondos necesarios para la primera máquina de fabricación de compresas 99% biodegradables que las mujeres de cooperativa de Hapur pusieron en marcha.

El empoderamiento económico que ha supuesto a estas mujeres el hecho de aportar ingresos económicos a sus familias y a sus propias vidas ha derivado en dos efectos secundarios notables: ganarse el respeto de los hombres de la comunidad y costear los estudios de las más jóvenes.

Su marca de compresas lleva el nombre de Fly (volar). Un nombre que eligieron simbólicamente porque quieren que el propósito final de su proyecto y su trabajo en equipo sea el permitir que las mujeres en la India, por fin, abran sus propias alas para volar.

Superando la ignorancia

El estigma de la menstruación en la India tiene mucho de ignorancia. El documental nos muestra muchachos jóvenes de Hapur que no saben qué es la menstruación. Algunos piensan que es una enfermedad que ataca más a las mujeres que los hombres.

Para muchos de los hombres de la zona, este proyecto ha supuesto el poder deshacerse también de su propia ignorancia ante la naturaleza femenina y el acercamiento de los dos mundos: el femenino y el masculino. Las mujeres del proyecto Pad esperan poder eliminar por completo el estigma que rodea a la menstruación femenina.

Nos llama la atención como un proyecto tan simple, tan accesible, está siendo capaz de dar a luz a toda una revolución pacífica y tremendamente esperanzadora contra la ignorancia y los estereotipos sostenidos durante siglos.