Neurogaming: jugar con el cerebro

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 29 octubre, 2018
Guillermo Bisbal · 30 octubre, 2018
El neurogaming será la próxima revolución del ocio electrónico, pero también ayudará al diagnóstico y los tratamientos de algunos trastornos mentales, como el estrés postraumático o el déficit de atención.

El neurogaming es una nueva forma de jugar videojuegos que implica el uso de ondas cerebrales para accionar comandos dentro del juego. Esta nueva técnica es el resultado de los últimos avances en juegos de vídeo y neurociencia.

Algunos expertos están convencidos que la próxima revolución tecnológica de los videojuegos será gracias a la neurología. Sin embargo, la neurociencia también se puede beneficiar del ocio digital, ya que puede servir para diagnosticar y tratar algunos trastornos psicológicos.

Actualmente existen varios videojuegos que aplican el neurogaming con el objetivo de usarlo en el sector de la salud mental, a pesar de que todavía es una tecnología incipiente. No obstante, este avance ha generado muchas expectativas tanto en el sector del ocio electrónico como en el de la neurociencia.

¿Cómo funciona el neurogaming?

El neurogaming se basa principalmente en la tecnología IND (Interfaz Neuronal Directa). Que consiste en la captación de las ondas cerebrales mediante un conjunto de voltímetros muy sensibles colocados sobre el cráneo para luego ser procesados e interpretados por un ordenador. En otras palabras, permite que una persona interactúe con un programa de ordenador a través del pensamiento.

Cuando se piensa o se imagina algo, el cerebro emite ciertas ondas cerebrales que se pueden medir y transmitir a un programa informático. Por ejemplo, dependiendo del ordenador, se puede diferenciar el nivel de concentración de una persona. Estos datos son procesados y pueden ser utilizados para reproducir un movimiento o acción en un videojuego.

Hombre con dispositivo para medir su actividad cerebral que representa el Neurogaming

La tecnología que hace posible el neurogaming toma en cuenta que cada cerebro es distinto. Por lo que lo primero que hace esta tecnología es aprender cómo reacciona el cerebro de cada persona. De esta manera, el ordenador puede interpretar de manera más fidedigna las ondas cerebrales. Esto permite que se adapte a cada caso en particular.

La Interfaz Neural Directa aplicada al neurogaming permite que una persona pueda jugar un videojuego sin disponer de controles físicos. Solo basta con el casco y con que el jugador fije su mirada en la imagen para poder ejecutar ciertos comandos dentro del juego.

Limitaciones del neurogaming

Aunque la tecnología que hace posible el neurogaming es bastante asequible, está aún en estudio. Esto es porque esta tecnología tiene aplicaciones muy generales que no están pensadas para ser aplicadas exclusivamente a los videojuegos. Para muchos investigadores es cuestión de tiempo que se desarrolle una tecnología más especializada a los videojuegos.

Por otro parte, la tecnología existente actualmente solo puede leer una cantidad muy limitada de patrones mentales. Además, los ordenadores y máquinas que captan e interpretan las ondas cerebrales aún tardan demasiado tiempo. Por lo que, para hacer una experiencia compleja y verdaderamente entretenida, la tecnología del neurogaming debe aumentar su velocidad y la cantidad de comandos que puede leer.

Quienes están desarrollando esta tecnología consideran que en un futuro no muy lejano el neurogaming utilizará no solo una amplia variedad de ondas cerebrales, sino también factores fisiológicos (la frecuencia cardíaca, las expresiones faciales, el movimiento de las pupilas…).

Cerebro con datos

Aplicaciones en diagnósticos y tratamientos psicológicos

Según el investigador Matias Palva, del Centro de Neurociencia en Viiki (Finlandia), el neurogaming puede generar tres aportes a la neurociencia y a la psicología:

  • Entrenar el cerebro para que sea sano durante más tiempo. Esto es gracias a que el cerebro que juegue a esta clase de videojuegos estará en constante entrenamiento.
  • Diagnosticar algunos trastornos mentales. Dependiendo del rendimiento de los jugadores se pueden obtener algunas señales que apunten a un posible deterioro mental o cognitivo.
  • Tratar los trastornos mentales diagnosticados. En un futuro el Neurogaming puede aplicarse para tratar dificultades neurológicas, como el Alzheimer o la esquizofrenia. También se podrá utilizar para controlar las emociones negativas o el insomnio.

Un videojuego ya desarrollado que emplea el neurogaming es Throw Trucks with your Mind (Lanza camiones con tu mente). El cual es utilizado para tratar el trastorno de déficit de atención, invitando a los jugadores a ralentizar o acelerar sus ondas cerebrales para controlar un camión en el aire. Otro videojuego es NeuroRacer, que tiene como objetivo medir y reparar deterioros neurales relacionados con el envejecimiento. Una apuesta realmente interesante.

  • Crespo Pereira, V. (2015). Neurogaming: El papel de la neurociencia en la industria del videojuego. Ponencia presentada en la Conferencia Internacional sobre Cine, Arte, Tecnología e Comunicación en Avanca, Portugal.