¿Cómo nos convertimos en seres sociales? - La Mente es Maravillosa

¿Cómo nos convertimos en seres sociales?

Beatriz Caballero 23 febrero, 2018 en Psicología social 0 compartidos

Somos seres sociales, criaturas destinadas a vivir en sociedad. Nuestra vida consiste en encontrar nuestro sitio dentro de la comunidad de seres humanos. Nada más nacer, alguien interactúa con nosotros; nos cuida, nos alimenta, y en el mejor de los casos se establece un fuerte vínculo a través del contacto piel con piel.

Los seres humanos somos seres sociales por naturaleza y necesitamos el contacto con otros mamíferos. En las últimas décadas se ha comprobado que cuando estamos bloqueados y este bloqueo es tan fuerte que nos impide relacionarnos con otras personas, las relaciones con otros mamíferos pueden ayudarnos a estar mejor con nosotros mismos.

Todos los mamíferos, incluidos nosotros, los seres humanos, se agrupan para sobrevivir: aparearse, criar, defenderse, alimentarse… Así, suele cumplirse que cuanto mejor sintonizado está el sistema nervioso autónomo de cada individuo, mejor es la relación con el resto de los miembros de nuestra familia, tribu, vecindario, grupo…

Ser seres sociales

Las emociones (emovere; ‘moverse’ en latín) orientan y dan forma a todo lo que hacemos. Darwin describió la organización común de todos los mamíferos, incluyendo a los seres humanos en los cuales observó algunos signos físicos de la emoción animal como por ejemplo los celos.

Podemos afirmar que los humanos somos seres sociales porque somos sensibles a los sutiles cambios emocionales que se producen en las personas que nos rodean. Desde un ligero cambio en la tensión de una ceja, hasta una curvatura diferente en los labios nos pueden indicar valiosa información sobre el estado de los demás. Además, se trata de un tipo de información que no procesamos de manera separada, sino como un todo.

Amigas

Nuestro cuerpo transmite mensajes a los demás seres sociales como si se tratasen de pistas de un juego relacional. Por otro lado, nuestro cerebro está programado para funcionar como miembros de un grupo social.

El cerebro social

Aspectos característicos del ser humano, como la empatía, la imitación, la sincronía o el desarrollo del lenguaje son explicados en buena medida por nuestro “wifi neuronal”, es decir, por las nuestras neuronas espejo. Gracias a ellas podemos captar el movimiento, el estado emocional y las intenciones de otra persona.

Stephen Porges (1994) introdujo la teoría polivagal basada en los descubrimientos de Darwin. La teoría polivagal (sobre el nervio vago) nos permite comprender la biología de la seguridad y el peligro en las personas. Como somos seres sociales, existe una interrelación entre las experiencias viscerales del cuerpo y la expresión (verbal y corporal) de las personas que nos rodean.

La teoría de Porges nos explica cómo los recién nacidos comienzan el proceso de convertirse en seres sociales a través de la regulación natural que ejercen los cuidadores primarios. Día a día, cada arrullo, cada sonrisa, cada mimo, estimula el crecimiento de la sincronicidad de su CVV (Complejo Vagal Central) con su entorno. El CVV controla la succión, la deglución, la expresión facial y los sonidos de la laringe, funciones que al ser estimuladas van acompañadas de sensaciones de placer, conexión y seguridad.

El apoyo social y su función protectora

El apoyo social no significa simplemente estar rodeados de personas. Cuando tenemos que responder a situaciones de peligro o desastres, el apoyo social es la protección más potente contra el estrés y el trauma que pueden anular a las personas.

La clave del apoyo social es la reciprocidad, es decir, ser escuchado y visto, sentir el apoyo en la mente y en el corazón por parte de alguien es la mejor receta y además el mejor incentivo para que nosotros devolvamos este mismo apoyo. Para calmarnos, curarnos y crecer necesitamos la sensación visceral de seguridad, que suele sentirse desde que nacemos y estamos en brazos de alguien que nos quiere y nos cuida incondicionalmente.

Pareja abrazada

A los niños les cautivan los rostros y las voces, son muy sensibles a la expresión no verbal (rostro, postura, tono de voz, cambios fisiológicos, acción incipiente…). John Bowlby observó esta capacidad innata como producto de la evolución, que resulta esencial para la supervivencia de estas indefensas criaturas. La mayoría de los progenitories se relacionan con los bebés de un modo tan instintivo y espontáneo que no son conscientes de cómo se produce la sintonización entre ellos.

Así, como seres sociales que somos, el proceso de socialización marca nuestra calidad de vida. Ser capaces de sentirnos seguros con otras personas es uno de los mejores protectores para nuestra salud mental.

Beatriz Caballero

Apasionada por el tratado del alma o estudio de la actividad mental, también llamado Psicología

Ver perfil »
Te puede gustar