¿Nos gustan los chicos malos?

7 noviembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Elena Sanz
La elección de la persona con quien compartir nuestra vida es una de las más importantes. ¿Por qué, entonces, escogeríamos a quienes nos dañan?. A continuación te lo contamos.

Existe la creencia extendida de que a las mujeres les atraen más los «chicos malos», aquellos que con frecuencia terminan impregnando la relación de sufrimiento. Esta elección tan aparentemente contradictoria tiene unas bases sólidas que justifican su existencia. No obstante, no se presenta en todas las mujeres ni en todas las etapas vitales.

Son aquellas más jóvenes y con más heridas emocionales las que tienden a sentir preferencia por este tipo de hombres. ¿Qué se encuentras detrás de tan desafortunada decisión?. En este artículo te contamos las claves para que puedas tomar conciencia y actuar.

¿Quienes son los chicos malos?

«Chicos malos» es la expresión que coloquialmente utilizamos a designar a un tipo concreto de hombres, con unas características comunes. Suelen ser personas con rasgos ególatras, egoístas y narcisistas. La admiración que sienten por si mismos es desbordante, muchas veces en detrimento del respeto a los demás. Son individuos incapaces de empatizar a los que solo les preocupan sus propias necesidades.

Tienden a ser dominantes, autoritarios y déspotas. Son contadas las ocasiones en las que reconocerán sus errores y pedirán disculpas y, generalmente, lo harán buscando algún beneficio secundario. La falta de consideración hacia los sentimientos de su pareja suelen ser una constantes, para los «chicos malos» solo importa su propio bienestar.

Visto desde una perspectiva objetiva, ninguna mujer querría a su lado a una persona con estas cualidades. ¿Qué ocurre entonces?. ¿Por qué son tantas las chicas que se ven envueltas en relaciones dañinas con este tipo de hombres?.

¿Por qué a las mujeres les atraen los chicos malos?

Instinto

Varias investigaciones han constatado que la biología juega un papel relevante en la elección de pareja. Diversos estudios encontraron que, efectivamente, las mujeres se sienten más atraídas por hombres extrovertidos, inestables y con tendencias narcisistas. 

La clave parece residir en un instinto primario: la necesidad de protección. En su búsqueda inconsciente por hallar la seguridad las mujeres se sienten atraídas por hombres seguros, con carácter y dotes de liderazgo. Aquellos que parecen saber defenderse bien ante la vida.

No obstante, las relaciones que involucran a esta clase de individuos suelen ser inestables y pasiones. En otras palabras, los «chicos malos» parecen tener éxito únicamente en el corto plazo. A la hora de establecer vínculos duraderos, las mujeres sin problemas psicológicos terminan escogiendo compañeros bien diferentes.

Pareja mirándose

Complejo de salvadora

Muchas mujeres se encuentran implicadas en relaciones que les causan dolor debido a que acarrean un complejo de salvadora. Escogen (sin ser conscientes) a hombres con una pésima gestión emocional, hombres que huyen del compromiso, que son desconsiderados e incluso agresivos. En definitiva, hombres que necesitan corrección.

Se convencen de que con su amor y su apoyo ellos cambiarán y enderezarán su camino. Emprenden entonces una escalada de sacrificios en que la mujer se olvida de sí misma por satisfacer las necesidades y exigencias de su compañero. A pesar del sufrimiento mantienen la fe y la esperanza de que, algún día, todo su esfuerzo servirá para algo.

En realidad este estilo de vinculación esconde una incapacidad para enfrentar sus propias heridas emocionales. Prefieren invertir su energía en solucionar la vida del otro que en sanar sus propio interior. La ayuda desmedida que le proporciono al otro es la misma que, desesperadamente, necesito de mi misma.

Hombres eductor representando chicos malos

Baja autoestima

Una autoestima dañada también puede ser la causa de esta inconveniente elección de pareja. Nuestras relaciones son un reflejo de la relación que mantenemos con nosotros mismos. Por tanto, si no me quiero, no me respeto y no me considero digna de amor esto se verá reflejado en mi pareja. Escogeré a un hombre que, igualmente, no me respete, no me tenga en cuenta y no aprecie mi valor.

Afortunadamente a medida que avanzan en edad las mujeres tienden a escoger cada vez con menor frecuencia a este tipo de hombres. Muchas de ellas, tras sufrirlos en relaciones pasadas encuentran el coraje para obtener ayuda psicológica y romper el ciclo. Otras simplemente maduran y aclaran sus prioridades, comprendiendo qué tipo de persona desean a su lado.

En cualquier caso es necesario estar conscientes de las elecciones que hacemos y qué nos mueve a ellas. Si siempre escoges «chicos malos» que terminan por dañarte, revisa tu propio interior. Esta elección te está mostrando algo importante en ti misma que necesita sanar. 

  • Buss, D. M., & Schmitt, D. P. (1993). Sexual strategies theory: an evolutionary perspective on human mating. Psychological review100(2), 204.
  • Mosquera, D. (2008). Personalidades narcisistas y personalidades con rasgos narcisistas. Revista Persona8(2).