¿Nos gustan los chicos malos?

Cristina Pérez · 12 marzo, 2013

¿Por qué nos gustan los chicos malos? Es la pregunta que muchas mujeres se hacen, sobre todo cuando tienen problemas de pareja por haber escogido a quien no les convenía. Y es que veces, aunque se sepa que es posible que la relación vaya mal, la atracción es mayor que la razón.

Sin embargo, la predicción de que nos gustan los chicos malos se cumple más en la adolescencia. Solo tenemos que ver en los colegios, los chicos más exitosos y que más ligan suelen ser los líderes, y suelen presentar rasgos de egoísmo y narcisismo.

Los estudios científicos lo confirman: nos resultan más atractivos los chicos malos

Pareja mirándose

Peter Jonason, de la universidad de Nuevo México (EEUU), dirigió un grupo de científicos para hacer el estudio entre 200 estudiantes. Los resultados confirmaron que los alumnos con más éxito entre las féminas, eran los más extrovertidos, inestables, con toques narcisistas, incluso un poco desagradables.

David Schmitt, de la universidad de Bradley hizo un segundo estudio, con 35.000 personas de 57 países, con el mismo resultado. Los hombres catalogados como los más atractivos eran los menos buenos, los que tenían más defectos en la personalidad.

Por su parte, el psicólogo Gayle Brewer, de la universidad de Lancashire, también aportó su conocimiento a este estudio. Afirmó que los “malos” atren a las féminas como relaciones inestables y pasionales.

Pero este éxito es a corto plazo, al final, para relaciones duraderas y estables, las mujeres sin problemas psicológicos, acaban escogiendo a los buenos.

Tiene una explicación psicológica

Desde el punto de vista psicológico, se podría explicar la razón por la que nos gustan los chicos malos. El instinto inconsciente de la mujer busca protección, por ello, se fija en hombres fuertes, con carácter, egoístas, aventureros, seguros, con don de liderazgo, incluso un poco desagradables.

Hombres eductor representando chicos malos

Los “malos” tienen todas las papeletas para hacerle ver al instinto de una fémina que es un gran protector y que se sabe defender bien ante la vida. El deseo de estar protegida se lleva por dentro, incluso sin ser conscientes.

También el deseo de “calmar a la fiera” y de cambiarle es un gran reto para la mujer. Hace poco una chica me preguntó: ¿Qué me pasa?, ¿Soy masoca? Siempre acaba fijándose en hombres que no le convienen. Se deja llevar por los instintos y no desarrolla mucho la razón, aunque a veces no se trata de algo tan sencillo.

La falta de autoestima también puede desencadenar que alguien se fije en quien no le trata bien, porque en su interior tiene grabado “esto es lo que me merezco”. Pero también puede hacerlo la emoción de lo prohibido, la atracción de lo oscuro o el hecho de conseguir que aquel que centra todas las miradas se fije en una.

“Y entonces se enamoró, de la única forma en que las mujeres inteligentes pueden enamorarse… Sí, así como una “idiota”; aunque él nunca fue capaz de entender todos los poemas que le leía para explicar su amor…”
-Angeles Mastretta-

Con la edad cambian las demandas

Conforme se van cumpliendo años, las mujeres tienen unas demandas muy diferentes, se vuelven más exigentes y valoran mucho más el interior y los buenos sentimientos. Muchas cambian porque ya lo han pasado mal y han aprendido de los errores, otras porque se valoran más y buscan a alguien que no les traiga problemas.

Con la edad, la razón tiene más fuerza que el instinto. Como en todo, nunca se puede generalizar ya que hay mujeres de todo tipo y cada una es un mundo. ¿Y tú qué opinas?, ¿nos gustan los chicos malos?