Núcleo lenticular, el centro de la motivación y el aprendizaje

4 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga María Alejandra Castro Arbeláez
El núcleo lenticular trabaja de manera conjunta con otras estructuras de los ganglios basales. Sus conexiones tienen mucho que ver con que adquiramos y mejoremos habilidades.

Nuestro sistema nervioso está lleno de curiosidades. El núcleo lenticular es una de ellas. Se trata de una estructura cerebral subcortical que entre otras misiones cumple la de ser el artesano de la motivación y el aprendizaje. Por otro lado, cuando hablamos del núcleo lenticular, no hacemos referencia una estructura específica, sino más bien a un conjunto de ellas.

Continúa leyendo este artículo, te mostraremos las partes, características, y funciones asociadas a este núcleo. Además, te mostraremos las alteraciones más comunes y sus consecuencias. Finalmente, introduciremos también algunos datos curiosos. ¡Comencemos!

Cerebro

¿Cuáles son las partes del núcleo lenticular?

Debe su nombre a su forma de lente. Se encuentra debajo de la ínsula, y está conformado por tres segmentos que se dividen principalmente en dos estructuras, según el libro Neurociencias. La exploración del cerebro escrito por: Bears, Connors y Paradiso»:

  • Putamen. Su forma es circular. Es el más externo de los núcleos. Está conectado con la sustancia negra, y el globo pálido, lo cual facilita la conducción de información entre los ganglios basales, el córtex cerebral y el tálamo.
  • Globo pálido. También se le conoce como paleostriado. Se divide en dos partes: externa o lateral e interna o medial. Recibe información del cuerpo estriado y proyecta al tálamo, y a la corteza cerebral a través de este. Cuenta con segmentos internos y externos.

Entonces, podemos decir que el núcleo lenticular es la unión de dos estructuras. Ahora bien, está conformado por materia gris, es cuneiforme y está pegado a las cápsulas interna y externa. En él están presentes, sobre todo, los neurotransmisores GABA, y acetilcolina, junto al péptido encefalina.

Ahora bien, además del núcleo lenticular, ¿cuáles son las otras partes de los ganglios basales?

  • Cuerpo estriado.
  • Sustancia negra.
  • Núcleo caudado.
  • Núcleo accumbens.
  • Núcleo subtalámico.

Estos ganglios son un conjunto de núcleos interconectados que se sitúan en torno al sistema límbico y tercer ventrículo. Sus funciones están asociadas a la planificación, integración, control de movimiento, aprendizaje y motivación. Recordemos que, aunque haya divisiones anatómicas el cada parte del cerebro, no participa en una única función.

Funciones del núcleo lenticular

Sus funciones son variadas. Hacemos hincapié en las principales:

  • Motivación. Integra la información, permitiendo que se vinculen conocimientos y estímulos. ¡Increíble!, ¿verdad?
  • Aprendizaje. Se relaciona sobre todo con el aprendizaje procedimental. Además, intervine en el proceso de categorización, por lo cual facilita la organización de la información. Entonces, participa en la adquisición y mejora de nuestras habilidades.
  • Movimientos. Tiene que ver con la automatización de movimientos, ya que interviene en diferentes procesos, como la habituación. Además, participa en el mantenimiento de la postura y en la coordinación del movimiento. Por otro lado, el putamen se relaciona con el movimiento de los músculos de la cara y extremidades.

Para ejecutar estas funciones, el núcleo lenticular establece conexiones con la corteza cerebral y con los núcleos talámicos. Esta comunicación se puede dar de forma bidireccional.

Mujer motivada

Trastornos asociados al núcleo lenticular

Este núcleo se puede asociar a demencias subcorticales. Por ejemplo, aquellas producidas por la Enfermedad de Parkinson y la Corea de Huntington, asociadas con la incapacidad o dificultad para coordinar y realizar movimientos, bien sea o no en reposo, acompañadas de un déficit en las funciones ejecutivas y la memoria.

También se asocia con trastornos de tipo psicomotriz. Por ejemplo, la Enfermedad de Parkinson, ya que se ven afectados los ganglios basales. Además, en otros trastornos del movimiento, como la ataxia, el síndrome de Gilles de la Tourette y otros tics.

Por otro lado, este núcleo puede llegar a verse implicado en algunos trastornos mentales. Se relaciona con el trastorno obsesivo compulsivo, ya que tanto el núcleo caudado como el putamen están hiperactivados. Además, en el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad también parece influir un funcionamiento anormal del núcleo lenticular, pues interfiere en la motivación, el aprendizaje y favorece la aparición de tics.

En suma, el núcleo lenticular es esencial para nuestro organismo. Hemos visto que está implicado en funciones muy distintas, como la motora o la gestión de la atención. Además, nos ayuda a ser más organizados y estructurados con la información; de este modo, potencia nuestro aprendizaje. Ahora bien, sus alteraciones pueden atacar directamente a nuestro bienestar, y con ello a nuestra calidad de vida.

Bear, M. F. Connors, B. W., PAradiso, M.A. Nuin, X.U., Guillén, X.V & Sol Jaquotor, M.J. (2008). Neurociencias la exploración del cerebro. Wolters Kluwer/Lippicott Williams & Wikins. Kandel, E. R., Schwartz, J. H., & Jessel, T.M. (2001). Principios de neurociencia. Madrid: McGrawHill Interamericana.