Personas que responden como Sheldon - La Mente es Maravillosa

Personas que responden como Sheldon

Raquel Aldana 9 marzo, 2016 en Psicología 666 compartidos

Las series, películas o novelas suelen ofrecernos personajes caricaturizados, ya que de alguna manera los guionistas buscan la consistencia en el perfil que pretenden dibujar antes que la incoherencia o las contradicciones. Big Bang Theory, una de las series con más éxito de los últimos años, es un buen ejemplo de esta manera de guionizar.

En ella podemos ver a varios personajes entrañables -Leonard, Sheldon, Rash, Howard, Penny, etc.- que con su forma de ver el mundo hacen las delicias del espectador. Lo consiguen gracias a que de alguna manera tienen la obligación de relacionarse, ya que lo que les une es más fuerte de lo que les separa.

Uno de los personajes más queridos es Sheldon. Detrás de este joven, de tez paliducha y cara de niño, se esconde una manera de interpretar el mundo sincera, racional, egoísta y ególatra. Una forma de pensar y comportarse que, si bien es muy complicado que reconozcamos por completo en alguien de nuestro entorno, no es tan difícil que identifiquemos en una situación concreta.

En muchos de los capítulos de la serie podemos apreciar cómo los personajes tienen que tomar decisiones importantes cuando les ocurren acontecimientos relevantes. Por ejemplo, en uno de los últimos, uno de los amigos de Sheldon le comunica que va a ser padre.

Por supuesto, como en muchas otras ocasiones, la reacción de Sheldon es consistente y no tiene pérdida: en vez de darle la enhorabuena a su amigo, manifiesta su tristeza porque entiende que una responsabilidad así hará que su amigo pase menos tiempo con el grupo.

Sheldon

Personas que no dejan de ser su punto de referencia

Puede parecernos algo irreal, pero seguro que en tu entorno conoces a varias personas a las que les resulta muy complicado dejar de ver el mundo desde su perspectiva. Personas a las que cuando les comunicas una noticia, como a Sheldon, lo primero que piensan es en cómo les va a afectar a ellos.

Quizá no lo manifiesten tan abiertamente como nuestro querido personaje, pero tú lo notas debajo de la capa de maquillaje y disimulo. Pueden darte la enhorabuena, pero en su cara puedes ver una expresión de pena a la que van a dar paso con palabras lo antes que puedan.

Personas que son muy torpes escuchando porque tienen que hacer un gran esfuerzo para salir de sí mismas. Para desviar su atención de los problemas que les afectan a ellos para pensar en los que les afectan a los demás. Para ellas no es sencillo acercarse hasta el hilo que el otro les tiende y engancharlo de alguna manera con el suyo, abstrayéndose por unos instantes de ellos mismos.

Personas subidas a escaleras mirando hacia arriba

Además, les cuesta no porque no le pongan interés, sino porque intentan darte respuesta a aquello que les planteas desde la perspectiva de lo que ellos harían en tu lugar. El problema es que no son ellos, eres tú, con tus ilusiones, miedos, expectativas, cargas o problemas.

Además, igual que le ocurre a Sheldon (dejando al lado el síndrome que se quiere representar), son personas que tratan de salvar su incapacidad emocional desde la habilidad cognitiva. Su respuesta manifiesta no es natural, sino una síntesis entre cómo se sienten y la respuesta que son capaces de darle a “¿qué debería sentir o expresar en este momento?”. Así, no les sale una cosa ni la otra y sus gestos son tan duditativos que desconciertan al interlocutor.

Manos enlazadas en tono sepia

¿Podemos ayudar a las personas que responden como Sheldon?

Sí, claro que podemos echarles una mano. En primer lugar entendiendo que en su forma de pensar no hay maldad y que les importamos a pesar de que les cueste sentir lo que nosotros sentimos. Puede que nunca hayan tenido un amigo o una pareja de verdad, puede que por haberlo hecho antes les hayan hecho mucho daño o simplemente que su umbral emocional se encuentre muy alto.

Puede que no sus ideas no nos sirvan mucho, o que su consuelo pueda parecer más un desconsuelo, pero si realmente les queremos echar un mano, lo mejor que podemos hacer es seguir comunicándonos emocionalmente aunque a veces nos dé la sensación de que estamos ante una especie de pared. Si les cogemos de la mano y les ayudamos a profundizar en nosotros, la posibilidad de que surja esa conexión va a ser mucho más fácil.

Si hemos seguido la serie, nos daremos cuenta de que Sheldon es muy parecido al Sheldon del principio pero también muy diferente. No ha perdido su identidad, pero gracias a los personajes más emocionales, como Penny, su forma de relacionarse con las emociones ha avanzado mucho.

Sheldon partía desde un punto muy bajo, porque ni siquiera era capaz de experimentar emociones. Las personas que nos rodean probablemente sí las conozcan, aunque solamente sea desde su punto de referencia. Son capaces de sentir emoción y saben qué son las emociones: saben que el miedo es miedo, que la alegría es alegría o que la tristeza es tristeza. Aunque sea desde su punto de referencia…

Raquel Aldana

La psicología no es solo mi profesión, es mi vida y mi pasión. Creo que comprender nuestras emociones nos ayuda a girar con el mundo y estoy convencida de que los pequeños detalles son los que marcan la diferencia.

Ver perfil »
Te puede gustar