Por qué fallar es bueno

Julia Gomez · 18 julio, 2013

Fallar es un golpe duro, dependiendo de en qué fallemos puede ser un  golpe a nuestra carrera profesional o académico e incluso un golpe económico.  A nadie le gusta fallar, parece que toda la vida nos preparamos para no evitarlo, definitivamente no es algo deseable. Ya que más allá de los golpes en la vida es un golpe a nuestro ego y puede mermar la confianza en nosotros mismos.  

Sin embargo podemos decir que nadie está exento de esta experiencia, la mayoría de nosotros hemos fallado más de una vez y a pesar de que duele y quisiéramos que no se repitiera, nunca fallar, esta experiencia es de gran importancia en nuestras vidas, fallar nunca es deseado, pero si sabemos aprender de esta experiencia puede ser enriquecedora y muy importante en nuestras vidas.

 

Algunos de los beneficios más importantes de fallar son:

Fortalecimiento

Fallar puede hacerte sentir muy mal y bajarte un poco el ánimo, sin embargo de este estado normal, puedes salir enteramente fortalecido.  Es como cuando te enfermas y tomas anticuerpos para que la próxima vez que el virus o la bacteria lleguen no te puedan atacar de la misma forma y logras vencerla.

Todo lo que aprendes incluso del dolor, es básico para que en tu siguiente experiencia todo sea diferente. Si logras salir airoso de un fracaso vas a ser capaz de salir de cualquier cosa, ya has fallado una vez y sabes que no vas a morir de dolor, incluso el miedo a fallar de nuevo, no es tan grande y puedes ser más valiente y la siguiente vez hacer más y mejores cosas.

Enseñanza

Fallar, definitivamente te enseña, hay que tener la capacidad de regresar sobre tus pasos y saber localizar loe errores, saber qué no funcionó y qué se puede mejorar.  Muchas veces para saber qué va a funcionar, tienes que saber qué no funciona  y no cometer los mismos errores. Cada vez que nos equivocamos y fallamos, estamos un paso más cerca del éxito.  También cuando fallas aprendes sobre ti mismo, tus reacciones y muchas veces te das cuenta que eres mucho más fuerte de lo que pensabas, el miedo se va y puedes volver a intentar sin ningún problema.

Motivación

Aunque no lo creas, fallar también es fuente de motivación, al fortalecerte y aprender de tus errores, te motivas a intentarlo una vez más con fortaleza y sin miedo. Te motiva a no hacerlo una vez más siendo más fuerte y más enfocado, te hace ponerte retos personales y esto incrementa notablemente la posibilidad que tienes de tener éxito.

Hay muchas historias de éxito que vienen de terribles historias de fallo, algunas de las empresas e ideas más exitosas vienen del aprendizaje, la fortaleza y la motivación. Hay que reconocer nuestros errores y ser valientes.  Lo más importante es saber que si has fallado es porque lo has intentado y eso tiene gran valor, porque muchas veces quién no ha fallado, no es porque no ha sido exitoso, sino porque hamás se ha aventurado e intentado nada en su vida,  definitivamente el mundo es de los valientes y para tener éxito hay que fallar y aprender sin dejar nunca de intentar.