¿Por qué nos manifestamos las mujeres el 8 de marzo?

Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Lorena Vara González
8 marzo, 2019
Algunas personas piensan que la discriminación hacia las mujeres en nuestro país no existe, que en pleno siglo XXI estas situación no es real. Entonces, ¿por qué nos manifestamos las mujeres el 8 de Marzo?

¿Por qué nos manifestamos las mujeres el 8 de marzo? Muchas personas se hacen esta pregunta. Algunos dicen que en pleno siglo XXI y en nuestro país la discriminación hacia las mujeres no existe o es anecdótica. También argumentan que las pretensiones feministas hacen creer que la mujer es débil y necesita más protección, aun cuando vivimos en una época en la que las mujeres no podrían estar mejor.

Por otra parte, están los que sí defienden la manifestación diciendo que aún queda mucho por hacer en cuestión de igualdad real entre el hombre y la mujer. Estos últimos hablan de la brecha salarial, de los asesinatos machistas, del techo de cristal, del miedo que sentimos las mujeres al andar solas por la calle, de la invisibilidad de la mujer en la ciencia y otros muchos temas.

Todas las opiniones son válidas, pero solo son opiniones, sin datos que las avalen. Por ello, en este artículo vamos a tratar de mirar a la realidad con datos para ver si realmente el 8 de marzo las mujeres tienen razones para salir a la calle.

«Feminismo: principio de igualdad de derechos de la mujer y el hombre».

-Real Academia de la Lengua Española-

Mujeres feministas

La brecha salarial en datos

La brecha salarial que diferencia las retribuciones que reciben por un mismo trabajo un hombre y una mujer se basa en dos razones:

  • Aunque pertenezcan a la misma categoría profesional y, por tanto, según el convenio deban recibir el mismo sueldo, a los hombres se les retribuyen al margen del salario base diferentes complementos salariales que hacen que aumente su salario de manera indirecta, como podemos leer en el ejemplo de este enlace.
  • Las mujeres reducen su jornada laboral de forma más frecuente que los hombres porque son ellas las encargadas del cuidado de la familia. Estos cuidados pueden ser a padres, hijos o cualquier otro familiar dependiente, lo que hace que sus salarios y sus posibilidades de avance en la carrera profesional sean menores que en los hombres.

«Las mujeres en Europa siguen cobrando una media del 16,3 % menos que los hombres. La brecha salarial entre hombres y mujeres no se ha reducido en los últimos años y se debe en gran medida al hecho de que las mujeres suelen tener un nivel de empleo inferior y en sectores peor remunerados, optan a menos promociones, interrumpen más sus carreras profesionales y desempeñan más trabajos no remunerados».

-Informe de la Comisión Europea del 20 de noviembre de 2017-

Las mujeres en la ciencia

Cuando hablamos de mujeres en la ciencia nos referimos a las mujeres como referentes educacionales e históricos de nuestros hijos. Consiste en pararnos a analizar sus libros de historia, ciencia, química, física, matemáticas o literatura buscando cualquier referencia femenina.

El resultado de este análisis es alarmante: las mujeres no existen más que como meros acompañamientos históricos de figuras masculinas. Las mujeres no son más que un apéndice, un apoyo del hombre en sus logros. En el estudio ESO: una genealogía de conocimiento ocultada realizado por la UNED aparece un desarrollo más completo de esta idea.

Otra forma de observarlo es intentando evocar nosotros mismos referentes en la cultura o la ciencia con nombre de mujer. Muchos son los que conocen a Nelson Mandela y menos los que conocen a Rosa Parks; conocemos a Thomas Edison, pero a pocos nos suena Beulah Louise Henry, cuando son igual de importantes en sus áreas de conocimiento.

La penalización de la maternidad en el mundo laboral y el techo de cristal

Según un estudio realizado por el Observatorio Social de la Caixa llamado ¿Tienen las mujeres menos oportunidades de ser contratadas?, elaborado por los investigadores de la Universidad Pompeu Fabra, las mujeres tienen un 30% menos de posibilidades de acceder a una entrevista laboral en igualdad de condiciones a los hombres. Es decir, con el mismo currículo, los que tenían entrevistas y se les ofrecían mejores condiciones laborales eran los hombres.

Esta brecha se acentúa además cuando hay hijos, ya que según este estudio una mujer con descendencia tiene el 35,9% menos de probabilidades de recibir una llamada para una entrevista de trabajo que un hombre con las mismas características. Esto es así porque somos nosotras las que nos dedicamos a los cuidados familiares y el hombre simplemente «ayuda» no es el responsable último de los cuidados.

Pero esto no es todo, según un estudio hecho con población sueca, titulado Does the gender composition in Couples matter for the division of labor after childbirth? la brecha salarial que surge con la maternidad en parejas de lesbianas, una de las cuales fue la madre biológica, desaparece a los 5 años, algo que no ocurre con las parejas heterosexuales.

El estudio clarifica que esta brecha desaparece en las parejas homosexuales debido al reparto equitativo de la crianza de los hijos entre ambos miembros.

Grupo de mujeres

La violencia machista

Por último, y no por ello menos importante, nos encontramos con la violencia machista. La violencia de género recibe este nombre porque las víctimas siempre son mujeres y lo son por el mero hecho de ser mujeres. En España, desde el año 2003 cuando se comenzaron a contar los asesinatos por este tipo de violencia han muerto más de 800 mujeres.

Según un artículo titulado Violencia contra las mujeres: una visión estructural, la violencia contra las mujeres es una estrategia para mantener el poder patriarcal y una forma de impedir que las mujeres se muevan del lugar de desigualdad que tradicionalmente han ocupado. Por ello, se encuentra comparativamente más legitimada que la violencia masculina y dicha legitimación se expresa en los códigos jurídicos y penales, los cuales son una cristalización de los valores de la sociedad en que se formulan.

Después de leer todo esto, ¿piensas que no tenemos suficientes motivos para manifestarnos a favor del feminismo? ¿Cual es tu opinión al respecto?