¿Por qué olvido rápidamente lo que leo?

Edith Sánchez·
12 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas al
12 Septiembre, 2020
¿Por qué olvido rápidamente lo que leo? Este fenómeno se debe a un funcionamiento normal de la memoria. Es este artículo te lo explicamos con detalle.

La mayoría de las personas recordamos solamente una parte de la información que recibimos. El cerebro está diseñado para descartar aquella información que no es relevante. En principio, esta sería una somera respuesta a la pregunta del título: ¿por qué olvido rápidamente lo que leo?

Olvidar parte de lo que se lee es normal. Leemos un libro, pero muchas veces solo recordamos si nos gustó o no, o bien algún pasaje llamativo. Esto se debe a la selección de contenidos relevantes que hace nuestra mente. También al hecho de que la lectura pone en marcha un proceso complejo en el que intervienen muchas memorias.

Sin embargo, el tema es más complejo aún. El cerebro necesita razones para retener la información recibida, en la llamada memoria a largo plazo, puesto que allí permanece tal cual, durante 80 minutos aproximadamente.

Los sentidos son la puerta de entrada de la información a la memoria sensorial. Des allí, este contenido pasa a la memoria a corto plazo, para luego ir la memoria de trabajo. Pero para que pase y permanezca en la memoria de largo plazo, debemos darle motivos. Es necesario enlazar esa nueva información con conocimientos previamente adquiridos o con emociones vividas.

Algunos libros son probados, otros devorados, poquísimos masticados y digeridos”.

-Sir Francis Bacon-

Mujer leyendo un libro

El funcionamiento de la memoria

La memoria es una función de nuestro cerebro. Gracias a ella nuestro organismo puede codificar, almacenar y recuperar la información recibida en el pasado. La memoria se clasifica en tres tipos:

  • Memoria sensorial. Es la capacidad de registrar información del mundo exterior, a través de los sentidos. Puede procesar mucha información a la vez, pero tiene escasa capacidad para retenerla.
  • Memoria de corto plazo. Es aquella que se usa para interactuar con el ambiente.
  • Memoria de largo plazo. Considerada la base de datos del cerebro; esta memoria es la que almacena los recuerdos vividos, los conocimientos sobre el mundo, imágenes, conceptos, etc.

¿Cómo funciona este proceso? Hay una primera fase, llamada codificación, en la que percibimos la información exterior y esta va a la memoria sensorial. En esta etapa el cerebro selecciona lo que le interesa, de acuerdo con experiencias anteriores. Esta forma de funcionar hace a nuestra memoria más eficiente, pero también favorece determinados sesgos, como el de confirmación.

La segunda es la fase de almacenamiento. Aquí se conserva y almacena la información que será recuperada a posteriori por el cerebro. Después, por fin, viene la fase de recuperación que se da cuando evocamos, recordamos y somos capaces de reconocer la información almacenada. Se trae a la conciencia esa información guardada.

A qué se debe que olvido rápidamente lo que leo

Olvido rápidamente lo que leo porque mi cerebro no ha tenido una participación activa y real durante el acto de leer. Cuando esa participación se da, notamos que luego de leer podemos expresar un concepto con nuestras palabras o podemos dar ejemplos propios.

También puede ser que olvide rápidamente lo que leo por alguna o varias de las siguientes razones:

  • He estudiado a último momento; poco antes de un examen, por ejemplo.
  • El entorno de aprendizaje no es el adecuado. Puede que lea en un ambiente ruidoso o ceda a la tentación de leer siendo interrumpido por el celular.
  • Falta de comprensión de lo leído. Es posible que haya leído algo que no comprendo y no puedo relacionar con conceptos ya almacenados en mi memoria.
  • Hábitos inadecuados a la hora de leer. La lectura es una actividad que demanda energía del cerebro y si se hace estando cansado o mal dormido, pues no recordaré lo leído.

Otra de las razones por las que olvido rápidamente lo que leo es porque la memoria deshecha rápidamente la información que no considera de utilidad. Aquello que no supone aprendizaje o información relevante es eliminado del almacén de nuestra memoria, al cabo de un lapso bastante breve, que puede rondar los 90 minutos.

Mujer mirando un libro

Estrategias para recordar lo leído

Si olvido rápidamente lo que leo, puedo poner en práctica algunas rutinas para retener la información.  Algunos consejos son los siguientes:

  • Fomentar el hábito de la lectura para que leer sea una costumbre, más que una obligación. Conectarse con el placer de leer ayuda a que la memoria retenga lo leído.
  • Fomentar la autonomía de la memoria, es decir, ejercitarla para recuperar información sin recurrir a la tecnología.
  • Tener en claro la finalidad de la lectura. Saber para qué leemos un determinado texto es positivo.
  • Hacerse preguntas acerca de lo leído refuerza la capacidad de retener la información.
  • Escribir, hacer anotaciones sobre lo que se está leyendo es una buena estrategia de fijación en la memoria.
  • Consolidar los recuerdos, recapitulando y resumiendo lo leído, cada cierto tiempo, ayuda a recordarlo después.

Expertos en aprendizaje recomiendan también utilizar la repetición de lo leído. Repetir una y otra vez para fijar, puesto que cuanto más se repita una palabra o información, el cerebro tiende a retenerla con más facilidad. Por otra parte, se recomienda leer en lugares tranquilos, estando relajado en lo posible y libre de distracciones.

López, R. (2004). Para no olvidar el comentario de texto. Affectio Societatis, 4(7).