Posfeminismo: ¿qué es?

¿Qué es el posfeminismo? ¿Por qué es un término que ha ido creciendo en popularidad? ¿Son realistas las ideas que se defienden bajo este paraguas? ¡Dentro debate!
Posfeminismo: ¿qué es?
Helena Sutachan

Escrito y verificado por la psicóloga Helena Sutachan el 19 noviembre, 2021.

Última actualización: 19 noviembre, 2021

La historia del feminismo, como movimiento social y como campo de producción teórica, ha sido larga, interesante y compleja. Sin embargo, desde los años noventa del siglo XX, ha venido cobrando mucha fuerza el término “posfeminismo”, que dependiendo del contexto en el que sea usado y de las propuestas que desde allí se planteen, pareciera ser tanto una oposición al feminismo de la segunda y tercera ola, como un deseo de aportar al debate feminista desde orientaciones y perspectivas teóricas nuevas.

En este artículo vamos a explicar qué es el posfeminismo y cuáles son las cercanías y las distancias con las corrientes feministas contemporáneas.

El posfeminismo: Bridget Jones y el feminismo

El término posfeminismo, a pesar de tener un largo recorrido en el siglo XX, empezó a ser más común durante la década de 1990 y comienzos de los años 2000.

Investigadoras, como Angela McRobbie, definen el posfeminismo como una serie de discursos que, apropiándose de las luchas y sobre todo de los logros del movimiento feminista, hablan del feminismo como un tema del pasado, que necesita superarse para alcanzar una verdadera igualdad de género.

No obstante, apunta también McRobbie que es preciso analizar la forma en la que esta postura banaliza el feminismo y lo inscribe en un relato de empoderamiento, independencia económica y libertad sexual para las mujeres, como si por el hecho de que en algunos lugares las diferencias entre hombres y mujeres en cuanto a derechos y oportunidades se hubieran igualado, el feminismo hubiera perdido su razón de ser.

Por ejemplo, muchas autoras defienden que fenómenos culturales, como la serie Sex and the City o la película El diario de Bridget Jones encarnan esta idea posfeminista neoliberal de mujeres libres, empoderadas, dueñas de su sexualidad y, al mismo tiempo, reconciliadas con su feminidad y con alcanzar la fantasía del amor romántico.

Es decir, hay una corriente teórica que ubica al posfeminismo como una forma de contrarrestar los efectos sociales del avance feminista, restándole fuerza política y reduciéndolo a un recurso que fue necesario en el pasado para lograr el lugar que las mujeres tienen hoy. Esto resulta problemático en cuanto a que en el mundo existen todavía una serie de desigualdades de género sin superar.

Bridget Jones como representación del posfeminismo
Bridget Jones

El posfeminismo como separación del feminismo

Como decimos, existe una corriente que asume el posfeminismo como una superación positiva del feminismo convencional. Según Paul B. Preciado, el posfeminismo puede entenderse como un giro conceptual que permitiría cuestionar el lugar de la mujer como el sujeto político del feminismo y así superar posturas identitarias y esencialistas que impedían el reconocimiento de la diferencia y la diversidad sexual.

De acuerdo con esta perspectiva, el posfeminismo aparece como una forma de separarse del feminismo hegemónico, dando espacio a voces que cuestionaban tanto la producción académica como el activismo feminista. Bajo el término posfeminismo se agrupan una serie de trabajos críticos sobre la manera en la que el feminismo sería un ancla al binarismo de género, a la heterosexualidad como norma y al esencialismo identitario de “la mujer”.

No obstante, algunas críticas a esta forma de pensar en el posfeminismo se han planteado desde la necesidad de reconocer que fuera del feminismo blanco y liberal, predominantemente europeo y norteamericano, han emergido otras propuestas.

Estas, sin desmarcarse del feminismo y sin señalar la necesidad de superarlo, han hecho críticas acerca del lugar del colonialismo y la diferencia racial en la forma en la que se ha construido la categoría “mujer”, del mandato heterosexual y la necesidad de desmontarlo y del género como concepto que va más allá del binarismo masculino y femenino.

Manos de mujeres con el símbolo del feminismo

La importancia de los prefijos

Teniendo en cuenta lo descrito hasta ahora, dentro del llamado posfeminismo encontramos líneas de pensamiento distintas. Etimológicamente, el prefijo “pos” puede entenderse como ‘después de’, haciendo referencia a algo que ya está superado, o puede significar ‘más allá de’ señalando un horizonte que no deja atrás lo que había, sino que desde allí construye nuevas visiones de futuro.

En el caso del posfeminismo, tal vez valga la pena preguntarnos acerca del lugar del feminismo hoy, todo lo que ha logrado y todo lo que aún está pendiente en términos de equidad de género y de eliminación de la violencia contra las mujeres y las disidencias sexuales. Tal vez no sea necesario “superar” el feminismo y solo tengamos que construir críticamente sobre él, desde su presente y su legado.

Te podría interesar...
Educación emocional para la igualdad de género
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Educación emocional para la igualdad de género

La educación emocional podría ser crucial para crear seres humanos libres y justos. Por ello, se plantea utilizarla contra la violencia de género.



  • Giraldo, I. (2019, noviembre 15). Posfeminismo / Genealogía, geografía y contornos de un concepto. 
  • McRobbie, Angela. (2004). Post-feminism and Popular Culture. Feminist Media Studies, 4(3), 255-264