¿Practicas el “Il dolce far niente”?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 25 mayo, 2018
Sofia Alcausa Hidalgo · 24 abril, 2015

Il dolce far niente es “lo dulce de no hacer nada”. Hace poco alguien muy pequeñito, de tan solo 4 años, me dijo a mí y a unos cuantos adultos más: “vamos a disfrutar un ratito en la cama”. Como todos sabéis, un niño puede llegar a tener más poder que 4 adultos juntos, así es que nada, allí que nos juntamos unos cuantos para no hacer nada, simplemente disfrutar.

Y es que a veces alguien o algo tiene que darte un toque de atención y hacerte entender que a veces las prisas que llevamos en la vida no sirven de nada, no nos hacen más felices, ni nos hacen conseguir más cosas… porque, ¿acaso tiene precio que un niño te diga que quiere que le dediques un ratito a estar juntos en la cama sin hacer nada?

Dolce far niente para relajarse

Mujer tumbada ene l campo disfrutando del dolce far niente
Este dolce far niente es una terapia más que buena para eliminar el estrés que llevamos, muchas veces sin darnos cuenta, en actos tan cotidianos como correr de un lado para otro o hacia el autobús que se nos escapa, levantarnos dando un salto de la cama o comer a toda prisa porque tenemos que volver al trabajo.

Así es que dejemos un rato todo eso para disfrutar del “no hacer nada”. Deconecta cada día un rato de tu vida cotidiana, de tus preocupaciones, del ir y el venir, de las prisas. ¿Realmente tienen tanto sentido cuando lo único que están es apagándote el rostro, acelerándote el corazón y dejándote que acabes el día como una planta mustia?

“Tomarse un tiempo cada día para relajarse y renovarse es esencial para vivir bien.”

-Judith Hanson Lasater-

Y es que cuando descansamos se activa el hemisferio derecho de nuestro cerebro, el que controla la imaginación, la creatividad y el disfrute y tú ¿te lo vas a perder? Particularmente creo que nuestro lado derecho del cerebro es genial…

Vamos a por unos cuantos dolce far niente

¿Pero que puedes hacer para poner en práctica ese dolce far niente. Veamos algunos ejemplos:

  • ¡Tumbarte en la cama y ya está!
  • Ir a un parque, tumbarte en la hierba y disfrutar del sol, del olor a hierba mojada y del rumor de los pájaros.
  • Sentarte en una roca frente al mar y sentir como las olas acarician tu piel, como el aire fresco te abre la mente y como junto al el olor del mar te abre tu alma y tus sentidos y te sientes más cerca del auténtico sentido de la vida.
  • Ir al campo y abrazarte a un árbol durante un rato sin más y si es con tu hijo, con tu madre o con un amigo mejor… Os sentiréis parte de la naturaleza por un momento, resumiendo en unos instantes una experiencia única.
  • Tumbarte en el sofá sin hacer absolutamente nada y escuchando una bonita canción, como esta.

Qué más puedes hacer

  • Aprende a meditar. Meditar es tan sencillo como dejar nuestra mente en blanco y no pensar en nada mientras respiramos profundamente…Numerosos estudios han demostrado que la práctica habitual de la meditación es capaz de cambiar nuestra estructura cerebral, volviéndola más fuerte frente a la depresión, el estrés o la ansiedad.
  • Olvida el “debería estar haciendo”. ¡No! ahora lo que estás haciendo es lo que tienes que hacer: il dolce far niente.
  • Disfruta realmente de tus vacaciones. Apaga el móvil, cocina menos, no entres en discusiones que no te llevan a nada, en definitiva, las vacaciones y el calor son para disfrutar de algunos dolce farniente cada día.
  • Duerme más que nunca. Permítete durante el fin de semana dormir más de lo habitual si tu cuerpo te lo pide. Olvida que es una holgazanería, es estupendo para cuerpo y mente.

Recuerda que tú eres quien más va a cuidar de ti mismo, quiérete, mímate y no dejes que nada ni nadie te quite la salud o el sueño, por eso disfruta de un delicioso dolce far niente.