7 preguntas frecuentes sobre la ansiedad

Por desgracia, la ansiedad es un denominador común en la actualidad. De hecho, ya ha pasado a formar parte de nuestro lenguaje coloquial. Ahora, ¿cuáles son las dudas más frecuentes? ¿Qué nos dice la ciencia sobre ellas?
7 preguntas frecuentes sobre la ansiedad
Sharon Laura Capeluto

Escrito y verificado por la psicóloga Sharon Laura Capeluto.

Última actualización: 05 junio, 2022

Has sentido ansiedad muchas veces en tu vida, no tengo dudas. Es natural experimentarla frente a una entrevista de trabajo, un examen importante o al conducir por primera vez. También puede aparecer cuando tenemos una cita con alguien que nos gusta mucho o cuando presentamos una exposición en público.

Ahora bien, la cuestión de la ansiedad es que, dependiendo de su intensidad y duración, puede ser adaptativa o desadaptativa. Es decir, puede volverse nuestra aliada o nuestra enemiga.

Y como seguramente tengas muchas dudas sobre ella, a continuación te dejamos las más comunes para que puedas despejar algunas incógnitas.

1. ¿Qué es la ansiedad?

Es una señal de alerta que nos advierte sobre un peligro. Se trata de un mecanismo de defensa que aparece como respuesta ante una situación que percibimos amenazante, con independencia de que lo sea o no.

Necesitamos de ella para reaccionar rápidamente y adaptarnos a acontecimientos que suponen un riesgo para nuestra integridad física o estabilidad emocional. Su función es movilizar al organismo, mantenerlo alerta y prepararlo para defenderse, ya sea atacando, huyendo o adaptándose.

Mujer con ansiedad
La ansiedad se relaciona con tener miedo a que algo pueda ocurrir en un futuro.

2. ¿Cómo se siente en el cuerpo y en la mente?

Aunque la ansiedad se manifiesta de diferentes maneras en cada persona, de veras que se siente desagradable. Los principales síntomas son los siguientes:

  • Taquicardia.
  • Sudoración.
  • Cefaleas.
  • Sensación de falta de aire.
  • Molestias estomacales.
  • Miedo.
  • Preocupación.
  • Pensamientos catastróficos.
  • Nervios.
  • Incertidumbre.
  • Agobio.

3. ¿Cómo sé si mi ansiedad es desadaptativa?

A la hora de evaluar la funcionalidad (o disfuncionalidad) de la ansiedad, es imprescindible tener en cuenta algunas cuestiones significativas. En primer lugar, podríamos preguntarnos si nos está ayudando a responder adecuadamente o si está teniendo un impacto negativo en nuestras decisiones.

Imaginemos lo siguiente: vamos caminando por la calle y alguien se nos acerca bruscamente para robarnos el teléfono. Probablemente sentiremos ansiedad. Esta puede hacer que nuestro sistema nervioso entre en un estado de alerta, lo cual nos permitiría reaccionar velozmente y escapar, o bien podría hacer que nos paralicemos.

Mientras que en el primer caso la ansiedad cumple su función adaptativa, en el segundo caso resulta desadaptativa. Por otro lado, que el nivel de intensidad de las manifestaciones sea desproporcional a la intensidad del estímulo corresponde a otro indicio de una ansiedad desadaptativa.

4. ¿Qué es una crisis de ansiedad?

Es un estado de preocupación excesiva que se presenta durante algunos minutos y puede desembocar en un ataque de pánico: el nivel más alto al que puede llegar la ansiedad. La interpretación catastrófica, los síntomas físiológicos y la activación del sistema de alerta funcionan como un círculo vicioso que se retroalimenta constantemente y dificulta ponerle fin a la situación.

El miedo al miedo (ansiedad anticipatoria) se vuelve un asunto central del problema porque hace que el malestar permanezca e incluso se intensifique. Es cuando el temor por volver a sentir ese miedo excesivo se presenta, que los pensamientos hacen lo suyo.

Si has sufrido una crisis de ansiedad, es de suma importancia que te informes cuanto antes acerca de las herramientas y estrategias que la psicología propone para estas situaciones. Puedes apelar a diferentes recursos y libros para aprender a dominarla.

5. ¿Puede volverse un problema mayor?

Sí. Se vuelve un asunto grave cuando te impide disfrutar de la vida y realizar las actividades de la vida cotidiana. Si la ansiedad está interfiriendo significativamente de forma negativa en el funcionamiento de tu día a día, es un buen momento para solicitar ayuda a profesionales de la salud mental especializados, ya que podrías estar desarrollando un trastorno de ansiedad que requiere tratamiento.

Según el DSM 5, existen diversos diagnósticos que se engloban dentro de la ansiedad. Entre ellos, los más frecuentes son el trastorno de ansiedad generalizada, el trastorno obsesivo compulsivo, la agorafobia, la fobia social y los ataques de pánico.

6. ¿Se puede resolver?

Por supuesto que sí. Recordemos que la ansiedad es una señal de alarma, un aviso. Nos alerta de que algo anda mal, ya sea en una situación concreta o en nuestra vida en general. Es decir, que ella aparece para dejarte un mensaje.

Para el tratamiento de los trastornos de ansiedad, la terapia cognitivo conductual ha demostrado su eficacia, acompañada de la psicoeducación y las herramientas como el mindfulness. De esta manera, podrás ir recuperando la sensación de control sobre tu cuerpo y estado de ánimo progresivamente, mientras que vas adquiriendo herramientas para aplicar en los momentos pertinentes.

Chica preocupada en la terapia psicológica
La reestructuración cognitiva junto a las técnicas de relajación suelen aliviar la sintomatología ansiosa.

7. ¿Debo tomar medicación?

Es una opción, pero no siempre es necesario. En ocasiones, se indica algún fármaco para trastornos de ansiedad graves, en combinación con la psicoterapia. Cualquier ansiolítico debe tomarse bajo la orden y supervisión de un especialista, y bajo ninguna circunstancia se sugiere la automedicación.

Te podría interesar...
Cómo gestionar la ansiedad: 5 técnicas que ayudan
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Cómo gestionar la ansiedad: 5 técnicas que ayudan

La ansiedad puede manifestarse tanto a nivel físico como emocional. Estos consejos te ayudarán a gestionarla con éxito.



  • American Psychiatric Association (2014). DSM-5. Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Madrid: Panamericana.
  • Clark, D. A., & Beck, A. T. (2010). Cognitive Theory and Therapy of Anxiety and Depression: Convergence with Neurobiological Findings. Trends in Cognitive Science, 14, 418-424.
  • Goodwin, H., Yiend, J., & Hirsch, C. R. (2017, June 1). Generalized Anxiety Disorder, worry and attention to threat: A systematic review. Clinical Psychology Review. Elsevier Inc. https://doi.org/10.1016/j.cpr.2017.03.006