Prepárate mentalmente para la crisis económica que se avecina

Edith Sánchez·
26 Abril, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González al
26 Abril, 2020
En el horizonte se dibuja una crisis económica a escala mundial. Son muchas las empresas que llevan tiempo paradas y que ahora van a tener que soportar una tensión importante. ¿Qué podemos hacer nosotros ante esta crisis que se avecina?

A estas alturas, todos sabemos que se avecina una crisis económica y que pocos se van a librar de sus efectos. No es momento de engañarnos, pero sí de prepararnos de la mejor manera para lo que viene, aunque esto coincida con un momento global de temor generalizado y de limitaciones por la cuarentena.

Aunque en su mayoría adversos, los efectos de la crisis van a ser individuales. Sin embargo, básicamente (hablando del asalariado) habrá que enfrentarse a alguno de dos escenarios: la falta total de ingresos debida al desempleo, o quiebra de emprendimientos; o la reducción significativa de ingresos.

Una crisis económica supone un problema en el ámbito de lo material, pero también un fuerte efecto en el ámbito emocional. Lo uno está estrechamente relacionado con lo otro y se deben asumir ambos frentes para sobrellevar la situación de la mejor manera.

A continuación, te damos algunas pautas que pueden ser de utilidad para que la situación no se vuelva excesivamente problemática para ti.

Cambiar de opinión en tiempo de crisis es fundamental para poder sobrevivir, tanto en crisis económicas como personales”.

-Elsa Punset-

Mujer preocupada por las crisis económica

Lo primero: mantener y cultivar la calma

Ante un problema tan grave como el que afecta a toda la humanidad hoy en día, lo primero que se debe hacer es mantener la calma. Claro que es fácil decirlo y muy difícil hacerlo, pero en realidad es muy importante porque la ansiedad desbocada o la angustia sin control solo nos llevan a cometer errores.

Así no sea nuestro fuerte, es hora de tener paciencia. Y paciencia significa “esperar en calma”. Hay y habrá momentos difíciles, que se escapan a nuestro deseo y a nuestras posibilidades de control. Es un buen momento para encontrar medios que nos permitan recuperar la serenidad, cuando sintamos que se escapa.

Las herramientas más al alcance de la mano en la situación actual son la meditación y el ejercicio. Si no sabes nada del tema, es buen momento para averiguar. Son vías expeditas para retomar el control de las emociones y evitar caer en estados de ánimo que no nos ayudan en nada. Una mente tranquila, piensa mejor y ejecuta con más eficiencia.

Infórmate sobre las ayudas

De uno u otro modo, y aún con serias fallas, lo cierto es que hay entidades gubernamentales, e incluso privadas, que están buscando la forma de ayudar a paliar la crisis económica. Así que un buen punto de partida es averiguar qué ofertas hay al respecto.

Muy probablemente no vas a encontrar una fórmula perfecta, ni algo que solucione completamente tu situación. Sin embargo, cada aporte al que puedas acceder cuenta y cuenta mucho. Desde las tiendas que ofrecen rebajas en algunos productos, hasta los programas gubernamentales para atender a los segmentos más castigados.

Así mismo, es muy probable que a medida que avance la situación vayan apareciendo nuevas alternativas. Se puede esperar que así sea, ya que hay mucha gente afectada y esto dará lugar a nuevos programas de auxilio. No esperes que sean lo ideal, pero sí que puedan mejorar en algo tu situación.

Austeridad para sobrellevar la crisis económica

Son tiempos de austeridad, incluso si aún no sientes el efecto de la crisis económica. Es previsible que se incrementen los precios de muchos productos de consumo básico y esto golpeará el bolsillo de mucha gente. Por lo tanto, es hora de ajustar al máximo el presupuesto.

El mejor criterio es el de comprar solo lo indispensable. No es momento para invertir tu dinero en bienes de lujo o en productos accesorios. Vale la pena ahorrar, incluso si tienes ingresos limitados.

Más que nunca, un fondo de emergencia puede marcar la diferencia en un momento dado. No desprecies el ahorro, por modesto que sea.

Hombre ahorrando

Explora nuevas alternativas

De momento, y especialmente para quienes se han quedado sin empleo, es posible que sea necesario cambiar de línea de trabajo. Si bien la crisis hace imposibles o inútiles algunas labores, también es cierto que crea nuevas necesidades.

Finalmente, la gente en cuarentena sigue teniendo diversas necesidades y cada una de ellas puede ser la semilla de una oportunidad. Ojo, probablemente no habrá oportunidades para hacer una gran fortuna, pero sí para encontrar nuevas fuentes de ingresos. Esto puedes identificarlo observando, investigando y analizando.

Lo más importante, en todo caso, es asumir un cambio que es inevitable. No nutras ideas del tipo: “quiero que todo vuelva a ser como antes”, o “estaba muy bien y ahora no”. Aunque ambos postulados sean ciertos, no vale la pena fastidiarte por lo que era y ya no es. Ayúdate a mirar hacia adelante, con paciencia, pero también con esperanza.

Ramos, J., & Peiró, J. M. (2014). La Psicología del trabajo y las organizaciones en tiempos de crisis económica. Papeles del psicólogo, 35(1), 1-4.