La importancia del psicólogo educativo en la escuela

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 4 mayo, 2018
Alejandro Sanfeliciano · 4 mayo, 2018

El psicólogo educativo se dedica al estudio del comportamiento humano y los procesos cognitivos en el contexto de la educación y a la aplicación derivada de ese estudio. A pesar de que ya existe mucha información sobre esta rama de la psicología, en este artículo vamos a centrarnos en la importancia de la figura del psicólogo educativo en la escuela.

Una escuela o instituto es uno de los lugares donde un psicólogo educativo probablemente acabe tras terminar su grado o máster. Ahora bien, ¿qué función va a desempeñar en la institución?¿Cuál es su trabajo? Aquí es donde surge el primero de los problemas: actualmente la profesión de psicólogo educativo no está contemplada en España. Por lo tanto, el psicólogo educativo en la escuela termina asumiendo el papel de orientador o incluso de psicólogo clínico.

A menudo se piensa que las funciones de un psicólogo educativo en la escuela y las de un orientador son las mismas, pero esto no es del todo correcto. A pesar de que la formación que ostenta este profesional le permite hacer las funciones de orientador, y este es un trabajo lícito para el mismo, la figura del psicólogo educativo en la escuela cumple unas funciones muy distintas.

Así, para poder distinguir entre ambos roles, primero es necesario comprender cuál es la función de un orientador en una institución educativa.

La figura del orientador en la escuela

El orientador escolar es una figura imprescindible en una escuela, ya que es el encargado de la intervención psicopedagógica. La orientación es un servicio que se le ofrece al alumnado para guiar su aprendizaje y sus objetivos profesionales para optimizar al máximo su educación. Su actuación es tanto preventiva como paliativa, teniendo que tratar los problemas educativos que se presentan en el ambiente escolar.

Orientadora con niño

El orientador escolar centra su actuación en los alumnos, pero también tiene en cuenta el ambiente y la comunidad educativa. Por ello, podemos decir que este profesional trabaja en el campo aplicado de la psicología educativa; utilizando los recursos que le aportan la investigación en psicología y pedagogía.

Las funciones del orientador educativo son las siguientes:

  • Asesorar al alumnado, tutores y familias, con el fin de mejorar calidad educativa y el ambiente académico.
  • Identificar las necesidades educativas de los alumnos y actuar en consecuencia.
  • Colaborar con los profesores y familia en la prevención y detección de las dificultades de aprendizaje que el alumno o alumna presente.
  • Asegurar que todos los alumnos reciban una educación adecuada y continuada, por muy distintas que sean sus necesidades.
  • Prestar asesoramiento psicopedagógico al profesorado y órganos de gobierno del centro para que sepan cómo actuar ante las necesidades específicas de sus alumnos.
  • Atender a la diversidad funcional de sus alumnos, para conseguir una educación inclusiva y universal, y que ningún alumno sea excluido del ambiente educativo.
  • Contribuir a la interacción entre todos los integrantes de la comunidad educativa para una buena convivencia y una mayor comunicación entre todos.
  • Participar en todas las planificaciones y/o toma de decisiones de la escuela, así como en todas las reuniones de profesores que se establezcan; de esta forma estará siempre informado de los acontecimientos que sucedan en el centro.

La figura del psicólogo educativo en la escuela

Ahora bien, a pesar de que la figura del orientador es esencial, no cubre todas las necesidades técnicas que presenta una escuela en el ámbito psicoeducativo. Por esta razón es imprescindible un profesional que las atienda: el psicólogo educativo. En contraposición a la figura del orientador, de naturaleza aplicada, el psicólogo educativo en la escuela debería ser una figura más centrada en la investigación y la evaluación.

Los centros escolares y la educación tienen una naturaleza dinámica en continuo cambio, lo que provoca que la aplicación de métodos estandarizados no personalizados suela tener resultados muy pobres. De ahí la necesidad de un psicólogo educativo que pueda conocer en todo momento como avanza el centro en su totalidad y cómo actuar.

Psicólogo educativo

Otro aspecto diferenciador es que no actuaría sobre los alumnos, sino sobre toda la comunidad escolar y sobre la propia institución. Debe de ser el encargado de que la manera de instruir y educar sea la correcta para los alumnos, y de que la comunidad escolar responda a todas las demandas que la educación de los alumnos genere.

La figura de psicólogo educativo en la escuela actuaría de supervisor y planificador de todos los agentes educativos presentes en los alumnos, basándose en una investigación científica continuada y nunca en criterios personales.

Un aspecto esencial de esta figura es la colaboración con los diferentes profesionales de la escuela, y con el resto de la comunidad escolar (padres, madres, alumnos, etc). Su función sería trabajar en los aspectos más básicos y en su aplicación. De esta manera, puede lograr los resultados que se merece una educación de calidad.

En la actualidad, muy pocos colegios o institutos cuentan con la figura del psicólogo educativo o incluso en algunos casos este papel lo asume el orientador. Asegurar un ambiente educativo de calidad es un trabajo complicado que se debe desempeñar por la totalidad de profesionales de la educación. Sobrecargar las funciones del orientador supone un pérdida de eficacia. Por esta razón, la figura del psicólogo educativo en la escuela tiene tanta importancia.

Es necesario que la educación no responda a intereses políticos y económicos, donde interese más contratar a un profesional que se encargue de todo que a un equipo que realice correctamente su cometido. Todos los expertos y científicos educativos deben colaborar y trabajar juntos para lograr una educación que merezca tal denominación.