¿Qué es la personalidad anacástica?

¿Qué es la personalidad anacástica?

Alicia Escaño Hidalgo 1 marzo, 2015 en Psicología 118 compartidos

Julio es un hombre muy exitoso en su trabajo. Comenta que desde muy joven le gustaban las cosas bien hechas y que se tiraba horas y horas hasta ver que sus deberes y trabajos de clase estaban “pasables”. Se define como ordenado, pulcro y perfeccionista.

Con sus propias palabras: o las cosas están perfectamente realizadas o es que directamente no están bien y hay que volver a hacerlas. Le gustan los detalles y que las cosas mantengan una armonía, una rutina y una constancia. Piensa que su manera de hacer las cosas es lo que le ha llevado al éxito que experimenta actualmente en su vida laboral, aunque piensa que este no es suficiente.

¿Dónde está el problema de Julio?

Visto así, se puede percibir que Julio, hombre de éxito, evaluado muy positivamente en su trabajo, trabajador, ordenado…no tiene ningún problema. Pero la realidad es que la personalidad de Julio le está pasando factura en otras áreas de su vida. Julio sufre de lo que se conoce como personalidad anacástica.

Una persona con este tipo de personalidad se define por su perfeccionismo elevado y el control de las situaciones. Ser perfeccionista no significa desear y esforzarse en que las cosas salgan de la mejor manera posible. Esto sería algo normal y deseable.

Ser perfeccionista significa que la persona se impone y se exige que lo que lleva a cabo ha de ser perfecto y como la perfección no existe, la persona puede tirarse horas e incluso días en realizar algo que otra persona haría en mucho menos tiempo o directamente tiende a dejar de hacerlo o postergarlo por miedo a no hacerlo perfecto.

Su ansia de perfeccionismo le llevan a no estar nunca contentos con los resultados porque siempre piensan que podría estar mejor y en consecuencia, esto les produce una ansiedad muy elevada que les hace sufrir y no disfrutar de sus logros.

El pensamiento de estas personas se denomina pensamiento polarizado. Es decir, las cosas son blancas o negras, buenas o malas. La persona es tan rígida e inflexible que no permite término medio. O eres perfecto o eres un fracasado y como nunca encuentran la perfección, a pesar de sus éxitos, acaban considerándose como fracasados.

Por otro lado, son personas dedicadas exclusivamente a su trabajo. No suelen tomar vacaciones, aunque su jefe les obligue a hacerlo. El trabajo es su prioridad incluso llevándoselo a casa cada día sin desconectar ni realizar otras actividades. Evidentemente y debido a este comportamiento, sus relaciones sociales y de pareja se ven muy deterioradas ya que las actividades de ocio no entran en sus planes y si las llevan a cabo se sienten incómodos y perdiendo el tiempo.

Las relaciones con compañeros de trabajo también son difíciles pues no son capaces de delegar tareas en otros ni de aceptar una ayuda externa, ya que piensan que nadie es lo suficientemente capaz de realizar las cosas con una perspectiva tan perfeccionista como la de ellos y entonces se realizarán mal.

Como se puede inferir de todas estas características, la creencia central de estas personas es la necesidad de hacer las cosas de manera perfecta y el intenso miedo y ansiedad a fracasar o cometer errores.

¿Cómo podríamos ayudar a Julio?

Es cierto que los trastornos de personalidad son difíciles de modificar pero una buena psicoterapia combinada con psicofármacos podría resultar de ayuda a estos pacientes.

-Sería necesario trabajar las creencias erróneas sobre el perfeccionismo y el control. El objetivo es que estas personas aprendan e interioricen que la perfección es un concepto irreal, no existe y empeñarse en conseguir algo que no existe solo provoca ansiedad y frustración, lo que nos hace sufrir, ser agresivos y hostiles o alejarnos de nuestro entorno y aislarnos emocionalmente.

-La persona ha de obligarse a cometer errores. Errar es de humanos y como humanos que somos, tenemos y debemos de errar. Cometer errores nos lleva a aprender y a evolucionar en cualquier aspecto de nuestra vida. No significa nada más que eso. Ver un error como un fracaso absoluto también es algo irreal por lo que debemos de ayudar a la persona a deshacerse de esa irrealidad y a ser más racional.

-Aprender a disfrutar de las relaciones sociales y del tiempo de ocio también es esencial. Estas personas sienten que disfrutar del ocio y hacer actividades no relacionadas con el trabajo es algo innecesario, pero la verdad es que todo el mundo necesita descansar, desconectar y reponer energía para posteriormente rendir mejor.

Como personas que son, también se sienten agotados física y mentalmente, por lo que habría que trabajar estas ideas con ellos para que entiendan que hay tiempo para todo y que el descanso y el disfrute son necesarios para el bienestar físico y psicológico.

Desdramatizar: ¿Qué es lo peor que puede ocurrirte si al final fracasas en esta tarea? Pensar en ello nos puede ayudar a comprobar que muchas veces nos formamos pensamientos e imágenes mentales de catástrofes y dramas que al final no son.

La mente ansiosa, suele pensar que va a ocurrir algo peor de lo que en realidad va a ocurrir, lo que deriva en un sufrimiento innecesario que dificulta la resolución de problemas.

Fuente de la fotografía: http://amaltiempobuenapsique.com/2012/10/01/combate-el-perfeccionismo/

Alicia Escaño Hidalgo

La psicología me enseñó que ser feliz es una decisión.

Ver perfil »
Te puede gustar