Qué hacer cuando dejas de confiar en ti mismo

¿Nada te sale bien? ¿Te da tanto miedo fracasar de nuevo, desilusionarte o meter la pata que has dejado de confiar en ti? No te subestimes más, coge aire y reformula todas esas ideas distorsionadas que apagan tus valías.
Qué hacer cuando dejas de confiar en ti mismo
Valeria Sabater

Escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater.

Última actualización: 04 noviembre, 2022

¿Cuándo fue la última vez que te dijiste eso de “mejor lo dejo porque voy a fracasar”? Quizás que no hace mucho. Es cierto que una retirada a tiempo es un ejercicio de valentía. Sin embargo, cuidado, porque si empezamos a dar un paso atrás en cada tarea que iniciamos, es que algo pasa. La falta de confianza en nosotros mismos es como una espina que, una vez se clava, cuesta mucho retirarla.

La manera en que nos sentimos con nosotros mismos define todo lo que nos rodea, incluidas las metas que alcanzamos. Sin ella, sin la magia de la autoconfianza, cada sueño se nos escapa de las manos y el mundo entero tiembla bajo nuestros pies. Dudamos de nuestras decisiones, nuestras relaciones y hasta de nuestra capacidad para enfrentar las dificultades.

Si nos inciden en la importancia de cuidar y salvaguardar cada día la autoestima, no podemos olvidarnos de la autoconfianza. Esta competencia no define nuestra capacidad para tener éxito en todos los ámbitos de la vida. Hace referencia a la seguridad de que, ante cualquier reto, desafío o circunstancias, daremos lo mejor de nosotros mismos.

Sin embargo, ¿qué pasa cuando esa valía extraordinaria no está o se debilita? Lo analizamos.

Escaladora subiendo una montaña representando el valor de confiar en ti mismo
La confianza en nosotros mismos es la que nos permite escalar cualquier dificultad.

Cuidado, si dejas de confiar en ti mismo, todo se viene abajo

En 1971, Abraham Maslow publicó el libro The farther reaches of human nature. En este trabajo explicaba que en cada uno de nosotros hay un potencial innato para la autorrealización. Sin embargo, no todos lo alcanzamos a causa de lo que definió como complejo de Jonás. Es decir, a pesar de saber que disponemos de valías y competencias, no nos atrevemos a ponerlas en prácticas por inseguridad o miedo al fracaso.

Ahora bien, Maslow también debió tener en cuenta otro factor que determina esa realidad en la que uno deja de confiar en sí mismo. A veces, el entorno actúa cortando nuestras alas, lastrando nuestra autoestima y autoconfianza. La crianza, la educación e incluso ciertas relaciones de pareja pueden hacer que dudemos lo indecible de nosotros mismos.

A ello se le añade otro hecho. Hay épocas en las que todo se tuerce, los fracasos se concatenan y al final, las decepciones son tan profundas que se esfuma la autoconfianza. Si bien es cierto que todos podemos lidiar en algún momento con esta experiencia, hay que tener cuidado. Porque quien lucha cada día por confiar en sí mismo sufre mayores cuotas de ansiedad y sufrimiento psicológico.

Las consecuencias del desgaste de esta valía psicológica son inmensas.

Sentimientos que surgen con la autodesconfianza

La primera sensación que emerge cuando dejas de confiar en ti mismo es la indignidad. Dejas de sentirte válido en casi cualquier área de tu existencia: la laboral, la emocional y hasta la social. Es más, es común que quien no confía en su propia persona, tampoco lo hace en los demás. 

  • Dudas de ti en cada cosa que haces, intentas o piensas.
  • Te sientes en inferioridad. Es frecuente compararse con todos los que nos rodean y sentirnos siempre en desventaja.
  • Aparecen la apatía, el desánimo y la incapacidad de disfrutar. También se apagan las ganas por marcarnos nuevos propósitos.
  • Pierdes esa imagen positiva que se tiene del propio yo, esa que te empuja hacia el logro de metas y objetivos. Cuando esto falla, dejas de sentirte completo y pleno, conectado con lo que te rodea.

La exigencia excesiva y el miedo al fracaso pueden hacer también que perdamos la confianza en nosotros mismos. Debemos aceptar que en la vida también es necesario aceptar los errores sin que ello ponga en duda nuestras valías y potenciales.

chica tratando el no confiar en ti mismo
Necesitamos reconstruir la confianza en nosotros mismos para seguir adelante y siendo capaces también de aceptar los errores que puedan surgir.

¿Qué hacer para recuperar la autoconfianza?

Recuperar la autoconfianza es tan importante como obtener oxígeno, como hallar esa fuerza vital con la que reiniciarnos. Sin este elemento psicológico todo se desdibuja y estamos en riesgo de derivar en algún trastorno psicológico. La depresión, por ejemplo, se edifica en ese sustrato en el que la autoestima está ausente y uno de deja de confiar en sus valías, en sus potenciales y fortalezas.

No nos dejemos caer. Evitémoslo. Estas son algunas claves en las que deberíamos reflexionar.

1. Sana lo que te ha hecho dejar de confiar en ti mismo

¿Qué ha hecho que pierdas la confianza en ti? Dimensiones como el acoso laboral, el desempleo de larga duración, la autoexigencia, las relaciones dañinas o una concatenación de fracasos, suelen estar detrás de esta realidad. A veces, hacer un acto de introspección y detectar qué ha opacado nuestras valías y confianzas nos permitirá actuar ante esa realidad. 

Clarifica a su vez qué necesitas para sentirte mejor contigo mismo. Tener apoyo social, hacer un cambio en tu vida o marcarte metas más sencillas y realistas, pueden ser de ayuda.

2. Desafía a tu crítico interno

¿Qué te susurra cada día tu crítico interno? Haz un registro, sé consciente de esa voz interna que pone en duda lo que vales y que te alimenta de desconfianzas. No le des validez, racionaliza lo que te dices a ti mismo y desafía toda devaluación dándole la vuelta:

(Seguro que si te cogen en ese trabajo te echarán en seguida—> ¿Qué pruebas tengo de ello? Hasta el momento nunca me han echado de un trabajo por mi incompetencia).

3. Acepta que la vida también va de saber fracasar

Deja a un lado la necesidad de ser perfecto, de hacerlo todo bien, de ser el mejor en cada área de tu vida. La vida también exige que asumamos nuestros errores y fracasos, y esto no tiene por qué poner en jaque nuestra autoconfianza. Tenemos valías para aprender de los errores y superarnos en cada aprendizaje obtenido.

4. Que el arrepentimiento no te impida vivir

Si has fracasado en algo, no dejes que el arrepentimiento ponga cadenas a tus ganas de vivir. Si te has equivocado, si tus planes se han venido abajo, no te estanques en el desánimo. Avanza y recupera la confianza en ti para seguir conquistando sueños.

No dejes que la culpa o la vergüenza por haber errado apaguen tus esperanzas. Te queda mucho por conquistar y tienes un gran potencial para lograr buena parte de lo que deseas.

Te podría interesar...
Formas en que los padres dañan la autoestima de sus hijos
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Formas en que los padres dañan la autoestima de sus hijos

En ocasiones, los padres dañan la autoestima de sus hijos sin apenas darse cuenta. Repasamos esos errores a continuación. ¡Descúbrelo!



  • Hajloo N. Relationships between self-efficacy, self-esteem and procrastination in undergraduate psychology students. Iran J Psychiatry Behav Sci. 2014;8(3):42-49.
  • Maslow, A. H. (1971). The farther reaches of human nature. Arkana/Penguin Books.
  • Uncertainty and stress: Why it causes diseases and how it is mastered by the brain. Progress in Neurobiology. 2017;156:164-188. doi:10.1016/j.pneurobio.2017.05.004
  • Wiczorek R, Meyer J. Effects of Trust, Self-Confidence, and Feedback on the Use of Decision Automation. Front Psychol. 2019 Mar 12;10:519. doi: 10.3389/fpsyg.2019.00519. PMID: 30915005; PMCID: PMC6423180.

Los contenidos de La Mente es Maravillosa se redactan solo para fines informativos y educativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.