¿Qué podemos aprender de la cultura china?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 25 noviembre, 2015
José Maria Tabares · 30 junio, 2014

Con más de 4000 años de dilatada historia en sus espaldas, no es ninguna obviedad decir que la cultura china es una de las más antiguas y desarrolladas del mundo. Puede tener sus seguidores y detractores. Sin embargo, es innegable su afán de superación y sobre todo la capacidad que tienen de adaptarse a cualquier medio sin ningún tipo de problema. Y es que, ya lo dijo el famoso artista marcial chino-estadounidense Bruce Lee con su famosa declaración “Be water my friend”

¿Te gustaría conocer alguna de sus claves de su éxito para aplicarlas a tu día a día? Pues a través de las siguientes líneas abordaremos este tema que seguro que te ayudará a que tu vida sea mucho más plena e intensa.

Si no te gusta algo, cambia de lugar

Una de las claves del éxito de la población china, es que no tienen ningún reparo de cruzar sus fronteras para labrarse un futuro mejor. Esto se puede aplicar también en nuestra rutina diaria. Es decir, si no te agrada algo o piensas que tienes que cambiar de aires, la mejor forma de conseguirlo es cambiar de lugar con el objetivo de que esa energía negativa que está recargada un algún lugar, se mueva a otro rincón. No hace falta que sean grandes distancias. Simplemente con cambiar de una habitación a otra (en tu trabajo o en casa) puede conseguir que veas las cosas desde un prisma mucho más positivo.

Pensar y actuar

Cuando un empresario chino tiene la idea de su negocio finalmente montada en su cabeza, este directamente pasa a la acción. No vuelve a pensar en todos los pros y los contras. Si ya lo ha decidido así, ya no hay vuelta atrás. Y si se ha equivocado, pues se cambia y ya está. Si extrapolamos esto a nuestra vida, en muchas ocasiones somos propensos a pensar demasiado las cosas antes que simplemente actuar. Nos podemos equivocar claro está, pero una vez que hayamos tomado una decisión, lo mejor es pasar a la acción. En nuestro interior habrá una voz que nos diga “No, no lo hagas, seguro que lo haces mal”, pero no hay que dejar nunca que este sentimiento nos maneje a su antojo.

Se siempre el primero

Cuando los chinos se dan cuenta que un nicho de mercado está demasiado saturado o que ya no es interesante para sus clientes, rápidamente buscan otros que puedan suscitar nuevos intereses. Así que si estás hastiado de tu vida, y crees que necesitas un cambio. ¡Pues muévete! Para ello, es interesante que te propongas nuevos retos y metas en la vida que te ayuden a mantenerte siempre vivo. De esta forma, empezarás los días con mucho más optimismo y con ganas de comerte el mundo.

Apóyate en los tuyos

A la hora de crear un nuevo negocio, las familias chinas se apoyan muchísimo entre ellos. Aparte prestarse dinero para abrir sus respectivas tiendas, también reciben todo tipo de apoyo “logístico” que se traduce en personal (amigos, familiares etc) que le ayude a poner en marcha todo. Así consiguen que sus objetivos lleguen a buen puerto de una manera mucho más rápida y efectiva.

¿Y cómo aplicar esta filosofía en nuestra vida? Pues ante cualquier problema o imprevisto, tienes que darte cuenta que tanto tu familia y amigos estarán siempre ahí para ayudarte y aconsejarte. Ni te imaginas lo que te puede ayudar un hombro donde apoyarte o alguien que simplemente te escuche sin juzgarte.