Quiérete para que te quieran

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 16 septiembre, 2015
Pedro González Núñez · 16 septiembre, 2015

¿Cómo puedes pedirle a una persona que te quiera si tú no te amas a ti mismo? Es imposible sentirse bien con los demás si no comenzamos por nuestro propio corazón.

Así pues, vamos a mostrarte algunas de las claves para mejorar tu autoestima.

“Amarse a uno mismo es el principio de una historia de amor eterna”

-Oscar Wilde-

Consejos para quererte a ti mismo

Si necesitas que las demás personas te quieran, has de comenzar por ti mismo. En este sentido, podemos darte una serie de consejos que te pueden ser muy útiles para empezar a valorarte como la persona que eres.

-Preocúpate de lo que tú piensas de ti

“Todos sabemos que la autoestima viene de lo que tú piensas de ti mismo, no de lo que los demás piensan de ti”
-Gloria Gaynor-

Chica joven que se abraza a sí misma

Comenzamos con esta frase de la maravillosa cantante Gloria Gaynor, puesto que es perfecta para ilustrar este primer consejo.

La única persona con la que vas a pasar el resto de tu vida a ciencia cierta es contigo. Así pues, quiérete porque el ser del que debes pensar bien está en tu interior.

No olvides que tú eres una persona muy valorable. Piensa en todo momento lo mucho que vales y lo bien que haces aquello que te gusta.

Si otras personas piensan que no merece la pena, no permitas que te influya como para aplastar tu autoestima, pues al final, puedes caer en el horrible pozo de la depresión.

-Dedícate tiempo

Aunque seas una persona muy atareada, es importante que encuentres tiempo para ti mismo a diario. Busca un hueco en tu agenda y guárdalo cada día para estar solo contigo.

Piensa en cómo eres, qué has hecho bien y qué mal, cuándo has disfrutado y cuándo has sufrido. En definitiva, reserva una pequeña porción del día para conocerte un poco más.

Gracias al tiempo que nos dedicamos a nosotros mismos, somos capaces de conocernos y valorarnos un poquito más.

De esta forma, es mucho más sencillo quererse, puesto que nos encontramos con nuestro yo más íntimo, nuestra verdadera y maravillosa esencia.

-Practica tu autoestima

Para que los demás te quieran, es importante practicar la autoestima. Si nos dejamos llevar por los malos agoreros, acabaremos creyéndonos que no valemos nada. Es decir, que necesitamos creer en nosotros y alejarnos de las personas tóxicas.

-Evita a las personas tóxicas

Seres humanos incapaces de valorarse a sí mismos solo encuentran la confianza para seguir adelante minando la autoestima de sus iguales.

De esa forma logran pequeños e insulsos éxitos que les deja continuar avanzando en la vida durante breves espacios de tiempo, hasta que vuelven a necesitar machacar a alguien para recibir un nuevo impulso.

Es evidente que esta forma de ser es verdaderamente autodestructiva, por eso, estos seres solitarios, dependientes y dictatoriales, se convierten en personas tóxicas que necesitan de la cercanía de otras con personalidades endebles y autoestima baja.

Gente a la que debemos evitar como a la enfermedad, pues finalmente, las relaciones con ellos no dejan de ser verdaderamente perjudiciales para la salud de cualquiera.

En realidad, las personas tóxicas no te aman por mucho que lo griten a los cuatro vientos. Simplemente te necesitan porque son incapaces de enfrentarse a si mismos, a sus miedos y su oscuro interior.

No les malinterpretes. Si te has de degradar para sentirte querido, en realidad estás viviendo una mentira.

-Toma decisiones

Otro buen ejercicio que podemos hacer para querernos un poco más cada día es la toma de decisiones. No dejes a los demás que decidan el rumbo de tu vida.

Sé tú mismo quien elija el camino en el mundo que deseas caminar. Esta seguridad es bien percibida por otras personas, que te amarán de forma sincera por ello.

“En realidad, son nuestras decisiones las que determinan lo que podemos llegar a ser, mucho más que nuestras propias habilidades”
-J. K. Rowling-

Mujer con sombrero caminando por sendero

Quiérete mucho

Recuerda quererte mucho cada día. No te dejes llevar por un trabajo estresante, una familia posesiva o un entorno tóxico.

Tú eres la persona verdaderamente importante y los demás te deben amar por lo que tú eres, no lo que esperan de ti.

Si de verdad necesitas y deseas ser querido, empieza por ti mismo. Toma decisiones, avanza en la vida con paso firme y no dejes que nadie te quite tus ilusiones, sueños o seguridades.

Las personas que de verdad son dignas de tu cariño lo entenderán y te amarán por ser como eres. Quiérete mucho.