No amarse a uno mismo, ¿qué ocasiona? - LMEM

No amarse a uno mismo ¿qué ocasiona?

Raquel Lemos Rodríguez 9 junio, 2015 en Psicología 200 compartidos

“Amarse a uno mismo

es el principio

de una historia de amor eterna”

(Oscar Wilde)

¿Cuántas veces has oído que debes amarte más a ti mismo? Realmente, si te amas a ti mismo podrás amar a los demás, o eso es lo que se dice ¿tú qué crees?

Entonces, si tan bueno parece amarse a sí mismo ¿por qué escogemos lo contrario?, ¿quién elegiría no amarse a sí mismo? Hoy daremos respuestas a todos estos interrogantes.

Yo elijo no amarme a mí mismo

A lo mejor nunca lo has vivido, pero muchas veces ante un momento o situación negativa que nos marca, solemos actuar de la forma contraria a la que habría que proceder. ¿Por qué hacemos eso? ¿Por qué nos regocijamos en eso que nos duele y nos hace daño?

elegir no amarte

Simplemente, porque es una manera “masoquista” de enfrentar eso que nos ha dañado, de por un momento tener el control que no hemos tenido sobre ello.

En el caso de elegir no amarse a uno mismo, quizás sea porque te resulte más sencillo dejar que los demás piensen por ti. Los demás son los importantes, tú no. ¿Sabes lo que ocasiona esto?

1. Excusas

Tienes mil y una excusas para creer que no te deben amar: no lo mereces, tú no eres importante, eres el problema siempre, etcétera. Estas y otras muchas excusas evitan que te ames a ti mismo e impides que otros puedan amarte. Esto te sume casa vez más en una profunda infelicidad.

2. Evitas riesgos

En un primer momento, podemos pensar que evitar riesgos es algo positivo, ¡todo lo contrario! Evitar el riesgo de tener relaciones de amistad o amorosas para no tener que pasar por el rechazo, el dolor ¡no vale! Es parte de nosotros arriesgarnos porque ¿y si sale bien? ¿Y si eres feliz?

3. No avanzar

Estancarse, evitar avanzar por miedo a que todo cambie. Este es el miedo de muchas personas. ¡Sal de esa zona de confort! Te sientes seguro, pero ¡no avanzas! Estamos destinados a encontrar algo más, un progreso. Si no lo hay nuestra vida carecerá de sentido y así ¿se puede vivir feliz?

4. Ser mártir

Además de no amarte a ti mismo, te encanta que sientan lástima por ti. En otras palabras, dar pena. ¿Realmente, te sientes bien en esta faceta de mártir?

Detrás de todo ese dolor que te esfuerzas en sentir, se esconde una frustración y un miedo importantes. En vez de refugiarte en las palabras lastimeras de los demás, en alimentarte de eso ¡cambia! Hay otras salidas, no debes cerrarte en banda. Tienes que avanzar.

5. Compadecerte de ti mismo

Además de haber elegido no amarte a ti mismo, ¡te compadeces! Esto te sirve de válvula de escape, pero ¿hasta cuándo podrás seguir así? El cambio, ser diferente te asusta.

3121926047_1_13_JgUZrN1t

Debes de empezar a enfrentarte a tus miedos de otra forma. ¡Prueba a no esconderte! No busques una válvula de escape, da la vuelta y enfréntate a aquello de los que huyes. Ahora es el momento.

6. Quejarte y protestar

Te conviertes en alguien que continuamente se queja y protesta por todo. Pero, ¡es curioso! Pues no haces nada al respecto para solucionar esas situaciones de las que muestras desagrado y quejas. Resulta irónico, ¿verdad? ¿A qué esperas para actuar?

7. Intentar ser un niño bueno

Retrocedes en el tiempo con el objetivo de convertirte en aquel niño bueno que los mayores querían que fueses. La perfección no existe. Cometemos errores constantemente. Querer ser “perfectos”es inútil. En vez de madurar, te volverás más infantil. ¿Es eso a lo que quieres llegar?

8. Imposible vivir tu vida

¿Quién va a vivir tu vida si no eres tú mismo? Como sientes que no eres digno de ser feliz, no eres capaz de llevar las riendas de tu propia vida. No sabes cómo vivir tu vida, cómo hacerte cargo de ella. ¿A qué estás esperando? Empieza a vivir tu vida ahora.

9. Los demás por delante de ti

Como ya mencionábamos anteriormente, siempre pensarás que los demás son más importantes que tú. Esto hará que tu vida sea la de los demás. ¿Y tu vida propia? ¿No tienes curiosidad por saber cómo podría ser?

Si después de leer este artículo te has dado cuenta de que no te amas a ti mismo, ¡ponle solución! No hay ni una sola ventaja en ello, tan solo frustraciones, tristeza y una gran infelicidad. Tu vida es tuya. Vívela y aprovéchala al máximo porque solo hay una. ¿Cuál va a ser tu elección?

Raquel Lemos Rodríguez

Soy escritora y una apasionada de la música. Rodeada de libros desde pequeña, siento la necesidad de plasmar escribiendo aquello que me inquieta y provoca curiosidad.

Ver perfil »
Te puede gustar