¿Sabes qué es el optimismo ingenuo? - La Mente es Maravillosa

¿Sabes qué es el optimismo ingenuo?

Pedro González Núñez 16 junio, 2016 en Teorías 200 compartidos
El optimismo ingenuo

“Cuando una persona desea realmente algo, el universo entero conspira para que pueda realizar su sueño”. Esta célebre frase fue obra de Paulo Coelho y la puedes encontrar en su célebre libro “El Alquimista”. Ahora bien, ¿crees que forma parte de una filosofía de vida? Hablamos de lo que ha sido bautizado como optimismo ingenuo.

Muchos psicólogos están en contra de este tipo de frases y las consideran ingenuas e incluso desastrosas para nuestra psique. Defienden que son más perjudiciales que beneficiosas. Así pues, trataremos de dar una explicación con base científica sobre el peligro -real o no- que puede acompañar al hecho de llevar este tipo de frases como filosofía de vida.

El optimismo ingenuo

Un buen número de pensadores consideran que el universo no conspirará a tu favor por mucho que desees algo. En realidad, es totalmente cierto. No hay ni una sola razón científica y física para creer este hecho. Al menos, no se ha encontrado a día de hoy.

Ahora bien, también podemos pensar que Coelho no quiso decir que todo el universo se fuese a poner de tu parte porque deseas algo. Siempre se puede interpretar que en realidad, lo que conspiran son las circunstancias, que se ponen a tu favor porque, partiendo de la motivación que generan, eres capaz de llegar a niveles más altos del mismo con una menor sensación de agotamiento.

Cara sonriente

Haciendo uso de esa metáfora, es evidente que el universo no conspira. Es tan sencillo como saber que cuando quieres algo con mucha fuerza y luchas por conseguirlo, finalmente encontrarás tus metas. ¿Es esto optimismo ingenuo?

La inteligencia emocional según Howard Gardner

Entramos ya en el campo de la psicología. En este sentido, debemos decir antes de nada que si piensas que algo va a suceder simplemente porque lo deseas con muchas fuerza, evidentemente estás trabajando el optimismo ingenuo. Lo normal es que no suceda nada y acabes sintiéndote frustrado.

No obstante, el gran pensador Howard Gardner, en su celebrada Teoría de las Inteligencias Múltiples, ya nos indica que la vida es un aprendizaje continuo y que la inteligencia emocional es un proceso que se puede entrenar.

¿Qué quiere decir esto? Que la inteligencia emocional se puede mejorar. Es decir, podemos ser más optimistas y plenos. Así pues, nadie va a conspirar en nuestro favor, pero sí que está en nuestra mano elegir la manera de afrontar los hechos, las situaciones y todo cuanto acontece a nuestro alrededor.

La psicología positiva de Seligman

Pasamos ahora de Gardner a Seligman para profundizar en los preceptos de la psicología positiva. El doctor y escritor norteamericano es conocido como el padre de esta línea de pensamiento y ha realizado numerosos experimentos en este campo.

Para Seligman, el optimismo también puede ser aprendido, así que no tiene por qué ser algo que nace de la persona por naturaleza. Es un proceso que se va adquiriendo con el tiempo siempre que la actitud sea la adecuada y correcta.

Niña quitándole pétalos a una rosa

Sin embargo, Seligman habla de optimismo puramente realista, pues la ingenuidad puede ser desastrosa. Este psicólogo propugna la no inversión en fantasías y castillos en el aire. Para él lo importante es extraer lo bueno del mundo que nos rodea y afrontar los tropiezos de manera constructiva.

¿Cómo evitar el optimismo ingenuo?

Podemos establecer una serie de preceptos que nos ayudarán a evitar el optimismo ingenuo, aunque lo principal es potenciar nuestra inteligencia emocional y nuestro optimismo de forma realista, sin quimeras ni sueños imposibles:

  • Es positivo disfrutar de placeres sencillos. No sueñes con tener millones de euros o un gran éxito personal, ya te adelantamos que eso no te hará feliz. A veces es mucho más productivo una sencilla charla con amigos, una buena película o un rato de deporte.
  • Disfrutar de los logros y minimizar el fracaso es otra gran técnica. Ni somos tan buenos cuando triunfamos ni tan malos cuando algo no sale bien. Se pueden ir superando metas poco a poco y afrontar cada situación con inteligencia emocional y con optimismo realista.

hombre subiendo una escalera formada por globos

  • Dedicarse algo de tiempo a uno mismo es otra buena señal de inteligencia. Aunque somos animales sociales y esto es algo positivo, también es necesario un rato de relax escuchando música, dándose un baño o simplemente meditando o descansando.
  • Por último, es recomendable levantarse siempre. El fracaso es inherente al ser humano. La verdadera medida de cada persona se obtiene de la capacidad para recuperarse del fracaso. Dedícate un tiempo a pensar en qué falló y vuelve con más fuerza y energía si cabe.

Por supuesto, nunca pierdas la sonrisa. El optimismo ingenuo solo existe si piensas que todo te llegará por el simple hecho de que lo deseas con todas tus fuerzas. No obstante, el verdadero significado y éxito está en el esfuerzo, el trabajo, la ilusión y el bueno humor. Si quieres algo, ve a por ello pero no esperes que solamente por desearlo se vaya a acercar.

Pedro González Núñez

Escritor, amante de la vida, de mi chica y de mi gente. La filosofía y la psicología, especialmente infantil, son mi auténtica pasión. Me encanta la libertad que me dan mis ideas.

Ver perfil »
Te puede gustar