¿Se puede heredar el conocimiento?

Sonia Budner · 22 agosto, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas el 22 agosto, 2019
Acaba de publicarse un extraordinario estudio realizado en la Universidad de Tel Aviv sobre la heredabilidad del conocimiento. Los resultado de la investigación ponen en duda la famosa barrera de Weismann, uno de los principios básicos de la biología...

Una reciente investigación llevada a cabo en la Universidad de Tel Aviv acaba de poner en jaque uno de los principios básicos de la biología: la barrera de Weismann. Este estudio es el primer paso a futuras investigaciones sobre la heredabilidad del conocimiento, es decir, el estudio abre la puerta a la posibilidad de poder heredar el conocimiento de generaciones pasadas.

El equipo del profesor Oded Rechavi, del Departamento de Neurobiología de la Facultad de Ciencias de la vida Wise, junto con la Escuela de Neurociencia Sagol ha descubierto un mecanismo basado en el ARN que propicia que la respuesta de las neuronas al entorno sea heredable. Una información adquirida que afectaría el comportamiento de la progenie.

El experimento, que se presentó el 6 de junio de 2019, se ha realizado sobre una especie de gusanos, los nematodos (Caenorhabditis elegans). El equipo mostró como las células del sistema nervioso pueden transmitir información a las siguientes generaciones de gusanos.

Células

La línea germinal y la polémica de heredar el conocimiento

Parece que el mecanismo de regulación del ARN permitiría que el sistema nervioso de los seres vivos se comunique con la línea germinal. Esta línea afectaría al comportamiento de las siguientes generaciones. Esta es la gran novedad que aporta este estudio.

De tal manera que, si esta investigación está en lo cierto, supondría que el sistema nervioso puede controlar la progenie. El descubrimiento choca de frente con la barrea de Weismann, uno de los principios de biología más aceptados, aunque muy controvertido y ampliamente discutido en las últimas décadas.

La barrera de Weismann

La barrera de Weismann es la teoría que asegura que las características adquiridas son rasgos de las células del soma y que en ningún caso se transmiten a las generaciones futuras. Esta barrera es la que diferenciaría, según Weismann, las células soma del cuerpo y las células germinales (óvulos y espermatozoides).

Freibour A. Weismann, fue un biólogo y genetista alemán, que presento sus conclusiones sobre la información hereditaria, el germoplasma de herencia, en el libro publicado en 1892.

Según sus teorías afirman que los cambios en el plasma germinal producidos por las influencias ambientales solo afectarían a la herencia si se producen en el plasma germinal, pero no lo harían si se producen en el soma (cuerpo) de la célula.

Muchas han sido desde entonces las voces en el mundo académico que han defendido que la barrera somato-germinal no funciona de esa manera. Sin embargo, esta teoría se ha tomado durante años como la base para rechazar la herencia de los caracteres adquiridos.

La investigación

El estudio recientemente presentado ha dado un giro a la barrera de Weismann. Se han utilizado los sistemas más avanzados para este estudio. Para crear una forma variante de gen o alelo mutante se utilizó la ultima herramienta de edición de genes CRISPR-Cas9. También se han utilizado un indicador de calcio codificado genéticamente (GECI) y el análisis de imágenes de calcio, GCaMp2.

A este efecto, se diseñó gusanos que produjeran endo-siRNA dependiente de RDE-4 solo en las neuronas. El fin era comprender los efectos heredables del ARNpn (ARN pequeño nuclear) neuronal. Los análisis de calcio codificado genéticamente permitieron la observación de la actividad neuronal a través de sistemas de optogenética.

ARN

Heredar el conocimiento: cómo funciona

La investigación concluyó que el ARNpn de las neuronas regula los genes de la línea germinal y controla el comportamiento de las generaciones futuras. Este mecanismo controlaría la expresión del gen de la línea germinal durante varias generaciones.

Más específicamente, es el RDE-4 neuronal el que controla la quimiotaxis durante al menos tres generaciones. Lo haría a través del ArgonauteHRDE-1 que se encuentra restringido a la línea germinal.

Una puerta abierta a la investigación

Este descubrimiento sobre el mecanismo de ARN que hace posible la comunicación entre las células del sistema nervioso y las células germinales para permitir la heredabilidad de la información adquirida a las siguientes generaciones puede cambiar la manera en que entendemos el proceso.

Nuevas investigaciones en el futuro podrían confirmar el funcionamiento de este mecanismo en el resto de los animales y en el ser humano. Sin duda, las implicaciones de este estudio sobre los conocimientos que tenemos sobre genética, sobre evolución, epigenética y sobre la heredabilidad de la inteligencia son enormes.

Lev, I., Gingold, H., & Rechavi, O. (2019). H3K9me3 is required for inheritance of small RNAs that target a unique subset of newly evolved genes. eLife, 8, e40448. doi:10.7554/eLife.40448 Rosso, Cami (2019) New Neuroscience Discovery May Disrupt Biology. Study shows that nervous system cells can transmit information to progeny. Psychology Today Easley, C. A., Simerly, C. R., & Schatten, G. (2014). Gamete derivation from embryonic stem cells, induced pluripotent stem cells or somatic cell nuclear transfer-derived embryonic stem cells: state of the art. Reproduction, fertility, and development, 27(1), 89–92. doi:10.1071/RD14317