El secreto profesional en psicología: características y límites

El secreto profesional es un contrato que se establece en muchas profesiones para proteger determinada información que el cliente no quiere compartir. En este artículo hablaremos del secreto profesional en psicología.
El secreto profesional en psicología: características y límites
José Padilla

Escrito y verificado por el psicólogo José Padilla.

Última actualización: 19 agosto, 2022

En algún momento del ejercicio de su profesión, los psicólogos pueden enfrentarse al dilema de compartir o no determinada información que, por la posición en la que se encuentran y las funciones que desempeñan, llegan a conocer. Sin embargo, en la mayoría de las ocasiones deben dejar esta tentación a un lado porque así les obliga el secreto profesional.

Cada consultor tiene derecho a que todo lo que diga o suceda en el contexto de la relación profesional con el psicólogo sea tomado por este como confidencial. Sin embargo, hay situaciones en las que es necesario romper el secreto profesional porque existe una causa de peso que así lo justifica.

¿Qué es el secreto profesional en psicología?

El secreto profesional alude a una manera de proteger y no revelar información obtenida mediante la relación de confianza que se establece con una persona que llega a una consulta psicológica de cualquier tipo. Es obligación del psicólogo salvaguardar la privacidad y la intimidad desvelada por el cliente en el contexto en que se ha dado la interacción.

Cada psicólogo tiene claro que para que los consultantes se sientan cómodos y tranquilos hablando de su vida privada, necesitan un lugar seguro y una relación confiable que les permita conversar sobre temas delicados sin temor a ser expuestos de manera injustificada.

Psicóloga apuntando notas
El secreto profesional es una parte central de la confidencialidad.

Características del secreto profesional en psicología

Algunas características destacadas son las siguientes:

  • Mantenimiento de la confidencialidad: los psicólogos tienen el deber de proteger la información confidencial que obtengan a través de cualquier medio en función de sus labores profesionales.
  • Discusión de los límites: el psicólogo discute con su cliente los límites pertinentes del secreto profesional y los usos previsibles de la información generada mediante sus actividades psicológicas.
  • Grabaciones: antes de realizar cualquier tipo de grabación, los psicólogos deben obtener el permiso de la persona o su representante legal.
  • Minimizar las intrusiones en la privacidad: es un deber del psicólogo incluir en sus informes escritos y orales solamente la información relacionada con el propósito para el cual se hace el comunicado.
  • Divulgaciones: un psicólogo solo puede divulgar información confidencial si tiene el consentimiento de su consultante. Sin embargo, hay excepciones en las que puede divulgarla, según lo exija la ley.
  • Consultas: al consultar con colegas, los psicólogos no pueden revelar información confidencial que pueda conducir a la identificación del cliente. Nada más se comparte información en la medida necesaria para lograr los objetivos de la consulta.

Límites del secreto profesional

De acuerdo con la American Psychological Association (APA), únicamente en algunas situaciones específicas los psicólogos pueden romper el secreto profesional.

1. Para cuidar al consultante o de otras personas

Se puede divulgar información privada sin consentimiento para proteger al paciente o al público de daños graves. Un caso muy común es el de pacientes con depresión mayor que tienen ideaciones suicidas. En estos casos, es preciso romper el secreto profesional para notificarle del riesgo a los familiares cercanos.

También cuando una persona, por cualquier motivo o psicopatología, tiene planes de atentar contra la vida de otras personas. Por ejemplo, si un paciente psicótico afirma que asesinará a un vecino porque sus voces así se lo ordenan, se debe romper el secreto para cuidar la integridad de esa otra persona.

2. En casos de abuso sexual, físico y psicológico

Cuando hay violencia doméstica continua, abuso o abandono de niños, ancianos o personas con discapacidad o en situación de dependencia. Sin embargo, si un adulto revela que él o ella fue abusado cuando era niño, el psicólogo generalmente no está obligado a informar ese abuso, a menos que exista la sospecha de que la situación se sigue repitiendo con otros niños.

Cuando el psicólogo advierte que un menor de edad está sufriendo de abusos es su deber notificárselo a los padres. Pero, ¿qué sucede si son los padres los abusadores? En este caso, el secreto profesional debe romperse más allá del núcleo familiar y avisar a las autoridades competentes de acuerdo como o establezca la ley.

Mujer haciendo terapia
Las situaciones de abuso o violencia implican no guardar el secreto profesional.

3. Procedimientos judiciales

 Si se recibe una orden judicial. Esto podría suceder si la salud mental de una persona se cuestiona durante los procedimientos legales. En ocasiones, un psicólogo podrá recibir en su consultorio a una persona remitida por un juzgado o una institución de justicia para que sea evaluado. En este proceso, si el psicólogo es llamado a declarar, deberá romper el secreto profesional.

El secreto profesional en psicología es una de las normas básicas de todo el código de ética en esta profesión. Mediante ella, se les asegura a las personas que pueden hablar sobre su vida personal con seguridad y sin el temor de sufrir algún tipo de repercusión, difamación o exposición.

Te podría interesar...
Código deontológico del psicólogo
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Código deontológico del psicólogo

El código deontológico del psicólogo es una guía que orienta la ética profesional de cualquiera que se dedique a la psicología.