¿Es bueno seguir siendo amigos de nuestro ex?

A menudo nos dicen que mantener relaciones de amistad o de otra índole con nuestro ex es peligroso, ¿o tal vez no?
¿Es bueno seguir siendo amigos de nuestro ex?
Bernardo Peña Herrera

Escrito y verificado por el psicólogo Bernardo Peña Herrera.

Última actualización: 01 septiembre, 2022

Mucho se dice sobre que no es lo más sano, o conveniente, seguir siendo amigos de nuestro ex. Es así porque existen posibilidades de recaer o de seguir en una dinámica nada beneficiosa para nosotros a largo plazo, aunque haya cambiado el tipo de relación.

Algunos afirman que es mejor cortar por lo sano y construir, a partir de la ruptura, una vida en la que no tenga espacio nuestra antigua pareja. Por contra, hay quienes piensan distinto y defienden que una persona con la que has congeniado puede seguir aportándote cosas positivas en otro tipo de relación.

Pero, ¿cuál es la postura acertada? Profundicemos en ello.

Razones por las que no es bueno seguir siendo amigos de nuestro ex

Lo cierto es que no hay una respuesta definitiva al cuestionamiento de si es bueno mantener una amistad con nuestro ex. Pues, ésta va a depender de muchos factores, tales como: la calidad de la relación cuando todavía eran pareja, las circunstancias de la ruptura, los motivos por los cuales se busca una amistad, los sentimientos de por medio, etc.

Ahora bien, existen algunas circunstancias particulares en donde queda claro que una amistad con nuestra ex pareja no es buena idea. Estas son:

Si hubo maltrato en la relación

Si tuviste una relación toxica, no es conveniente que sigas siendo amigo de tu ex. Especialmente si fuiste víctima algún tipo de abuso o maltrato (bien sea físico, psicológico, sexual o económico). Pues no deberías seguir relacionándote con alguien que te ha hecho daño.

Si hay sentimientos no correspondidos

Por otro lado, todos sabemos que el hecho de que una relación haya terminado no implica necesariamente que el amor, entendido desde una perspectiva romántica, haya desaparecido de los corazones que formaban la pareja. Si los sentimientos son compartidos, lo más habitual es que la pareja vuelva. Salvo que se hayan dado circunstancias como la citada anteriormente.

Pero, si los sentimientos no son mutuos, la amistad suele complicarse. La persona que ama suele debatirse entre el acercamiento y el alejamiento. Sus sentimientos le incitan a mantenerse próxima a su antigua pareja, pero la sensación de haber sido la persona abandonada, la aparta. Por este motivo, este tipo de finales suelen arruinar cualquier intento de amistad

Si la ruptura está muy reciente

Después de la separación es importante que cada miembro de la pareja tenga su espacio para sanar heridas, superar la antigua relación y acostumbrarse a estar sin el otro. Por tanto, no es conveniente que se planteen ser amigos inmediatamente después de la ruptura, especialmente si esta fue dolorosa, pues nada bueno suele resultar de esta decisión.

Para esto no hay periodos estándares, cada quien vive la separación y la supera a su propio ritmo; por tanto, asegúrense de mantenerse distanciados hasta que cada quien se sienta preparado para una futura amistad.

Cabe destacar que esto no aplica para aquellas relaciones en donde hubo maltrato. En estas circunstancias, lo mejor es no volver a retomar el contacto con esa persona. Pues, si fue capaz de hacernos mucho daño una vez, es probable que vuelva a hacerlo en un futuro.

¿Hay algo positivo en ser amigos de nuestro ex?

Claro que puede haberlo. Un amor romántico que llega a su fin no significa que termine toda vinculación con esa persona. De hecho, las personas que se han querido alguna vez suelen seguirse queriendo, aunque cambien la manera de hacerlo. Dicho de otra forma, quien es importante no suele dejar de serlo, se mantenga o no el contacto.

Ahora bien, ser amigos de nuestro ex será positivo siempre y cuando nos tomemos tiempo para sanar heridas y superar sentimientos no correspondidos. Establecer una amistad con quien llegamos a sentir un amor romántico no siempre es fácil, por lo que es importante estar libres de aquellas emociones que puedan lastimarnos en un futuro.

Ser amigo de tu ex: lo que dice la ciencia

Establecer una amistad con nuestro ex es un hecho más común de lo que se cree. Así lo demuestra un estudio llevado a cabo por psicólogos de la Universidad de Kansas, cuya investigadora principal, Rebeca Griffith, afirma que “seguir siendo amigo de tu ex es un fenómeno muy penetrante en la sociedad”.

Sin embargo, el hecho de que sea habitual no significa que sea positivo, pues estas amistades no siempre resultan exitosas.

Con respecto a ello, los investigadores descubrieron que la razón por la que las personas deciden seguir siendo amigos después de la ruptura esta relacionada con el tiempo y calidad de la amistad. En este caso, encontraron cuatro razones principales por las cuales alguien decide seguir siendo amigo de su ex, estas son:

  1. Seguridad: la persona decide establecer una amistad con su expareja porque él o ella no quiere perder el apoyo emocional de su ex, el asesoramiento o la confianza.
  2. Practicidad: aquí se engloban varias razones que resultan prácticas para los miembros de la pareja, como motivos económicos, la crianza de los hijos, etc.
  3. Cortesía: implica ser cortes y no dañar los sentimientos del otro.
  4. Conservar ciertos sentimientos románticos hacia la ex pareja.

En función de estas razones, los investigadores encontraron que las personas que decidieron continuar con la amistad por razones prácticas fueron las más exitosas. Pues, éstas amistades han durado mucho y fueron consideradas como exitosas por los participantes (lo que significaba que la relación de amigos hacía que una persona se sienta feliz y segura).

Por su parte, las razones asociadas con la seguridad también tuvieron una tendencia a ser más positivas.

En cambio, los deseos románticos no resueltos estuvieron más asociados con la experiencia de sentimientos negativos dentro de la amistad pero, paradójicamente, también se relacionaron con amistades más largas en el tiempo. Así como afirma Griffith “a pesar de que no se está cosechando ningún beneficio de la amistad, tiende a permanecer en más tiempo”.

¿Qué hacer cuándo nuestra pareja es la que mantiene una amistad con su ex?

Ahora bien, ya dijimos que establecer una amistad con nuestro ex puede resultar positivo. Pero ¿Qué pasa cuando nuestra pareja actual es amiga de su ex?

A gran parte de la personas suele incomodarles este escenario, y es bastante comprensible sentir celos en esta situación. Sin embargo, lo más aconsejable es actuar lo más maduro posible y no hacer un drama por ello.

En segundo lugar, debemos analizar objetivamente cómo es esa relación de amistad, comprender cuáles son los motivos que los lleva a seguir siendo amigos y saber diferenciar los límites. Para ello te aconsejamos:

  • Conversar asertivamente con tu pareja cuando te sientas incómodo/a. Lo ideal es que estos diálogos ayuden a disipar tus dudas sobre esa relación y aclaren la naturaleza de la misma.
  • Establecer límites sanos. Esto significa no tener control sobre tu pareja y prohibirle la vinculación con su ex. Al contrario, significa que tienes derecho a que te aclaren cualquier malentendido y las intenciones de cada uno.

Reflexiones finales

Para concluir, recalcamos que mantener el contacto con una antigua pareja es una decisión personal que entraña riesgos y puede ocasionar conflictos, pero también puede ser una gran fuerte de riqueza y felicidad, aunque ya no de la misma forma que antes. Sin haber normas fijas ni pautas universales de conducta, tú eres quien debe tomar esta decisión.



  • Griffith R, Gillath O, Zhao X, Martinez R. Sting friends with ex-romantic partners: Predictors, reasons, and outcomes. Personal Relationships. 2017; 24(3): 550-584

Los contenidos de La Mente es Maravillosa se redactan solo para fines informativos y educativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.