¿Es bueno seguir siendo amigos de nuestro ex?

03 Marzo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el psicólogo Bernardo Peña Herrera
A menudo nos dicen que mantener relaciones de amistad o de otra índole con nuestro ex es peligroso, ¿o tal vez no?

Mucho se dice sobre que no es lo más sano, o conveniente, seguir siendo amigos de nuestro ex. Es así porque existen posibilidades de recaer o de seguir en una dinámica nada beneficiosa para nosotros a largo plazo, aunque haya cambiado el tipo de relación.

Algunos profesionales afirman que es mejor cortar por lo sano y construir, a partir de la ruptura, una vida en la que no tenga espacio nuestra antigua pareja. Por contra, hay quienes piensan distinto y defienden que una persona con la que has congeniado puede seguir aportándote cosas positivas en otro tipo de relación.

Razones por las que no es bueno seguir siendo amigos de nuestro ex

Entre las principales razones está que si tuviste una relación toxica, no es conveniente que sigas siendo amigo de tu ex. Un caso particularmente grave, en el marco de las relaciones tóxicas, es aquel en el que ha habido algún tipo a de abuso, ya sea físico, psicológico, sexual o económico. No sería buena idea seguir relacionándote con alguien que te ha hecho daño.

Por otro lado, todos sabemos que el hecho de que una relación haya terminado no implica necesariamente que el amor, entendido desde una perspectiva romántica, haya desaparecido de los corazones que formaban la pareja. Si los sentimientos son compartidos, lo más habitual es que la pareja vuelva. Salvo que se hayan dado circunstancias como la citada anteriormente.

Si los sentimientos no son compartidos, la ruptura suele complicarse. La persona que ama suele debatirse entre el acercamiento y el alejamiento. Sus sentimientos le incitan a mantenerse próxima a su antigua pareja, pero la sensación de haber sido la persona abandonada, la aparta. Por este motivo, este tipo de finales suelen terminar completamente con la relación.

Uno de los mejores argumentos para cortar una relación con una antigua pareja es evitar conflictos con una nueva. Si hay alguien capaz de poner celosa a una persona es el ex de su actual pareja. Los antiguos novios y novias son vistos por la pareja actual como una fuente de tentación para su pareja, uno de los puntos más débiles por los cuales el amor que ahora comparte se puede romper. 

No es raro que una nueva pareja rompa la relación que hayamos conservado con una anterior. ¿Directamente? No es lo más común, lo más corriente es que lo haga de manera indirecta. Por ejemplo, generando tanto conflicto que la pareja actual no lo pueda soportar y rompa definitivamente con su relación anterior. Sin embargo, al contrario de lo que puede parecer, ésta no es una situación sin salida. De hecho, personas maduras pueden asimilar la situación y ajustarla de manera que no se produzcan conflictos ni rupturas.

¿Hay algo positivo en la relación con nuestro ex?

Puede haberlo. Un amor romántico que termina no significa que termine toda relación con esa persona. De hecho, las personas que se han querido alguna vez suelen seguirse queriendo, aunque cambien la manera de hacerlo. Dicho de otra forma, quien es importante no suele dejar de serlo, se mantenga o no el contacto.

Una antigua pareja nos conoce, sabe qué nos duele y qué nos ilusiona. Puede haberse terminado el amor pero puede seguir manteniendo cierta complicidad con nosotros. Por el contrario, esto es algo muy difícil de conseguir con una pareja nueva. ¿Por qué un ex no nos puede seguir haciendo feliz? ¿Puede seguir aportando cosas a nuestra vida?

Finalmente, mantener el contacto con una antigua pareja es una decisión personal que entraña riesgos y puede ocasionar conflictos, pero también puede ser una gran fuerte de riqueza y felicidad, aunque ya no de la misma forma que antes. Sin haber normas fijas ni pautas universales de conducta, tú eres quien debe tomar esta decisión.