Según un estudio, el 70% de la pornografía se consume en horario laboral

En los descansos, para ir al baño o en la propia mesa de trabajo... Según un estudio reciente, cada vez es más común ver pornografía durante el horario laboral.
Según un estudio, el 70% de la pornografía se consume en horario laboral
Valeria Sabater

Escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater el 01 octubre, 2021.

Última actualización: 01 octubre, 2021

En el 2017, los miembros del Parlamento británico en Westminster realizaron cerca de 24 000 intentos para acceder a páginas de contenido sexual. Por muy llamativo que nos parezca, es solo una pequeña muestra de lo que nos revela un estudio reciente: cerca del 70 % de la pornografía se consume en horario laboral. Sorprendente, pero cierto.

En algunos lugares este tipo de actos suponen un despido inmediato. La justificación de ello es evidente: el empleado está usando su tiempo en tareas que no son propias de la empresa. Ahora bien, en los últimos años se ha abierto otro frente que debe invitarnos a una valiosa reflexión.

Ver pornografía en los entornos de trabajo puede dar pie a situaciones de acoso sexual. Se crea un clima hostil e incómodo en el que es cada vez más común que se sucedan gestos, palabras, insinuaciones y acciones poco éticas que pueden acabar en denuncias. 

Ver pornografía es un hábito cotidiano para muchas personas y esto tiene serias consecuencias a muchos niveles. Tanto personales, sociales como laborales.

hombre representando cómo el 60% de la pornografía se consume en horario laboral

El 70 % de la pornografía se consume en horario laboral: ¿cuáles son las consecuencias?

La industria de la pornografía mueve millones en todo el mundo. Se consume a cada instante y, lo que es peor, a edades cada vez más tempranas. Lo cierto es que aún no se habla lo suficiente sobre este tema. Sabemos, por ejemplo, que condiciona por completo la conducta sexual de los más jóvenes, hasta el punto de distorsionar la imagen de la mujer convirtiéndola en un mero objeto.

Asimismo, tampoco podemos pasar por alto la adicción que genera el consumo del porno online, como también el aumento de la violencia sexual. De algún modo, todo esto son datos que más o menos conocemos y de los que hemos leído titulares en más de una ocasión. Sin embargo, hay otro tema importante sobre el que detenernos.

El 70 % de la pornografía se consume en horario laboral. Si habíamos imaginado que esta práctica se llevaba a cabo en casa y a última hora de la noche, nos equivocamos. El mundo del trabajo tampoco es ajeno a este tema y es importante profundizar en ello.

Gran parte de la pornografía se consume entre las 9 y las 17 h

La Universidad de Brigham Young ha publicado hace solo unos meses una investigación muy reveladora sobre este tema. El objetivo era comprender qué impacto podía tener el consumo de porno online en los entornos de trabajo. Para ello, los investigadores usaron datos de encuestas anteriores, en las que se dedujeron los siguientes datos:

  • El 60 % de las personas veían porno solo en el trabajo. Un 10 % lo veían en el trabajo y también en casa.
  • El 70% de todo el tráfico de pornografía en Internet se produce en horario laboral, es decir, entre las 9 y las 17 horas. 
  • Diversas agencias federales han hecho investigaciones sobre empleados en múltiples empresas descubriendo que, efectivamente, muchas personas pasan un tiempo excesivo de su jornada visitando “páginas para adultos”.

La pornografía se consume en horario laboral, generalmente más por móvil que por ordenador. Asimismo, aunque las mujeres también caen en esta práctica, es más común que sean ellos quienes pasen más tiempo en estos espacios.

Mujer

La relación entre ver porno en el trabajo y las conductas poco éticas

¿Qué implicaciones puede tener que los empleados de una empresa se habitúen a ver páginas de contenido sexual en su horario laboral? En realidad, muchas. Los autores de esta investigación, David A. Wood, Nathan W. Mecham y Melissa F. Lewis-Western apreciaron vayas dinámicas:

  • En primer lugar, la persona que ocupa parte de su tiempo en algo que no es propio de su labor será más tendente a cometer fraudes y engaños en la organización.
  • Por otro lado, es común que evidencien conductas egoístas, no participativas y problemáticas para el conjunto del entorno laboral.
  • Asimismo, aparece otro hecho no menos negativas: se elevan las conductas de acoso. A veces, aunque no se llegue a un acoso sexual como tal sí surgen otras dinámicas de desprecio a la mujer. Ejemplo de ello es devaluar el trabajo de las compañeras o mostrar comentarios o actitudes claramente machistas.

Algunos de los efectos del consumo de pornografía en el trabajo son la falta de rendimiento, la deshumanización y el trato a los demás como simples objetos. 

¿Cómo actuar ante esta práctica?

Sabemos que buena parte de la pornografía se consume en horario laboral. Esto debe tenerse presente a nivel social y también a nivel organizativo en toda empresa o escenario de trabajo. Si tenemos a una parte de nuestros empleados viendo porno online, es muy probable que su comportamiento termine cambiando. Bajará su rendimiento y el trato con los demás será cada vez más problemático.

¿Qué podemos hacer si gran parte de la pornografía se consume en horario laboral?

Ante estas realidades cada vez más extendidas hay que tomar medidas. Estos serían algunos ejemplos:

  • Es necesario que exista una política interna en la que se prohíban estas prácticas.
  • Ver porno online (aunque sea en el propio dispositivo) en horario laboral debe ser sancionado.
  • Los controles preventivos, con filtros y bloqueos a estas páginas, son otra estrategia.
  • Asimismo, también es necesario regular y prevenir conductas sexistas en el propio entorno de trabajo. Ejemplo de ello es tener a un empleado que usa de salvapantallas en su ordenador imágenes pornográficas. 
  • Es necesario también establecer medidas para evitar el acoso en el entorno de trabajo, así como mecanismos accesibles para denunciar este tipo de conductas.

Para concluir, si bien es cierto que es muy difícil regular la pornografía, debemos empezar a ponerle límites en nuestros ámbitos más cercanos. Ejemplo de ello es en nuestra casa, con nuestros hijos. También en nuestros trabajos. Si nuestras responsabilidades resultan monótonas, siempre será más recomendable recurrir al solitario que a Pornhub



  • Duffy A, Dawson DL, das Nair R. Pornography Addiction in Adults: A Systematic Review of Definitions and Reported Impact. J Sex Med. 2016 May;13(5):760-77. doi: 10.1016/j.jsxm.2016.03.002. PMID: 27114191.
  • Chen L, Jiang X. The Assessment of Problematic Internet Pornography Use: A Comparison of Three Scales with Mixed Methods. Int J Environ Res Public Health. 2020 Jan 12;17(2):488. doi: 10.3390/ijerph17020488. PMID: 31940928; PMCID: PMC7014272.
  • Mecham, Nathan & Lewis-Western, Melissa & Wood, David. (2021). The Effects of Pornography on Unethical Behavior in Business. Journal of Business Ethics. 168. 10.1007/s10551-019-04230-8.