Shaun Ellis, aceptado entre los lobos

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González el 16 abril, 2019
Edith Sánchez · 16 abril, 2019
Shaun Ellis es un personaje absolutamente controvertido, la polémica ha rodeado su figura desde que la revista National Geographic publicara un reportaje sobre su vida. Sin embargo, resulta enormemente interesante ver cómo un humano adulto logró convivir con lobos.

Algunos piensan que a Shaun Ellis la cabeza no le funciona del todo bien. Otros creen que es un excéntrico y que su objetivo simplemente es el de llamar la atención. También están los que admiran y sienten que su vida es inspiradora y poética, una verdadera exaltación de esa amistad instintiva que debe haber entre el ser humano y su entorno.

Shaun Ellis se hizo famoso en el mundo a raíz de que la revista National Geographic hiciera un documental sobre su vida entre los lobos. Que se sepa, es el único humano adulto que voluntariamente fue a convivir con ellos hasta convertirse en parte de su comunidad. De hecho, los lobos lo asumieron como el macho alfa de la manada.

“Me han llamado bizarro, neurótico o tonto y han dicho que lo que estoy haciendo no tiene sentido. ‘Los animales no necesitan un humano para enseñarles cómo comportarse’. Muchos de estos críticos están generalmente mal informados acerca de mis intenciones”.

-Shaun Ellis-

Muchos científicos, especialmente biólogos, han cuestionado severamente la experiencia de Shaun Ellis. Esto se debe a que el propósito de acercarse a los lobos no responde a una labor investigadora. Sencillamente, ama a estos animales y quiso introducirse en su mundo para conocerlos en profundidad.

Existen algunos casos de niños que se han criado con lobos o con otras especies, casos de niños que fueron abandonados y, posteriormente, aceptados en una manada. Estos ejemplos siempre son sorprendentes y es fascinante ver cómo el humano pudo ser aceptado y convertirse en ‘uno más’. Pero cuando pensamos en humanos adultos, el único nombre que, por ahora, nos viene a la memoria es el de Shaun Ellis. ¿Cómo un hombre adulto pudo adentrarse en una manada de lobos?

Shaun Ellis con lobos

El amor por los lobos

Shaun Ellis nació en Inglaterra en 1964. Desde muy niño, se sintió atraído por los lobos. Comenzó a estudiar sobre el tema de forma autodidacta y, a mayor aprendizaje, mayor curiosidad le despertaban. La primera vez que vio a un lobo fue entre rejas, en un zoológico. Dice que fue amor a primera vista.

Ellis siguió su vida, manteniendo siempre su afición por el tema. Se convirtió en soldado de las fuerzas especiales de Gran Bretaña. Mientras tanto, cada vez que podía se internaba en los bosques de noche para grabar vídeos de lobos. Solamente contemplarlos le producía una gran satisfacción.

Shaun Ellis se casó y fue padre de cinco hijos; sin embargo, le dedicaba más tiempo a los lobos que a su propia familia. Al principio, su esposa no vio esta afición como un problema, pero, con el tiempo, se hartó. Por ello, abandonó a Ellis y se fue junto a sus hijos dejando solo a Shaun.

El revelador viaje de Shaun Ellis

Shaun Ellis comenzó a trabajar como voluntario en centros de lobos cautivos, pero esto no era suficiente para él, no lograba complacer su necesidad de acercarse a ellos. Así, pensó que la mejor manera de conocer a estos animales era aproximándose a ellos en su medio natural. Fue entonces cuando decidió ir al parque Nez Perce, en Idaho, Estados Unidos.

Allí, convivió con indígenas locales y aprendió lo que ellos sabían acerca de los lobos. También comenzó a acercarse poco a poco a estos animales. Quería que lo aceptaran como uno de los suyos, pero no fue fácil, la tarea se prolongó 8 meses. Un día, los lobos le dieron un pequeño mordisco en la rodilla, él sabía que ese era un gesto de bienvenida y se sintió verdaderamente emocionado.

Contra todo pronóstico, Shaun Ellis comenzó a convivir con los lobos y ellos terminaron aceptándolo. Comía la misma carne cruda que ellos comían; a veces, la orinaban antes de que él la probara. No faltaron los malentendidos y eso le trajo algunos golpes y mordidas. Según él, aprendió el lenguaje de los aullidos. Esta convivencia se mantuvo durante 18 meses.

Tres lobos

El retorno y un nuevo capítulo

A Shaun Ellis le costó mucho trabajo volver al mundo de los humanos. Pasaron siete meses antes de que se sintiera cómodo nuevamente con los de su especie. Posteriormente, publicó un libro sobre el lenguaje de los lobos y tiempo después fue al parque Combe Martin, en Devon (Inglaterra), donde, inesperadamente, se topó con tres lobeznos huérfanos a los que adoptó como una madre.

¿Cómo criar a tres pequeños lobos? Shaun Ellis puso en práctica todo lo que había aprendido en su convivencia con los lobos, no quería domesticarlos, sino que aprendieran a desenvolverse en su medio salvaje. Dedicó año y medio al cuidado de los lobeznos, les enseñó a aullar, los alimentaba dándoles la comida con su propia boca; posteriormente, les enseñó a cazar tal y como él había aprendido. Asimismo, les enseñó disciplina y jerarquía.

Esta pequeña comunidad lo convirtió en su macho alfa. Cuando creyó que los pequeños lobos estaban listos, Ellis los dejó en libertad para que buscaran a los suyos. Aunque se alejó de sus amigos, nunca les ha perdido la pista del todo. La revista National Geographic conoció su historia e hizo un documental sobre ella.

Varios biólogos del mundo han expresado su molestia por las técnicas de Shaun Ellis. Al ver el documental sobre su vida, lo catalogaron como ‘sensacionalista’. Sea como fuere, no hay duda de que se trata de un personaje controvertido y que más de uno se llevó las manos a la cabeza al conocer su historia. Pero lo que nadie puede negar es el enorme esfuerzo que este hombre ha realizado para empatizar con los animales que más admira.

  • Ellis, S. (2006). El Lobo: escenas fascinantes y fotografías espectaculares (No. 599.744 E47-l). Parragon Books.