SIMS: test de simulación de síntomas

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 13 julio, 2018
Sara Clemente · 13 julio, 2018

Algunas personas tratan de engañar al psicólogo para que este emita un diagnóstico que les interesa en base a la simulación de síntomas. Hablamos de un problema serio y frente al cual muchas veces los psicólogos están indefensos: en su actuación cuentan con la honestidad del paciente. Ahora bien, ¿qué pueden hacer para no ser engañados?

El engaño puede constituirse en todo un arte, por lo que su detección es un auténtico reto para los especialistas. Por eso, son necesarios instrumentos de medida específicos que desenmascaren a este tipo de pacientes “ficticios”. 

En este sentido, y con el objetivo de detectar patrones de falseamiento y exageración de síntomas, se ha desarrollado el Inventario Estructurado de Simulación de Síntomas (SIMS). Gracias a él, se puede contrastar la hipótesis de simulación y aumentar la fiabilidad, validez y precisión de la evaluación psicológica.

Credibilidad de los síntomas

Es responsabilidad del psicólogo juzgar la precisión y confiabilidad de cualquier fuente que pueda influir en el resultado de la evaluación y, cuando sea posible, corroborar la información. Así, ha de barajar la posibilidad de que la persona que ha acudido a consulta se mueva en el terreno del engaño. En ocasiones, familiares y amigos pueden ser más fiables que el propio paciente. En especial, en los casos que cursan con anosognosia.

El problema: los síntomas o los testimonios vertidos por estas personas no pueden ser objeto de una gran investigación, aunque solo sea por la cantidad de recursos que demandaría esa investigación. Por eso, se debe optar por explorar lo que sí se puede analizar: los síntomas y los hallazgos y el cuadro clínico del paciente. Así, se podrá determinar, de acuerdo con criterios científicos y diagnósticos, el posible fingimiento de enfermedad.

Consulta psicológica

En qué consiste SIMS

La finalidad de SIMS es detectar la simulación de síntomas psicopatológicos y neuropsicológicos. Es un instrumento de evaluación formado por 75 ítems de respuesta dicotómica (verdadero o falso). Además, está integrado por 5 escalas, de 15 ítems cada una:

  • Psicosis. Síntomas psicóticos inusitados o extravagantes, atípicos de la patología real. Su área de barrido de simulación de síntomas es el psicopatológico. “Creo que el gobierno ha instalado cámaras de video en las señales de tráfico para espiarme”. “No hay nada que pueda hacer, aparte de tomar medicación, que tenga algún efecto sobre las voces que oigo”.
  • Deterioro neurológico. Síntomas de tipo neurológico ilógicos o muy atípicos. Su área de barrido de simulación de síntomas es el físico. “Caminar me resulta muy difícil, debido a mis problemas de equilibrio”.
  • Trastornos amnésicos. Síntomas relacionados con trastornos de memoria. Por ejemplo, “el mayor problema que tengo es mi memoria” o “tengo dificultades para recordar el día de la semana”. Su área de barrido de simulación de síntomas es el cognitivo.
  • Baja inteligencia. Exageración del déficit intelectual, mediante el fallo a propósito de preguntas de conocimiento general. Al igual que el anterior. Su área de barrido de simulación de síntomas es el cognitivo. “La capital de Italia es Hungría” o “una semana está formada por 6 días”.
  • Trastornos afectivos. Síntomas atípicos de depresión y ansiedad. Su área de barrido de simulación de síntomas es el. Psicopatológico. Por ejemplo, “rara vez me río” o “lloro muy pocas veces”.

Para establecer o no la simulación, en cada escala se proporcionan puntos de corte. Así, la puntuación en cada una de ellas permite detectar la sintomatología que se presenta de manera atípica; o la forma en la que la persona evaluada intenta de falsear un trastorno en concreto. Esto permite conocer tanto el grado de sospecha de simulación como las áreas en las que se presenta.

Tiempo de aplicación

Su tiempo de aplicación es muy breve, de unos 10 ó 15 minutos. Gracias a ello, puede ser usado como prueba de cribado o identificación de signos clínicos de forma rápida y eficaz; o como parte de una batería de test más extensa, completa y exhaustiva. Además, puede ser aplicado en diferentes contextos y se adapta a distintas condiciones y necesidades de índole clínica, laboral, médico-legal y/o forense.

Persona completando test para detectar la simulación de síntomas

¿Quién simula síntomas?

La simulación de síntomas es más común en individuos involucrados en una investigación criminal o en litigio civil. Así como en el transcurso de reclamos de incapacidad de un seguro o compensación a un trabajador. No obstante, este test es también útil para detectar a ladrones de tiendas que simulan ser cleptómanos, con la finalidad de evitar ser procesados o utilizarlo de atenuante en el juicio.

La simulación de síntomas no es técnicamente una enfermedad psiquiátrica. Pero, en todo caso, lo mejor es dejar constancia en el informe de la circunstancia cuando la persona ha tratado de engañar consciente y voluntariamente al examinador tras la aplicación de instrumentos de medida como el Inventario Estructurado de Simulación de Síntomas.